Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
19Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Deborah Raleigh - La Guarida de Hellion 01- El Falso Prometido

Deborah Raleigh - La Guarida de Hellion 01- El Falso Prometido

Ratings: (0)|Views: 794 |Likes:
Published by Yuki Fuy
xd
xd

More info:

Published by: Yuki Fuy on Jul 20, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/06/2013

pdf

text

original

 
Deborah RaleighDeborah Raleigh
SS
ERIEERIE
LL
AA
GG
UARIDAUARIDA
 
DEDE
HH
ELLIONELLION
, 01, 01
EL FALSOEL FALSO PROMETIDOPROMETIDO
 
D
EBORAH
ALEIGH
E
L
F
ALSO
P
ROMETIDO
 
Capítulo 1
Querido diario:He descubierto, desde mi llegada a Londres, que asistir a un baile demoda equivale a ser parte de una obra de teatro. Primero, se espera quetodo el mundo conozca sus personajes y su rol en el escenario. A loscaballeros más entrados en años, notoriamente sordos, se los hace sentar bien lejos de la orquesta, para que puedan gritarse unos a otros sin perturbar a los bailarines. Las matronas y las viudas se sitúan en sitiosdestacados, para poder cotillear a gusto sobre la reputación de cadainvitado. Los jóvenes gallardos y las debutantes, que han sido bendecidoscon gracia y belleza naturales, ocupan un sitio privilegiado en el centro delescenario, y se dedican a flirtear en la pista de baile. Por último, lasdesafortunadas muchachas a quienes nunca sacan a bailar están reunidasen un rincón discreto, oscuro, como si fueran flores marchitas. ¡Y queningún actor se atreva a no cumplir dócilmente con su papel!
(D
EL
 
DIARIO
 
DE
 
LA
 
SEÑORITA
J
ANE
M
IDDLETON
, 21
DE
 
ABRIL
 
DE
1814)
La señorita Jane Middleton se sentía en verdad infeliz.Aborrecía Londres. Odiaba el aire denso y oscuro, sus calles estrechasy atestadas de gente, el ensordecedor ruido, la arrogante sofisticación. Y,por encima de todo, odiaba la dolorosa y humillante tortura cortésmentedenominada "mercado matrimonial", tan placentero como extraerse unamuela.Sus expectativas no eran demasiado grandes. Sabía muy bien que erapoco agraciada y demasiado franca para ser una dama. Tenía veintitrésaños: ya había pasado la edad de una verdadera debutante. Sin embargo,también era cierto que poseía una fortuna considerable y una finca sindueño en Surrey. Parecía razonable que pudiera encontrar a un caballeroque aceptara gustoso esa dote.¿Cómo iba a sospechar que la juzgarían enseguida y la declararíanincompetente tan rápido? ¿O acaso porque no era un diamante debía tomarsu lugar en silencio en aquel rincón olvidado de flores marchitas? Tampocoayudaba el hecho de que su evidente fracaso fuese motivo de diversiónpara las doncellas que habían alcanzado el éxito social.Moviéndose inquieta en el duro e incómodo asiento, procuró ignorarcon estoicismo a las dos bonitas jóvenes que se habían detenido junto algrupo de muchachas olvidadas en un rincón oscuro.En las últimas semanas, Jane haa soportado un sinnúmero dedesaires, insultos y comentarios crueles por parte de las señoritas Fairfax y Tully. Parecía que sentían un placer especial en atormentar a quienes yabastante sufrían el desdén de la sociedad. Jane entendió enseguida que elúnico modo de soportar los groseros insultos era fingir no oírlos.
- 3 -

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->