Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Georg Zachariae (Confesiones de Mussolini)

Georg Zachariae (Confesiones de Mussolini)

Ratings: (0)|Views: 72 |Likes:
Published by CaixaPandora

More info:

Published by: CaixaPandora on Jul 21, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/27/2013

pdf

text

original

 
Confesiones de Mussolini – Georg Zachariae
1
 
Confesiones de Mussolini – Georg Zachariae
 
GEORG ZACHARIAECONFESIONES DE MUSSOLINIRevelaciones del médico alemán que Hitler envió a Mussolini
LUIS DE CARALT
 
EDITOR
 
BARCELONA
 Título de la obra original ALS ARZT UND VERTRAUTER FREUND BEI MUSSOLINIVersión española de ALERAMO SPADA
Primera edición: Diciembre 1949 
 
Impreso en España.Digitalizado por triplecruz. Disculpen cualquier posible error de digitalización 
 Talleres Gráficos de la Sdad. Gral. de Publicaciones, S. A., Conde Borrell, 243-240,BarcelonaÍNDICE
2
 
Confesiones de Mussolini – Georg Zachariae
PRÓLOGO
 
En octubre de 1943, por orden de Hitler, fui enviado a Italia en calidad de médico del Duce.Hubiera tenido que estar poco tiempo junto a él, pero los sucesos se desarrollaron de una manera tanimprevista que tuve que permanecer durante diecinueve meses cerca de Mussolini. Fué un período,éste, rico en acontecimientos.Las variables facetas, Las actitudes a menudo contradictorias de su poliédrica personalidad,todos los aspectos de la nueva República fascista y de las relaciones italogermanas se merevelaron por completo. He de declarar, sin embargo, que mi tarea era de naturaleza puramentemédica y no tenía ningún carácter político. Es, empero, comprensible que un hombre hable másabiertamente con su médico que con los demás que le rodean, principalmente cuando falta unabuena armonía en su familia y no existe una verdadera amistad entre sus colaboradores políticos.Tuve pronto la impresión de haber caído en gracia a mi paciente, lo cual facilitaba mucho mi tarea.Su confianza en mí, cada vez mayor, me permitió llegar pronto a conocer, de una manera perfecta,su pensamiento, sus sentimientos, su lucha espiritual, sus ideas y sus objetivos.Puesto que mi actividad médica a orillas del Garda no ocupaba todo mi tiempo, y que lasconversaciones con el jefe italiano eran siempre muy interesantes, pronto di comienzo, aparte de lasanotaciones de carácter puramente médico, a una especie de diario con breves apuntes yconsideraciones sobre los acontecimientos. Sobre este diario se basa este libro. He reflexionadolargamente acerca de si era más oportuno publicar solamente mis esquemáticos apuntes, pero herenunciado a esta idea pensando en que la forma y el estilo no corresponderían enteramente a loshechos que quiero relatar, ni satisfacerían el legítimo interés del lector. Por esto, he querido dibujarcon mis anotaciones un cuadro lo más completo posible de la personalidad de Mussolini, tal comoyo le conocí en mi calidad de médico y de constante acompañante durante diecinueve meses. Leestudié y le observé tanto en su vida privada como en la política. Sus juicios sobre personalidadespolíticas y militares, sus pensamientos acerca de su período de gobierno, especialmente sobre losactos llevados a cabo en el período de la guerra, y al mismo tiempo sus planes y sus ideas para elfuturo, me los fué comunicando diariamente en amistosos coloquios. Creo que no exagero si afirmoque fui, en aquel dramático período, su único confidente, una especie de confesor espiritual. Creopoder dar al lector de este libro un cuadro unitario cronológico y mejor coordinado que el que estaríaobligado a formarse por su cuenta sacándolo de mis numerosas y breves anotaciones.Cuando partí para Italia, fui al encuentro de Mussolini muy escépticamente, y nunca pudeliberarme de esta sensación. Pero ahora estoy convencido de haber encontrado en él una fuente tanpreciosa para reconocer y juzgar los acontecimientos del tiempo, que a él le debo, y a losvenideros, la publicación de este libro.No soy ni acusador, ni defensor, y mucho menos un juez. La última palabra sobre lapersonalidad, las acciones y los pensamientos de Mussolini pertenece a la historia, que emitirá su juicio objetivo por encima de cualquier polémica, partido, odio o amor.Si mis anotaciones han de contribuir a ello, será ésta la coronación más hermosa de los díasque yo, en un período muy crítico, he transcurrido a orillas del lago de Garda; aun cuando misfatigas y mis éxitos profesionales fueron desbaratados por el fin imprevisto de Mussolini.Ya que he escrito este libro, no con el estilo de "un experto escritor o con la pluma de un hábilperiodista, sino sencillamente con los medios a disposición de un pensador y de un médico, ellector tendrá que apreciar mis intenciones y aceptar mi obra como algo espontáneo, sincero ynatural, acogiendo favorablemente la franca exposición de lo que mis ojos han visto y mis oídosescuchado.
G. Z.
 
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->