Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Nuevo Código Penal 2012 de Puerto Rico

Nuevo Código Penal 2012 de Puerto Rico

Ratings: (0)|Views: 2,551|Likes:
Published by agrocusto
Nuevo Código Penal de Puerto Rico 2012 firmado por el Gobernador el 30 de julio. Entra en vigencia el 1 de septiembre del 2012.
Nuevo Código Penal de Puerto Rico 2012 firmado por el Gobernador el 30 de julio. Entra en vigencia el 1 de septiembre del 2012.

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: agrocusto on Jul 31, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/09/2013

pdf

text

original

 
(P. del S. 2021)(Conferencia)LEY
Para adoptar el Código Penal de Puerto Rico
 
y derogar el vigente que fue aprobado mediantela Ley 149-2004, según enmendada, disponer para la aplicación y vigencia de susdisposiciones; y para otros fines. 
EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
La Asamblea Legislativa tiene la responsabilidad constitucional de salvaguardar lavida, propiedad y seguridad de todos los miembros de nuestra sociedad. En cumplimiento dedicha responsabilidad constitucional, corresponde tomar las medidas necesarias paraprevenir, controlar y reducir la incidencia de la actividad criminal.La formulación de leyes penales es un proceso continuo que obedece a las condicionessociales en determinado momento histórico. Según expresan las teorías de legislación penal,todo Código Penal debe ser el reflejo diáfano y genuino de los valores de la sociedad para lacual se legisla. Debe ser realista, acorde con los tiempos que se viven y lo suficientementeabarcador y flexible como para que se proyecte hacia un futuro previsible. Debe, además,ser susceptible de ajuste para atemperarlo a las situaciones cambiantes, según éstassuceden. Conforme fue reconocido en la Reforma Penal de 1974, el Código Penal no puedeestar al servicio de minorías en la sociedad ni obedecer a los caprichos personales oindividuales de unos y otros. Tiene que ineludiblemente responder al consenso de todos lossectores y de todos los intereses, interpretados en la forma más amplia y coherente posible.Mediante la aprobación de la Ley 149-2004, según enmendada, se estableció en nuestrajurisdicción un nuevo Código Penal. Esta nueva legislación derogó el Código Penal de 1974.Aun cuando se reconoció el incalculable valor de este último y que el mismo fue el resultadode varias décadas de análisis por múltiples estudiosos de la materia, fueron motivos para suderogación que el mismo no logró establecer una base criminológica precisa y articulada,dejó de incorporar tendencias penológicas de la época; y mantuvo disposiciones que sehabían insertado en nuestro ordenamiento legal provenientes del extranjero en conflicto connuestra tradición y cultura jurídica. Véase, Exposición de Motivos, Ley Núm. 149 de 18 dejunio de 2004.Asimismo, fue señalado como lo más preocupante y, por consiguiente, motivo adicional parasu derogación, que el Código Penal de 1974 establecía penas que no eran reales; que noguardaban proporción con la severidad relativa de los delitos; y la diferencia abismal entrela pena impuesta al convicto y la pena que realmente se cumple. Id. Así pues, fue aprobado
 
