Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Colombia, El primer siglo de periodismo (1785-1900)

Colombia, El primer siglo de periodismo (1785-1900)

Ratings: (0)|Views: 42 |Likes:
Published by Carlos Vidales
Este ensayo pone el foco en las relaciones entre literatos, periodistas, caudillos y guerreros del siglo XIX en Colombia.
Este ensayo pone el foco en las relaciones entre literatos, periodistas, caudillos y guerreros del siglo XIX en Colombia.

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Carlos Vidales on Jul 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/25/2012

pdf

text

original

 
 
Cómo citar este texto:
 Carlos Vidales (1997), "Colombia: el primer siglo de periodismo (1785-1900)",
Foro Hispánico - Revista hispánica de los Países Bajos
, núm. 12, septiembrede 1997, pp. 47-55. Amsterdam.Republicado (con imágenes) bajo el título "Prensa y literatura en Colombiadurante el primer siglo de periodismo" en la revista digitalLa Rana Dorada 
Colombia: el primer siglo de periodismo(1785-1900)
Carlos VidalesDepartamento de Español y PortuguésUniversidad de Estocolmo, Suecia.
Periodistas y literatos
La diferenciación entre «periodista» y «literato» es normal en Europa, porque el periodismo europeo nació más cerca de los pupitres de los banqueros que de losescritorios de los literatos. Los primeros boletines de información sobrevariaciones de precios, cotizaciones de monedas y movimiento de accionesfueron embriones de los periódicos modernos. Sus «suplementos» fueroncrónicas de viajes y de descubrimientos, más o menos fantásticas y confrecuencia mal escritas, pero útiles para despertar la codicia de inversionistas,aventureros, comerciantes y conquistadores. Los literatos consideraban esaactividad burguesa como un género sub-literario, algo así como un hijo bastardode las buenas letras.En nuestro período colonial —y esto vale para todas las colonias españolas enAmérica— no tuvimos sistema bancario y los periódicos, a falta de otros padres,se vieron obligados a nacer de las plumas más o menos ilustradas de laintelectualidad criolla. Por eso, referirse al periodismo de esa región implica,obligatoriamente, aludir a los literatos y a la literatura. De hecho, casi todosnuestros grandes periodistas, publicistas y editores de periódicos tuvieron antetodo una vocación literaria. Y casi todas las obras literarias de valor producidasdurante el primer siglo de la república vieron la luz en las páginas de los
 
 periódicos, en forma de entregas por capítulos, mucho antes de tener la fortunade alcanzar el rango de libros. Este es el caso de Colombia.
Salvador Camacho Roldán(Foto: 1875)
Valgan ejemplos. Los escritos de Salvador Camacho Roldán (1827-1900) se publicaron casitodos en los periódicos que él mismo fundó:
 El Siglo
(1849),
 La Reforma
(1851),
 La Opinión
 (1863-66),
 La Paz 
y
 El Agricultor 
(1868-69) y
 LaUnión
(1861). Nacido a la política en las filas delPartido Radical, Rafael Núñez (1825-1894), autor de la letra del Himno Nacional y líder de la
 Regeneración
(1886), fundó y dirigió
 La Democracia
de Cartagena, colaboró en
 El  Neogranadino
,
 El Tiempo
y
 La Opinión
deBogotá y publicó sus mejores artículos liberales a partir de 1878 en
 El Porvenir 
. Felipe Pérez(1836-1891), autor de novelas históricas y poemas líricos, fue redactor de
 El Tiempo
en1855 y director de
 El Relator 
desde 1877, publicando en esos medios buena parte de su producción.El brillante Manuel Ancízar (1812-1882), federalistailustrado, incansable buscador del ser nacional,introdujo en el país máquinas modernas y un equipo deimpresores, dibujantes, pintores y litógrafos, recursoscon los cuales se estableció la Imprenta de
 El  Neogranadino
(1848). Esta imprenta significó unaverdadera revolución técnica al servicio del periodismoy de la literatura en Colombia. Por primera vez fue posible producir litografías de primera calidad, asícomo libros y folletos con encuadernacionesinsuperables. La expresión más acabada de estasnovedades fue
 El Neogranadino
, periódico fundado yredactado por Ancízar, de gran belleza en su tipografíay diseño. En sus páginas publicó Ancízar suinolvidable
 Peregrinación de Alpha
(1851-52) ymuchas otras obras literarias de otros autores.
Manuel Ancízar(Foto: 1875)
 
 
 
Rufino José Cuervo(Foto: 1882)
 En el campo conservador sobresalen los nombres deJulio Arboleda (1817-1862), poeta, periodista, caudilloy guerrero; José Eusebio Caro (1817-1853) y su hijoMiguel Antonio Caro (1843-1909), poetas, periodistas,oradores, políticos y gramáticos; el insigne gramáticoRufino José Cuervo (1844-1911), autor de lasadmirables
 Anotaciones críticas sobre el lenguajebogotano
y del monumental
 Diccionario deconstrucción y régimen
; el costumbrista, polemista ehistoriador José Manuel Groot (1800-1878); el poeta ycruzado del catolicismo José Joaquín Ortiz (1814-1892) y muchos otros intelectuales de la corrientetradicionalista que publicaron en la prensa periódicasus mejores páginas literarias y fueron fundadores,redactores y directores de periódicos.Párrafo aparte merece Eugenio Díaz, creador de la primera novela decostumbres regionales en Colombia (
 Manuela
, 1866). Todos sus relatos, novelasy cuadros de costumbres se publicaron en periódicos, particularmente en
 El  Mosaico
, revista fundada en 1855, en cuyas páginas aparecieron, además, lasmejores obras del costumbrismo colombiano.El gran poeta lírico y célebre novelista Jorge Isaacs (1837-1895), autor de
 María
, comenzó su carrera política como conservador dirigiendo el periódico
 La República
(1867), aunque pronto se hizo liberal y protagonizó hechos quecomentaré más adelante.
Políticos, guerreros, literatos
El periodismo surgió tardíamente en el país. El primer periódico nació enSantafé de Bogotá en 1791, aunque hacía más de medio siglo que las imprentasfuncionaban regularmente en el virreinato. De ellas salían novenas, sermones,reglamentos y ordenanzas, oraciones, noticias eclesiásticas y composiciones piadosas. Desde que la Inquisición desconfiaba de las novelas y miraba con ojosseveros los libros de aventuras y caballerías, el espacio que los «reinosos»teníamos para lecturas literarias era muy reducido.El contrabando de libros, muy intenso a partir de la segunda mitad del sigloXVIII, dio a los criollos letrados un contacto intelectual con Europa y, despuésde 1781, con los Estados Unidos. Pero ese contacto fue parcial: lo que esosnotables querían leer eran obras de carácter principalmente político, filosófico, jurídico y, al finalizar el siglo XVIII, científico. Los criollos ilustrados de esa

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->