Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
4º Boletin CEP - Curso Internacional EE

4º Boletin CEP - Curso Internacional EE

Ratings: (0)|Views: 22|Likes:

More info:

Published by: Francisco Javier Robalino on Jul 24, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/24/2012

pdf

text

original

 
 
Centro de Espiritualidad y Pastoral
CEP - INFORMA
 23 de Julio del 2012
-
Nº 18
4to. Avance del Curso-Taller Internacional
para Acompañantes de Ejercicios Espirituales
 
Para discernirhace falta tener olfato fino
 
Casa de Retiro “Quebrada de la Virgen”
26 de Junio al 28 de Julio - Los Teques Venezuela 2012
Bien entendido, el discernimiento espiritual es un diálogo de deseos: los deseos que tiene cada per-sona con los deseos de Dios. Se trata de los deseos profundos: los que dicen quién es cada uno enlo más íntimo. Ese diálogo de deseos (esta danza de deseos) se da para producir algo nuevo, algoque brota del corazón de Dios y del propio corazón de cada persona, y tendrá que ver siemprecon el gran anhelo de la vida.
(Carlos Cabarrús sj)
 
 
Olfato fino en nuestro Crecimiento Espiritual
2
 
El día lunes 18 de julio lo dedicamos al estudio delas Reglas de 1ª y 2ª semana bajo la orientación del P.Gustavo Albarrán.Comenzó con una introducción en la que
desarrolló el marco general de las mismas: “El tema
de reglas es nuclear, es el instrumento que San Igna-cio nos dejó para crecer en la experiencia del discerni-miento. Las reglas de 1ª y 2ª semana son pistas, indi-cadores, signos claros por los que podemos intuir pordónde van los movimientos interiores de la persona.
Sirven para adquirir un “olfato fino” que nos ayude a
descubrir las mociones; son una ayuda para guiarnuestro proceso personal y para trabajar el modo de
movernos en la vida.”
 Con la vida espiritual sucede como en la vida coti-diana: hay que cuidarla, alimentarla y trabajarla paraque alcancemos una madurez acorde a nuestra edadbiológica. Hay quienes se han hecho grandes en esta-tura, pero su fe es minúscula, empobrecida. El tonovital de una persona dependerá del nivel de profundi-
dad de su discernimiento…
 Lo que más ayuda al crecimiento humano-espiritual es el discernimiento. San Ignacio ofreceunas pautas para que nos hagamos expertos en estecamino de humanización y divinización que es el dis-cernimiento. En este itinerario, Ignacio distingue dostiempos: 1) los que tienen poco camino en la vida es-piritual, es decir, los que tienen lo básico de la fe o co-mienzan a transformar su vida (los que están en 1ºsemana). Y 2) los que han avanzado en la vida espiri-tual, es decir, quienes han profundizado su fe y quie-ren progresar hacia una madurez mayor (los que
están en 2º semana)”
 Un acompañante espiritual debe acercarse y me-terse al texto de los EE, pero también debe acercar alejercitante a un encuentro con la regla, descubriendoque la lectura va de acuerdo al tiempo de Ignacio, quedebe ser adaptada a nuestro tiempo, con realidadesconcretas, que ayuden a orientar el camino espiritualque va haciendo la persona.Este día dedicado a las Reglas fue muy provechoso.Después de una presentación de las Reglas (el textode las reglas, su estructura y utilidad en el crecimien-to humano-espiritual), dedicamos media mañana aprofundizar en el sentido de las Reglas de 1ª Semana:
1º) Leímos el texto original de las reglas y la adapta
-ción de las mismas que presentó el facilitador.
2º) Dedicamos un buen tiempo a gustar internamente
estas Reglas desde la propia experiencia personal. Y
3º) finalmente tuvimos un compartir de la experien-
cia vivida.La tarde del lunes la dedicamos a las Reglas de 2ªSemana. En grupos de trabajo nos dedicamos al estu-dio de dichas reglas. Por grupo se asignó una regladiferente y una regla en común la 8
a
 
regla [nº 336 de
EE]. Cada grupo trabajaría los siguientes aspectos: 1º)Precisar el tema central de la Regla; 2) Identificar losejes que destacan en esta Regla; 3º) Distinguir elpropósito o finalidad de esta Regla y 4º) Intentarhacer una adaptación de cada Regla conservando laforma de Regla.Trabajar las Reglas nos permitió profundizar en suutilidad para el aprovechamiento de las mismas en laexperiencia de Ejercicios. Tuvimos la oportunidad degustar la riqueza de cada una de las reglas con lo queellas son: indicadores para el camino espiritual. Darun paso más en el conocimiento del texto que Ignacionos dejó, nos anima y compromete en este llamado aacompañar procesos de vida.
Noiralyh Vásquez
(Venezuela) y
 Analía Moschén
 
