Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Las revistas culturales nacen…para morir Jorge Consuegra

Las revistas culturales nacen…para morir Jorge Consuegra

Ratings: (0)|Views: 23|Likes:
Las revistas culturales nacen…para morir. Jorge Consuegra
Las revistas culturales nacen…para morir. Jorge Consuegra

More info:

Published by: Phoenix Literatura Arte Cultura on Jul 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

 
Las revistas culturales nacen…para
morir
Domingo, 27 de Mayo de 2012 20:24
Jorge Consuegra
Publicista, periodista y catedrático universitario. Ha publicado
cuatro libros: “365 formas de decir cómo te quiero Colombia”, “Curiosidadesbibliográficas”, “Diccionario de Periodismo” y “Bogotá curiosa”.
 Recuento vívido de las tribulaciones que han sufrido a lo largo de los añostantos soñadores capaces de dar vida y voz a las ideas, a los versos y a la
cultura en un entorno generalmente hostil o aún peor…indiferente.
 
Insólita locura 
 
Podrá parecer absurdo o por lo menos increíble, pero las revistas culturales enColombia están destinadas a morir apenas nacen. Claro está que muchas de ellashan logrado sobrevivir especialmente por la loca terquedad de sus directores que,como el caso de Milcíades Arévalo de
Puesto de Combate 
, le ha tocadodesempeñar oficios varios, como ser corrector de textos, funcionario de banco,mensajero y hasta fotógrafo, para lograr mantener el durísimo presupuesto familiar y al mismo tiempo y con insólita locura, no dejar que su publicación caiga en eldescanso eterno.
 
 
Puesto de Combate 
en el comienzo eramensual y hoy, después de 35 años de brega,sale cada seis meses o simplemente cuandopuede y eso le produce un enorme dolor en elalma a Arévalo, porque siente que las páginasde su revista entran a cuidados intensivos.Pero eso mismo le ha sucedido a la mayoríade las publicaciones culturales.
 
Combinando todas las formas de lucha 
 
 A principios del siglo XX, Baldomero SanínCano sintió la misma necesidad de Arévalo yen 1905 resolvió meterse la mano al bolsillopara mandar imprimir en una viejísimaimprenta su
Revista contemporánea,
que tratóde superar a la revista
Gris 
, “ya que ésta habíadejado una gran huella” en todos aquellos que
esperaban el atardecer para escribir susversos y luego ver sus nombres en letras de molde.
 
Pero ni la una ni la otra eran estrictamente culturales, sino que combinaban otras
notas para tratar de cautivar a los comerciantes a ver si ellos se “apiadaban” y
daban algún aporte que no era mayor a veinte o treinta centavos. Convertidos ahoy, los pesos de aquellos años a lo mejor habrían superado los seis dígitos. Y por eso muchas de esas publicaciones mientras hablaban del Parnaso, en la siguientepágina aparecía una nota hablando de medicina o la llegada de una nuevacolección de calzado.
 
Por esos mismos años, apareció el semanario
La Gruta 
, publicado por FedericoRivas Frade y Rafael Espinosa Guzmán, quienes publicaban tanto noticias deactualidad como obras literarias, cuentos, artículos y poemas elaborados por  jóvenes frívolos de la aristocracia bogotana.
 
Diez años después surgió
Panida 
, una revista quincenal de arte y literatura que
nació en Medellín el 15 de febrero de 1915 y “aglutinó, por primera vez, a una
nueva generación de intelectuales que, con algunas poses propias de lasvanguardias artísticas, animó el ambiente patriarcal de la capital antioqueña.
 
En esa revista se reunieron quienes, posteriormente, construyeron sus peculiares,y en algunos casos truncos, caminos creativos: Ricardo Rendón, León de Greiff,Teodomiro Isaza, Libardo Parra, Rafael Jaramillo, Jesús Restrepo Olarte, EduardoVasco, Jorge Villa, Félix Mejía, Bernardo Martínez, Fernando González, José
Manuel Mora y José Gaviria”. Fue allí donde aparecieron “Los Nuevos”, peroaunque fue mucho el esfuerzo, la décima edición dijo “adiós y hasta nunca más”.
 
 
Entre Voces, Mito y Eco 
 
Barranquilla, que vivía una maravillosa ebullición cultural, vio nacer larevista
Voces 
, publicada desde agosto de 1917 hasta abril de 1920 gracias a labonanza económica que se vivía y que se evidencia en la gran cantidad de pautapublicitaria que aparecía en la revista y que la ayudó a salir adelante, pero quemurió a los tres años después ante la mirada casi atónica de quienes la dirigían.
 
Y debieron pasar muchos años, hasta mediados de los 50, cuando nace
Mito 
, “una
revista donde temas como la economía, la política, la cultura y la vida social teníancabida sin atropellarse y sin por ello dejar de darle un sentido claro a lapublicación. Era una revista que ejemplificaba fielmente la realidad del país através de sus directores Jorge Gaitán Durán y Hernando Valencia Göelkel,quienes querían, a través de la palabra, debatir toda clase de opiniones y
creencias”.
 
Mito 
fue una revista de aparición bimestral, con tiraje que oscilaba entre 1.000 y1.500 ejemplares, y que entre abril y mayo de 1955 y mayo y junio de 1962 publicó42 números y tres series de libros, al convertirse también en editorial.
 
“Cuando en los meses de abril y mayo de 1955,
 
Mito 
publica su primer número,sorprende ya tanto por su ambicioso contenido como por la entidad intelectual delos componentes de su
staff 
 
.
 
 
Cinco años después y al ver el alboroto que producía
Mito 
, apareció
Eco 
, dirigidapor un gran número de personas, entre quienes se contaba uno de los directoresde
Mito 
. “Esta revista, en un principio, parecía hecha en Europa, pues daba
laimpresión de que hablaba de una sociedad que no era la bogotana. Sin embargo,con el paso del tiempo, esto cambió, lo que hizo que
Eco 
se convirtiese en una de
las revistas preferidas por el público”.
 
También en Cali y en Bucaramanga 
 
Como éstas, muchas han sido las revistas que han nacido y vivido fugazmente yhan desaparecido de la noche a la mañana, dejando una buena parte de la historiacultural de Colombia en sus páginas. Algunas, como las anteriores, han dejadomás huella que otras, las cuales, como es el caso de la revista
Pan 
de Cali, no sonrecordadas por casi nadie.
 
Pero no se nos podrá olvidar a otro de los geniales tercos: Rubén Jaramillo Vélez,filósofo y profesor de la Universidad Nacional, cuya revista
Argumentos 
dejó unaimpronta entre quie
nes fueron sus asiduos lectores; “en sus páginas lo que
primaba era el sentido crítico y la reflexión filosófica, en abierta oposición a la

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->