Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Enemigo Invisible. El Tridente Del Diablo. La Marca de La Bestia. I y II

El Enemigo Invisible. El Tridente Del Diablo. La Marca de La Bestia. I y II

Ratings: (0)|Views: 75|Likes:
Published by ivanardila

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: ivanardila on Aug 01, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/09/2013

pdf

text

original

 
EN EL NOMBRE DE DIOS,CLEMENTÍSIMO CON LA CREACIÓN,MISERICORDIOSÍSIMO CON LOS CREYENTES.E
L
 
ENEMIGO
 
INVISIBLE
. E
L
 
TRIDENTE
 
DEL
 
DIABLO
. L
A
 
MARCA
 
DE
 
LA
 
BESTIA
: © & ®.
Después seguí mirando, en mis visiones nocturnas, y vi una cuarta bestia,terrible, espantosa, extraordinariamente fuerte;tenía enormes dientes de hierro;comía, trituraba, y lo sobrante lo pisoteaba con sus patas. daniel 7:7
I.
Imagine un mundo donde no se conoce la palabra bondad y menos aún lo que es. Allí será difícil desarrollar lacualidad que esa palabra señala. A la maldad que emerja no habrá algo que oponerle, algo contrario a ella, algo quedice con claridad el término bondad, justo opuesto de lo que la maldad hace. Es como ser alguien y sin embargo notener nombre. ¿De qué forma podrán llamarnos en medio de una multitud si no tenemos distintivo? "¡Hey, tú!"gritarían, y enseguida todos los que oyeron y les venga en gana voltearán, pero no sabremos por principio si noshablan a nosotros.Algo parecido ocurre con aquel que susurra la maldad al alma del hombre. La palabra con la que fue bautizado existe, es Satanás, pero para muchos es un nombre hueco que no señala a nadie en realidad y menos aúna lo que ese personaje hace con nosotros. Su apelativo está allí, sin embargo se usa en falso al creerle un invento deleyendas cristianas impuestas al mundo a través de la predicación y de la Biblia.Se cuenta que el logro más grande del diablo fue hacernos creer que no existe, y es casi verdad. puesto queel enemigo que no se vé es más efectivo en atacarnos. De hecho, esta pequeña victoria es inferior a otra que haconseguido principalmente en los últimos siglos, y es convencer a millones de personas, no ya de que él no está por allí, sino de que Dios mismo es una invención. ¿Cómo lo ha conseguido? De esta forma: las palabras y discursosque señalan con lógica y certidumbre hacia el Creador son sustituídos por creencias -sin pruebas-que niegan confanatismo al Ser Supremo. En el colmo del absurdo, he conocido satanistas que hablan con apego amoroso de suídolo y al mismo tiempo afirman que Dios no existe, como si la misma doctrina satánica no incluyera en sí la luchaentre dos entidades opuestas por principio y por principios, es decir, la feroz guerra protagonizada entre el susurroinfernal y la inspiracn angelical, proveniente por supuesto de los emisarios de Dios. Llegados a esterazonamiento les he inquirido sobre su absurdo, pero como buenos satánicos que son, sencillamente le dan vuelta ala hoja y se postran ante el cornudo, enojados, eso sí, con Dios, que aseguran para empezar que es una invención,repito, porque creen que sólo el bicho feo, el cornudo, puede conseguirles sus caprichos demoniacos. Caprichosque siempre pasan por obtener los deseos más irrefrenados en medio del torbellino de las peores emociones. Quéaburrido. Como si existiera sólo esta vida y no tuviéramos por delante una eternidad incalculable.Volviendo al tema de las creencias anteístas (contra Dios), que no simplemente ateas, vale comentar que nohan sido hechas al descuido. Para nada. Son tomos y tomos de apalabramientos mareadores que siempre tienenalgo en común: una de sus creencias fundadoras es falsa. Como la teoría de la evolución. Esta teoría la inventó unhombre que pensaba que sus tatarabuelos lejanos eran changos, y quiso que todos creyéramos que nuestrosascendientes también lo son. Se basa en pensar que hemos surgido por azar, y que hemos desarrollado casual ymuy lentamente cada una de nuestras cualidades, como la vista, la bondad, el pensamiento, la memoria, el ejércitode nuestro sistema inmune, la capacidad de hablar e imaginar, y un largo etcétera cuya extensión, por necesidad,sólo conoce Dios, pues Él es precisamente el que "fabricó" todo ello. Es importante aclarar aquí que estoscreyentes desviados se han engreído a tal punto, que aunque no saben ni de lejos cómo estamos construídosíntegramente, lo cual demuestra la grandiosa complejidad de nuestra creación por el Supremo, persisten en negar loevidente: que solo un ser de infinita sabiduría es capaz de haber realizado tamaña obra, que sigue asombrando por su minuciosa construcción y la interdependencia absoluta de sus elementos y seres constituyentes, ensambladosunos con otros de forma más exacta que cualquier mecanismo de relojería o producto inventado por manoshumanas.Este credo ha llevado a la decadencia al mundo y sus criaturas, pues a través de él sus seguidores le hanrestado a la vida su significado y por lo tanto su finalidad. Pensando que sus vidas y las de cualquiera sonsencillamente un accidente de la materia, y que no existe por lo tanto una meta superior que pasarla lo mejor  posible, han sido capaces de comerse el mundo entero y excretarlo deteriorado, tal y como lo vemos en Fukushima,
 
