Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Empleo Estatal de Trabajadoras Sociales CR 1950-1980

Empleo Estatal de Trabajadoras Sociales CR 1950-1980

Ratings: (0)|Views: 73 |Likes:
Published by VolcanTurrialba
Aborda los rasgos generales de la contratación de TS en el Estado en CR 1950-1980
Aborda los rasgos generales de la contratación de TS en el Estado en CR 1950-1980

More info:

Published by: VolcanTurrialba on Jul 24, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/24/2012

pdf

text

original

 
Rev. Reflexiones 90 (1): 145-160, ISSN: 1021-1209 / 2011
CONTRIBUCIONES PARA EL ESTUDIO SOCIO-HISTÓRICODEL EMPLEO ESTATAL DE TRABAJADORAS(ES) SOCIALESEN COSTA RICA (1950-1980)CONTRIBUTIONS TO THE SOCIO-HISTORICAL STUDY OF STATEEMPLOYMENT OF SOCIAL WORKERS IN COSTA RICA (1950-1980)
Freddy Esquivel Corella
1
freddy.faessa@gmail.com
1 Escuela de Trabajo Social, Sede Rodrigo Facio, Uni-versidad de Costa RicaFecha de recepción: 6 octubre 2010 - Fecha de aceptación: 8 diciembre 2010
 Resumen
 El presente artículo caracteriza parte del desarrollo profesional del Trabajo Social en Costa Rica (1950-
1980) en lo que reere a sus principales ámbitos de contratación en el sector público en un período marcado por un proyecto de sociedad bastante articulado al ideario socialdemócrata y su agenda social.
Palabras claves:
Trabajo Social, Estado, Costa Rica, empleo, instituciones públicas.
Summary
This article characterizes part of the professional development of Social Work in Costa Rica (1950-1980)when it comes to their main areas of public sector hiring in a period marked by social democracy.
Keywords:
Social Work, State, Costa Rica, employment, public institutions.
1. Escuela de Trabajo Social, Sede Rodrigo Facio, Univer-sidad de Costa Rica
A modo de introducción
El contenido de este artículo integra unaserie de referencias socio-históricas que permitenseñalar algunos rasgos del desarrollo profesionaldel Trabajo Social en Costa Rica, posterior a lamitad del siglo XX y hasta el inicio de la décadade los años ochenta.El contenido expuesto es resultado delestudio de investigaciones académicas, documen-tos institucionales y bibliografía especializadaque se han acercado por varias vías al tema, lascuales permitieron caracterizar y describir elperfil más amplio de la contratación de estas(os)agentes en el tiempo señalado.Se ha delimitado el período 1950-1980 enrazón de que ilustra el desarrollo de la llamadaSegunda República (Rovira, 2000), así como elasomo incipiente de los planteamientos neolibe-rales (Salazar, 1993) que provocan un escenariocon diferencias importantes a las aquí abordadas.Los aportes aquí tratados se centran en ladescripción de algunos de los principales ámbitos
 