(Argentina)
 
Discernimiento Ignaciano
3
 
El P. Luis de Diego, SJ, de la Provincia de Venezuela,ex-Maestro de Novicios y ex-Instructor de Tercera Pro-bación, trató el tema del Discernimiento Ignaciano losdías 17 y 18 de julio de 2012.El día 17 trató el discernimiento personal. Co-menzó afirmando que el discernimiento no es un in-vento de S. Ignacio. Al árbol de la ciencia del bien y delmal, al inicio del Génesis, podemos llamarlo el árboldel discernimiento. Y sólo en el NT encontramos 22referencias, principalmente en Pablo, a la importanciadel discernimiento para el cristiano (Hb 5,14; Rom 12,
1-2 y Ef 5, 8-
10). El discernimiento varía según se con-
sidere la antropología occidental (cuerpo-alma) deAristóteles y Sto. Tomás con el peligro de dualismo yde reduccionismo psicologista, o la tríada (cuerpo-alma-espíritu) presente en la de la Biblia, el platonis-mo, la teología oriental, y más modernamente en C.G.Jung. El peligro de esta antropología, en medio de susinnegables valores, es el de una excesiva interioriza-
ción. En ella aparece el “corazón” como el centro uni-ficador y “sede” del espíritu, y el lugar del encuentro
con Dios. Se hace imprescindible conocer el itinerarioal corazón. Y se precisa del discernimiento para reco-nocer las trampas y engaños del camino.Hay dos grados de discernimiento: como ARTE (elautoconocimiento), y así saber de dónde procede laconsolación o desolación (¿del cuerpo, del psiquismo,o del espíritu?); y como DON para encontrar la volun-tad de Dios.El discernimiento como don se halla en toda la tra-dición cristiana desde el Pastor de Hermas (año 150),y pasando por Orígenes, S. Agustín, Casiano, S. Bernar-
do, Sto. Tomás de Aquino… S. Ignacio hizo una síntesis
creativa de esta tradición y fue el iniciador de unapráctica sistemática. El discernimiento ignaciano esarte y don.Las emociones son objeto importante de discerni-miento. Por lo que interesa estudiar su espiritualidad.Las emociones son la parte más importante de la per-sonalidad. Para conocer realmente a una persona lapregunta clave NO es: ¿Qué ideas tiene? ¿Qué conduc-ta observa? Sino
 
¿cómo reacciona emocionalmente
ante las cosas? ¿Qué ama, qué odia, qué le alegra, quéteme, qué le duele ? 
 Cambiando las emociones cambia la persona. LosEjercicios Espirituales tratan de quitar las afeccionesdesordenadas para conocer la voluntad de Dios. Lapsicoterapia también ayuda a cambiar las emociones.
Muchas veces el “problema espiritual” es ¿cómo ayu-
dar a esta persona a cambiar sus emociones? Las emo-ciones más importantes son: el amor, la alegría, el mie-do, la rabia y el dolor.Se discutió en grupos un ejemplo de discernimien-to en las relaciones pastorales. Pues todo tipo de po-der, por el rol profesional que se desempeña, puedeprestarse a la manipulación de los inferiores en unarelación pastoral.Además del discernimiento personal se trató tam-bién el tema del discernimiento comunitario y apostó-lico el 18 de julio.
Se presentó una ‘Guía para un DiscernimientoApostólico en Común’ (DAC) con las siguientes condi-
ciones: consentimiento unánime en cuanto al objetivode lo que se busca, decisión de discernir lo que Diosespera, necesidad de oración y purificación confiandoen Él antes que en los medios humanos, libertad deespíritu frente a uno mismo y a los demás, proponeralternativas, información adecuada sobre el asunto,
disposición a cambiar de opinión ante la ‘verdad’ del
otro y no amontonar cuestiones importantes que exi-gen un trato pausado pues el tiempo es de Dios. Losgrupos discutieron el cúmulo de dificultades concretasdel discernimiento comunitario.La película
’12 Angry Men’ 
(1957, con Henry Fonda)
planteó aspectos del discernimiento en grupo.
 José Martínez de Toda, S.J 
 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->