donde un accidente atómico ha calcinado la existencia, y la ha vuelto imposible. Y todo por los placeres que brindala electricidad sin función ni medida y el descuido a su respecto que la ambición obnubilada consigue, pues en la pasión de la insaciabilidad económica, poco importa activar las antenas productoras de sismos y tsunamis en el otrolado del mundo, mientras puedas amedrentar con tu ataque silencioso a una población de ojos rasgados y pielamarilla que consideras tu enemiga mientras no se atenga sumisamente a tus órdenes imperiales. Hablo deH.A.A.R.P., y de su tridente maldito: Al.lah-ska, Shia-paz y Tierra del fuego, lugares de América desde los queamenaza y transmite a casi todo el mundo con el Rayo de la Muerte.Y es que es razonable pensar que si la propia existencia termina aquí y surgió por accidente, es menester engullir la mayor cantidad de gozos y propiedades sin importarnos el prójimo, pues de hecho el prójimo bajo esta perspectiva, no es más que barro con agua, sin alma ni trascendencia, algo parecido a un robot del que se debesacar provecho y desechar cuando ha cumplido nuestros comandos.¿Se vé cómo la ausencia de una palabra, o la negación de su significado, implica cometer errores que noshan conducido al peor estado de la Tierra y de todos sus habitantes? Esa palabra es en este caso "Dios", y negarLe pasapor negar la creación que Él ha hecho, viéndola sencillamente como una cosa que está allí sin más, sinatribuírle una intención por la cual existe y una meta para la que fue diseñada.Algo similar ocurre con el antagonista de Dios. Al pensarlo solamente un personaje de novelas y películas,dejamos de observar que su existencia tiene un origen y un cometido. Dejamos también de percatarnos de suinfluencia y por lo tanto de oponernos a ella, cosa que deberíamos hacer, pues invariablemente sus obras quierenllevarnos a la perdición.Sin entrar en detalles que merecen estar en otro escrito, me limito a destacar que, en síntesis, el partido deSatanás y sus diablos susurran el mal al hombre. Algo parecido, aunque más efectivo, que un anuncio subliminalempujándonos a tomar el tóxico potaje de la coca cola o las indignas papas de sabritas porque nos muestra junto ala botella o la bolsita una escena que se antoja para estar en ella, ya sea porque hay actores o cosas bellas, o lo queestán haciendo mientras se venden nos lo vuelven apetecible. Como las regurgitantes escenas navideñas delrefresco que inventó al satán clós (sí: los pubicistas de la droga genocida diseñaron la imagen del panzón chimuelo,risueño y cardiopático del simpático diablo rojo decembrino).Y sinceramente, esta pócima venenosa es un ejemplo maravilloso de la malévola inducción de Shaytán, yde eso da cuenta el gran número de daños que resultan de consumirla: desde el robo de los aguajes de los paísesdonde hace su negocio, hasta el hurto de la salud de los bebedores, dado que cada botella lleva en sí variosvenenos, como el ácido fosfórico (corroe los riñones, los dientes, produce osteoporosis, etc.), el azúcar refinada demaíz transgénico (potente diabetogénico, cancerígeno y antivitamínico), la cafeína (adictiva), y una que otra ratamolida que a veces se les cuela (en serio). Además, para coronar este pastel con cerecita, en cada contenedor deaguas negras está inscrito varias veces y de varias formas el número y signo de la bestia del Apocalipsis, por si nolo sabía aún. Este bestial detalle podrá ser para el antéo (que no ateo) sólo una casualidad o broma publicitaria, perdiendo así su corroboración y culminación profética, lo cual sería otro ejemplo más de lo dicho en este escritohasta ahora, y sólo los ojos avisados y ciertos son capaces de comprobar en éste hecho la veracidad de este tramo, por lo menos, del libro de las revelaciones, o Apocalipsis.Véase el código de barras que los láseres cegadores leen para saber sus datas; se encontrará que tienen tres pares de líneas delgadas formando parte de la derecha, centro e izquierda del icono rayado; pues bien, cada par derayitos, además de ser el once de la bestia del libro de Daniel, capítulo siete, es a su vez en la nomenclatura decódigos un número seis, aunque el exdirector de la Sida-Soda en México, que desgraciadamente también fue presidente del país (me refiero a Vicente Fox), diría al serle preguntado este asunto que son marcas de ajuste de losláseres para calibrar la lectura a la hora de robarnos. Otra forma de ver el triple seis es buscarlo en la divisa quereza con cursivas "Coca Cola", pues con las letras se formó en la mesa del diseñador un bonito juego de seises que promete para encontrarlos más diversión que los nuevos crucigramas numéricos, los sudokus, que remplazaron alos de palabras, pues ya pocos pueden hacerlos gracias a tanto ataque cerebral recibido. He de culminar este párrafo, si faculta Dios, advirtiendo sobre la existencia de toxinas en los dos tipos de botella que dispensan estetrago infausto. La primera es la neurotoxina del aluminio, y la segunda es la endocrinotoxina que traicioneramentese libera desde los plásticos para feminizar varones y masculinizar hembras, además de cancerarlos. Podemosempiezar a entender la eclosión de la homosexualidad a partir de esto, si lo extrapolamos a los todos los plásticos“alimentarios”. Un horror, ciertamente. Y no hablo de los endulzantes artificiales porque da para rato y llevamos prisa. Investíguelos usted bajo el nombre de excitotoxinas en la red y se llevará un buen y merecido susto.
 