146 Rev. Reflexiones 90 (1): 145-160, ISSN: 1021-1209 / 2011Freddy Esquivel Corella
públicos de contratación de estos profesionales,encuadrado en los años cuando el Estado costa-rricense se perfilaba con una mayor intervenciónen la reactivación económica, por medio de lasustitución de importaciones, la diversificaciónagroexportadora y la participación en la inte-gración económica centroamericana (1950-1980)(Sánchez, 1983), en el marco de la fundación dela Segunda República, la búsqueda del MercadoComún Centroamericano y la creación de empre-sas de carácter público (Contreras, 1999).La “institucionalización” de la profesiónde Trabajo Social en Costa Rica alcanza en estecontexto uno de los escenarios más complejos desu reproducción histórica a raíz de las mediacio-nes que constituyeron el llamado
 Estado empre-sario
; principalmente, por las demandas parcial-mente contenidas en la intervención pública parala atención y anticipación de las devastaciones dela “cuestión social”, la legitimidad político-ideo-lógica y cultural de un proyecto de sociedad, elcual hacía algunas rupturas con las orientacionesliberales de fines del siglo XIX e inicios del XX.Cabe citar que en este periodo tambiénse manifiesta la “institucionalización” de lasconquistas logradas por los sectores populares enla coyuntura de crisis política de las fraccioneshegemónicas de las décadas iniciales del siglopasado. Todo ello, en el marco de un modo deproducción que requería acomodamientos parti-culares en su desarrollo, entrelazado a la PrimeraGuerra Mundial, la Crisis de 1929 y el segundoconflicto bélico internacional de la década de loscuarenta (Esquivel, 2003).Las condiciones históricas antes desta-cadas, propiciaron un reacomodo de las condicio-nes y posibilidades de expansión del Estado y desu funcionalidad en materia económica (Dierckx-sens, 1997).A su vez, cabe recordar que entre los espa-cios de trabajo más tradicionales para dicha pro-fesión se localizaban ámbitos de gran importan-cia moral (asociados a costumbres, actos, modosde vida, Fallas 2010), de “seguridad pública” ymédico-legales, relacionados con la búsqueda decrear algunas condiciones mínimas de reproduc-ción para las clases socialmente explotadas quelograban acceder a servicios sociales.Por ello, se considera interesante socializarun artículo de esta naturaleza, en el cual se tratade recuperar las demandas estatales para la con-solidación y expansión de la profesión, su ubica-ción en instituciones sociales alterando la divisiónsocio-técnica del trabajo que tradicionalmentehabía caracterizado el vínculo del Estado con la“cuestión social”, así como perfilar el espectroprogramático en el que se inserta y las posibili-dades de su empleabilidad.De tal forma, la exposición que se conti-nuará en este artículo se dirige a la descripción dealgunos de los principales rasgos de ciertos ámbi-tos de contratación de estas (os) profesionales enel Estado y de la asignación de sus atribucionesprioritarias en la atención social y de los límites,como también de las posibilidades que demarca-ban su ejercicio.
Algunos precedentes históricosimportantes
Costa Rica, de manera similar a otrasnaciones del continente latinoamericano, experi-mentó procesos derivados de las transformacio-nes internacionales después de la Segunda GuerraMundial, específicamente en materia de repro-ducción del capital transfronterizo y las presionesque ejercía la “cuestión social” (entendida comoun conjunto de expresiones de luchas socialesante las condiciones de vida de la clase trabaja-dora, Yazbek, 2000) las cuales pasan a ser parteprotagónica de las agendas estatales y guberna-mentales (Fernández, 1987 y Rovira, 2000).Sin embargo, no se puede pensar que esúnicamente ahí donde se ubican los intentospúblicos, por contener estas contradicciones enla hegemonía existente, atenuando o conteniendolas cada vez más evidentes carencias de vida dela mayor parte de la población. (Matarrita, 1983)Mucho antes del planteamiento másacabado, que formuló lo que hoy se conocecomo Garantías Sociales, se tenía el antecedenteaportado por el Estado liberal y reformista quedesarrollaron intervenciones particularizadas enmateria social.Según González y Ulloa (1989) y Casas(1975), antes de las “Garantías Sociales”, segestaron “programas” dirigidos a diferentes
 