el Código Penal de 2004, cuya aspiración fue prevenir individualmente la comisión de delitosmediante la reinserción social del confinado al alcanzar su rehabilitación y que sirviera deinstrumento de prevención general mediante la afirmación de nuestros valores. Id.Se reconoce que el Código Penal de 2004 fue un esfuerzo legítimo para reformular nuestroordenamiento jurídico penal. Sin embargo, se reconoció, incluso por la misma AsambleaLegislativa que aprobó la Ley 149-2004, que dicha legislación, desde sus inicios tuvodeficiencias. Ello ameritó, por ejemplo, la promulgación inmediata de la Ley 338-2004, lacual atendió las penas impuestas en delitos contra la persona, creándose así una nuevamodalidad al delito grave de segundo grado severo, aumentando las penas de reclusiónimpuestas por dicha conducta según tipificada. En la Exposición de Motivos de la ley, seexpresa que a pesar de que las penas estatuidas en el nuevo código eran adecuadas para losdelitos allí tipificados, se entendía apropiado establecer una pena mayor para ciertos delitoscuya comisión evidenciaban un claro menosprecio por la vida, el bienestar y la seguridad deotros seres humanos.Igualmente, desde su aprobación, el Código Penal de 2004 fue criticado porque se alejó deser un instrumento de trabajo práctico para jueces, fiscales, abogados y policías, quienesson los que tienen a su cargo la implementación del mismo. Varios de sus artículos fuerondescritos como excesiva e innecesariamente complicados. De igual manera, fue señalado quelos artículos de nueva inclusión de la Parte General representaban una codificación de lateoría del delito continental procedente de jurisdicciones foráneas, curiosamente, al igualque en el Código Penal de 1974, están en conflicto con nuestra tradición jurídica y sonproductos de doctrinas minoritarias muy criticadas.El debido proceso de ley pone sobre la Asamblea Legislativa la obligación de que las normasque prescriben las conductas prohibidas deben ser claras y precisas, de manera que serespete el principio de legalidad. A base del mismo, fueron objetos de juicio crítico lossiguientes puntos prevalecientes en el Código Penal de 2004:(1) La conservación de figuras jurídicas carentes de parámetros de aplicación y la inclusiónde nuevas normas complejas e imprecisas que ponían en la práctica a los organismos deinvestigación y procesamiento criminal en desventaja, dejándole sin mecanismos deintervención para enfrentar a la duda razonable que garantiza la presunción de inocencia.(2) En cuanto a los principios que rigen la imposición de la sanción penal, la normativa sobrela aplicación de las penas, fue señalada como la razón más preocupante y atendida por elnuevo Código Penal de 2004. El mismo estableció que las penas fueran ajustadas al nivelreducido que se estaba cumpliendo dentro de la cárcel. En lugar de revisar el método
 
mediante el cual se adjudicaban las bonificaciones por el sistema correccional, el CódigoPenal de 2004 redujo, en su gran mayoría, las penas a imponer por los distintos delitostipificados, sustituyéndolo por un esquema de imposición de la pena basado en un sistemade grados en proporción a la severidad del delito. Este nuevo sistema lo que hizo enrealidad fue absorber las bonificaciones “automáticas” que motivaron la derogación delCódigo Penal de 1974. El resultado de esta acción, según demostrado ante la ComisiónConjunta Permanente de la Asamblea Legislativa para la Revisión Continua del Código Penaly para la Reforma de las Leyes Penales Especiales por varios comparecientes a las vistaspúblicas, fuertemente señala que durante estos años de vigencia del Código Penal de 2004,el nuevo sistema de grados, o sea, los intervalos de pena, no promueven la uniformidad enla imposición de las penas resultando en la imposición de sentencias disímiles por igualeshechos delictivos.(3) La introducción en nuestro ordenamiento jurídico penal de una nueva teoría jurídica deldelito. Esta doctrina puso énfasis en la atribución de responsabilidad con base en lapeligrosidad del hecho delictivo para poner en riesgo o lesionar un bien jurídico protegido.Con este acercamiento se tomó el hecho punible como punto central de la perspectivapunitiva del delito. Esta doctrina contrasta con la que estuvo vigente hasta el 2004, la cualtiene como punto de enfoque el principio de subjetividad que fundamenta las bases deresponsabilidad sobre la conciencia de la ilegalidad y la voluntad individual de incurrir enconducta delictiva.Es un principio reconocido en el ámbito criminológico que un cambio súbito en la ideología yla dogmática que permea la teoría jurídica del delito conlleva alteraciones prácticas queinciden sobre la administración de la política pública gubernamental. No puede obviarse queel enfoque del Código Penal tiene efectos sobre todos los organismos que componen elsistema de justicia criminal requiriendo, como consecuencia, cambios sobre la políticainstitucional, tanto reglamentarios y operacionales como individuales y sistémicos. Elloconlleva un efecto necesario sobre las actitudes de los operadores del sistema desde losniveles de prestación de servicios directos hasta la gerencia media y superior.Las nociones contenidas en la expresión de la legislación sustantiva requieren cambios queno sólo impactan el conocimiento básico de los principios que alimentan las medidasexpresadas por el legislador, sino que requieren su asimilación y la aceptación de los nuevosparadigmas. La falta de concordancia entre la legislación y su aplicación práctica puedereflejar la ineficiencia del ordenamiento ante una percepción social de inseguridad pública eimpunidad. Precisamente este argumento ha permeado los más tenaces ataques al CódigoPenal de 2004 ante desacertadas decisiones judiciales, la impotencia de los organismosinvestigativos frente a la carencia de mecanismos jurídicos para facilitar la instancia y

Activity (2)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->