II.
En algunos sectores de los prácticantes de las tradiciones indias se hurtó la realidad satánica en un intento dedeshacerse de la evangelización sangrienta que llevaron a cabo los jerarcas católicos, su policía religiosa (llamada“santa inquisición” y su “tribunal del santo oficio”) y aquellos que fungieron como sus ayudantes y cómplices.Éstos últimos, los cómplices, eran desde los delatores insertos en las comunidades, hasta los críos sometidos alavado de cerebro, que avisaban a los curas si sus padres realizaban en secreto algún tipo de culto indígena.Cuando alguien declara que en la adaptación realizada de la doctrina católica a la tierra americana hubo unafusión o sincretismo de mutuo acuerdo entre ambas teologías, miente. Nadie puede creer que aquel que ha sidoasesinado, torturado o amenazado, puede en el uso de su libertad convenir un pacto. Las componendas de los ritosvaticanos se hicieron con el propósito de facilitar la introducción de su arma espiritual e ideológica más allá de losterritorios que consecutivamente conquistaban, y prueba de ello es el ajuste que se vieron forzados a hacer con sucalendario, el cual era menos exacto que los precisos sistemas de predicción y medición temporal y astral de lossabios indios, lo que permitió que se emparejaran las fiestas solsticiales y equinocciales de la calenda romana conlas ceremonias que se siguen practicando en esos días del año a lo largo y ancho del continente.Para dar un ejemplo de lo anterior cito el caso de los usos de los danzantes de Tenochtítlan, que se handividido principalmente en dos tipos de grupos: los tradicionales y los puristas. Los danzantes tradicionales sonllamados concheros, debido a que utilizan en sus danzas y cantos conchas de armadillo que adecúan al cuerpo desus mandolinas, guitarras y guitarrones de cuerdas de metal. Los nuevos danzantes, que en algunos grupos sederivan directamente de la cadena de mando y tradición conchera, han quitado de sus ceremonias los instrumentosde cuerda mencionados, en un afán de “limpiar” su credo de los elementos que consideran ajenos a él por provenir de Europa, lugar de donde arribaron los conquistadores hace más de medio siglo.Indudablemente este deslinde tiene una legitimidad evidente, empero, los que se deshicieron de las tildes yacentos del mensaje de la danza que heredaron, olvidan que todos los artefactos que se adoptaron a la “costumbre”fueron incorporados por razones que todavía no se evidencian.Mencionemos uno solamente, para reflejar esta ausencia con hechos: la concha de armadillo. Dios, alabadosea, dotó a cada elemento constituyente de la creación de funciones y de significados. El ahuehuete, árbol de proverbial longevidad, es la palabra vegetal con la que simbolizó el transcurso útil de una larga vida. Si se sigueesta idea, concluiremos que la escuadra de danzarines encordados y cantadores son la palabra ceremonial del gritode guerra llevado a