Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Arreglando Mundo 53

Arreglando Mundo 53

Ratings: (0)|Views: 0 |Likes:

More info:

Published by: Sir-Andrew Roderick Escobar Arias on Jul 15, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/15/2012

pdf

text

original

 
ARREGLANDO MUNDO 53
En los más de diez años que llevo como docente he podido ver que en muchasocasiones, es una profesión ingrata, pues son muy pocos estudiantes los que
al final te dicen “gracias”, “sos
 
un profesor digno de admirar”, “aprendí muchode ti” o similares. También he estado en sitios en donde el salario no reconoce
los muchos esfuerzos que un profesor hace para mantener el ritmo del día adía en un colegio, escuela o instituto. Eso para no hablar de que algunas vecestus superiores te dicen que hagas algo, lo haces, y lo siguiente que te
preguntan es “¿Por qué hizo eso?”
  Ahora, a todo eso añadámosle el hecho de que, habiendo dado una buenaclase, el profesor pregunta a los estudiantes si entendieron, todos respondenque sí, y en el momento de la prueba escrita, un 80% confiesa no haber entendido. Esta cereza hace de ese pastel algo que desanima hasta al máscurtido de los educadores. ¿Por qué? Porque le hace sentir que ha estadohablando en vano, que ha malgastado tiempo, esfuerzo e incluso dinero(muchos docentes ponen de su propio bolsillo para conseguir algunosimplementos).Pueden darse varios factores, pero los dos más relevantes vienen acontinuación. Por un lado, está el profesor que raras veces da una explicación,porque comete el error de pensar que lo está exponiendo todo demasiadoclaro. Debo admitirlo, ha habido varias ocasiones en las que he sido ese tipo deprofesor. Afortunadamente no son muchas. Pero el efecto que esta clase deprofesor ejerce en los estudiantes es que les quita el deseo de aprender. Losconvierte en alumnos (si tenemos en cuenta la etimología de esa palabra:
=sin,
lumnum 
=luz; sin la luz del conocimiento, una forma muy solapada dedecir tonto).En el otro lado del espectro se encuentran los estudiantes que, bien sea por pereza o por miedo, no hacen preguntas, ni mucho menos se atreven a decir 
“no entendí”.
Esto tarde o temprano lleva al estudiante a involucrarse en lacultura del copy-paste, que básicamente consiste en descargar cualquier información, sin analizarla ni nada. En la época de los PCs en la que la internetno se había masificado a los monstruosos niveles de hoy en día, lo usualtodavía era irse a los libros, leer los textos y seleccionar la información queestábamos buscando. Pero con el advenimiento de la internet, todo eso parecehaber desaparecido, dado que un estudiante de esta época generalmente selimita a seleccionar todo un texto, copiarlo y pegarlo en un documento parapresentarlo como un trabajo escrito. Peor todavía, ya hay websites que te danel trabajo hecho, con portada, tabla de contenido y todo. Es muy raro (yadmirable, hay que decirlo) que un estudiante de ahora se detenga a analizar un texto para producir uno que tenga un excelente nivel de coherencia. Y comono miran el texto que copian y pegan, esto conduce a muchas equivocaciones,en la mayoría de los casos. Y buena parte de ellas son desastrosas,académicamente hablando: Los estudiantes rara vez saben sobre qué versa eltrabajo, o la exposición que están haciendo, etc. Quienes no hacen losdeberes, esperan a que quienes realmente se quemaron las pestañas les déncopia. Cierto, esto último no es un fenómeno nuevo, pero en esta época se ha

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->