Rev. Reflexiones 90 (1): 145-160, ISSN: 1021-1209 / 2011 147Contribuciones para el estudio socio-histórico...
poblaciones; por ejemplo, entre 1930 y 1939, des-tacan casos de capacitación a la mujer, nutriciónde niños y niñas; por parte de la Secretaría deSalubridad Pública se dio la “Gota de Leche”,también el Programa de Asistencia Social, deeducación a la madre y a personas con necesida-des especiales como con retardo mental, proble-mas de lenguaje, ceguera y educación especial.En ese mismo campo, destacan la impor-tancia del Sanatorio Tuberculoso, la prevención ytratamiento del alcoholismo, campañas de curacon antiofídico y programas de higiene mental.En el área de sector trabajo y seguridadsocial, las fuentes señalan la creación de algunasofertas de empleo, programas de centros infanti-les, formación de Juntas Provinciales, accionesen materia de adopción, pensiones y desahucios.También, se dieron avances en construc-ción y adjudicación de vivienda, que luego fueasumido por la Junta Nacional de la Habitación.La Cooperativa de Casas Baratas
 La Familia
 también realizó proyectos de esta naturaleza, así como el Departamento de Habitación de la CajaCostarricense de Seguro Social.Por su parte, la formación de coloniasagrícolas recibió atención pasando a ser materiadel entonces llamado Ministerio de Agricultura eIndustria (MAI).Finalmente, también se realizaron gestio-nes para la organización comunal, y la protecciónde los grupos indígenas costarricenses.El país por sus particularidades históricastales como la herencia colonial, los rasgos de unaeconomía básicamente agrícola, las expresionesdel liberalismo y reformismo que le caracteriza-ron (Acuña y Molina, 1991), llegó a vivir transfor-maciones complejas en esos ámbitos en la mitaddel siglo XX.Justamente es en la arena política que seencuentran agendas de confrontación-acuerdo,que sentaron las bases de las actuales legisla-ciones sociales y de las alteraciones del Estado(Salazar y Salazar, 1992), y es ahí donde se con-catenan y constituyen las condiciones históricaspara la génesis de la profesión de Trabajo Socialen esta república.Décadas previas a la fundación de laEscuela de Servicio Social (1942), existían ciertosespacios en que se identifican algunos agentes(sin preparación alguna) los cuales prefigurabanciertas intervenciones en la “cuestión social” (lascuales fueron de relevancia para el desarrolloinstitucional costarricense).Empero la llegada de personal titulado ocon estudios especializados en Trabajo Socialcoloca una nueva figura con ciertas particularida-des que pasa a aportar a la profesionalización enel desarrollo de los servicios sociales (principal-mente en lo operativo y organizativo).De tal manera, estos(as) profesionaleshacen ruptura con esas prefiguraciones hereda-das de la filantropía pública o privada que sematerializaban desde el liberalismo (1870-1940,aproximadamente) y el reformismo (1940-1950,aproximadamente), las cuales fueron incorpora-das de manera poco precisa y planificada en lasintervenciones del Estado ante el pauperismo, elcontrol y la expoliación social (Esquivel, 2007 b).Con la
operacionalización
de la legisla-ción pactada en los años cuarenta, la legitimidadconstitucional de las Garantías Sociales, así comola redacción del Código de Trabajo, se propicia lacreación de nuevas políticas sociales e institucio-nes; entre ellas, se pueden citar el Ministerio deEducación, Ministerio de Salud Pública, Clubes4S, Comité Nacional de Salud Mental, PatronatoNacional de Colonias Veraniegas, Colegio Voca-cional de Artes y Oficios del Hospicio de Huérfa-nos de Cartago, Dirección General de Deportes,Universidad Estatal a Distancia, Concejo Técnicode Asistencia Médico Social, Comisión Nacio-nal sobre Alcoholismo, Universidad Nacional,Servicio Nacional de Acueductos y Alcantarilla-dos, Instituto de Tierras y Colonización (ITCO),Oficina de Planificación Nacional (OFIPLAN),Dirección Nacional de Comunidades, ColegiosUniversitarios, Banco Popular y de DesarrolloComunal y Movimiento Nacional de Juventudes(Pascua y Valverde, 1987 y Romero, 1984)El robustecimiento institucional antes des-tacado permitió que el número de profesionalesen Trabajo Social hallara diversas oportunidadeslaborales (lo que no significó justas condicionessalariales), coyuntura que les propicia una insti-tucionalización más reconocida y hasta validadapor las condiciones imperantes en el país.La institucionalización del Trabajo Socialen Costa Rica significó una estrecha relación

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->