los instrumentos, cosa que se entenderá en su realización concreta si pensamos en el papel queestán jugando los instrumentos computacionales en las revoluciones del mundo, activados también por dedos queles llevan a entonar mensajes libertarios que llegan a los oídos de muchos a través de las cuerdas del cableadofísico y virtual de sus componentes y de las redes mundiales de comunicación, respectivamente. Esto, en cuanto ala melodía que el escuadrón genera al unísono. Y en cuanto al reverso de los instrumentos, que es precisamentedonde se encuentra la concha de armadillo generando una particular resonancia, comentamos que es la palabra queDios ha designado para señalar la protección, el escudo, la construcción de un instrumento que genere un mensajetrascendente y de ascendencia divina que al mismo tiempo considere protegerle de los predadores naturales dellegado profético. Hasta aquí llegamos por hoy en el análisis de una partícula del discurso de la tradición de lostatas, pues con lo anterior se comprende qué concepto ha sido robado involuntariamente de la conseja de losabuelos, nada más y nada menos que la advertencia de protegernos bien y proteger también lo que decimos cuandoengarzamos La Palabra, así, con mayúsculas, que se diferencia de la palabra común en cuanto a su importancia, yaque con ella se debe comunicar, en el tiempo y espacio sagrado que brinda el rito, el mensaje de salvación dejadoen resguardo a todas las culturas de ascendencia profética. Así como en un grupo tradicional se encuentran aquellosque tocan sus melodías de acuerdo al mensaje de letanía tradicional, que les menciona de esta forma: “y lasconchas de armadillo entonando bien su son”, así, de igual forma, se entiende su papel en la guerra sagrada cuandose sabe que las jerarquías de la danza son grados militares: hay cabos, capitanes, etcétera. Y todos ellos, se induce,están esperando a su general desde hace tiempo, pues nadie puede detentar ese cargo si no lo ha autorizado aún elúnico que puede volver a otorgarlo. Estamos hablando de Quetzalcóatl, que prometió regresar, y que liderará lalucha universal contra el partido de Satanás dirigiendo un ejército enorme comandado por trescientos trecegenerales, como Rey o Tlahtoani mundial designado por Téotl, Dios. En esto se ve cómo engarzan a la perfección,a pesar de sus adulteraciones, las diversas tradiciones terráqueas, pues todas apuntan al mismo plan de Dios, prometido a todos los mensajeros y profetas del mundo. Y en esto también se vé la función que tiene una ausenciaautorizada por los guardianes de la tradición: la ausencia del mando superior en la cadena, el de general. Cosa quecomo se observó, no ocurre con la carencia de conchas de arma-dillos, impuesta por puristas sin razón real.El terrible error anterior, el de deslindar la cultura náhuatl y cualquier otra cultura india, de la cultura

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->