Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
5 2 Gonzalo Barciela

5 2 Gonzalo Barciela

Ratings: (0)|Views: 120|Likes:
Published by sil_her
Referencia bibliográfica: Memorias de las II Jornadas Espectros de Althusser : diálogos y debates en torno a un campo problemático. Buenos Aires : Universidad de Buenos Aires. Facultad de Ciencias Sociales. Carrera de Ciencias de la Comunicación, 2012. ISBN 978-950-29-1370-4
Referencia bibliográfica: Memorias de las II Jornadas Espectros de Althusser : diálogos y debates en torno a un campo problemático. Buenos Aires : Universidad de Buenos Aires. Facultad de Ciencias Sociales. Carrera de Ciencias de la Comunicación, 2012. ISBN 978-950-29-1370-4

More info:

Published by: sil_her on Aug 01, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/16/2013

pdf

text

original

 
 II Jornadas Espectros de Althusser - 2011
 
434
Mesa:
 La cuestión del sujeto
LA CONDICIÓN MILITANTE. OBSERVACIONES PRELIMINARES PARAPENSAR LA DISTANCIA ENTRE SUJETO Y ACTIVISMO
Gonzalo Barciela
Era como si volviesen, no al propio hogar, sino al delacontecer. Ese lugar era, para ellos, la casa del mundo. Sialgo podía existir, no podía hacerlo fuera de él. Enrealidad, afirmar que ese lugar era la casa del mundo es,de mi parte, un error, porque ese lugar y el mundo eran,para ellos, una y la misma cosa. Dondequiera que fuesen,lo llevaban adentro.Juan José Saer.
 El Entenado
I
El sujeto, sea como noción o concepto, ha sido presentado, las más de las veces, comoaquella “lucidez” a través de la cual una época filtra o, aún más, concentra, su vocaciónpolítica. El conocido expediente de la autoconciencia y el
 pathos
de la totalidad que loacompaña, sitúa las coordenadas de ubicación o localización del sujeto en las vicisitudesfenomenológicas que homologan al mismo a una conciencia cuyo suelo primigenio es lahistoria. Sujeto, historia e idea, se presentan como términos cuya suerte está signada porla posibilidad de ensayar conexiones, transitar proximidades y evaluar trayectos deencuentro.La pregunta por el texto, no es el interrogante suscitado por la búsqueda de la intenciónmanifiesta, abdicación psicologista de la teoría, sino el esfuerzo intelectual que localizaun sujeto que pronuncia, el del
decir 
efectuado de modo intersticial en lo
dicho
. No setrata de denunciar los intentos de manipulación, frente a un canon presupuesto, sino depensar el
uso
que toda lectura inaugura, la serie de intervenciones que autoriza ohabilita. En este entendimiento, la pregunta por
quién
produce un texto, nos remitedirectamente al
qué 
, del campo intersubjetivo, como palabra del Otro, que sella susuerte
1
. Como observa Homi Bhabha:
1
Ese Otro (
 Autre
), al que hacemos referencia, no es otro que el depositario del tesoro de los significantes.
 
 II Jornadas Espectros de Althusser - 2011
 
435
¿A qué fin tiende la serie de hechos si el autor del resultado no es inequívocamente elautor de la causa? ¿No sugiere eso que la agencia surge en el retorno del sujeto, de lainterrupción de la serie de hechos como una clase de interrogación y reinscripción deantes y después (…) ¿no hay tensión cinética entre lo contingente como contiguo y loindeterminado? (Bhabha, 1994, 190
)Como sugiere el pensador poscolonial de origen indio, el
quién
no se perfecciona en suinmediatez. Su carácter de
hors la phrase
, lo arroja a las vicisitudes de la temporalidad,en la brecha que se abre entre el hecho y su eventualidad. De este modo, el sujeto nopuede homologarse, sin más, a la
causa
, colocando al agente en el punto de resultado dela palabra pronunciada. Pero antes de arribar a una conclusión apresurada, se nospermitirá remitirnos a la relación que presenta Badiou entre sujeto y acontecimiento. Enla Meditación 35 de
 L’être et l’événement 
leemos:
El nombre propio designa que el sujeto, en tanto configuración situada y local, no es nila intervención ni el operador de fidelidad, sino el advenimiento de su Dos, sustraída alsentido, es mostrada por la in-significancia del nombre propio. Pero queda claro que estain-significancia recuerda también que lo que fue convocado por la nominación deintervención es el vacío, que es el nombre propio del Ser. La subjetivación es el nombrepropio en situación de ese nombre propio general. Es una circunstancia del vacío (…) loque constituye al sujeto es encontrar su materia (los términos de la indagación) sin quenada en su forma (el nombre del acontecimiento y el operador de fidelidad) ordene esamateria. Si el sujeto no tiene otro ser-en-situación que los términos múltiples queencuentra y evalúa, su esencia, por tener que incluir el azar en esos encuentros, es másbien el trayecto que los vincula. Ahora bien, ese trayecto, incalculable, no cae bajoningún determinante de la enciclopedia (Badiou, 1988: 433-436)
A partir de la orientación estrictamente ontológica que el autor francés le acuerda a supensamiento, el sujeto emerge
bajo condición
, léase, suspendido del acaecercontingente del acontecimiento. La insignificancia del nombre propio a la que aludeBadiou, nos muestra cómo el S1, el Significante Amo, soporta la significación, es decir,la forma en que cómo habilita las indagaciones del sujeto sobre los múltiples de lasituación. La emergencia del sujeto, la posibilidad misma de su localización, estásignada por la posibilidad de pensar la distancia entre identificación y subjetivación. Sila certeza desde la que parte la redacción de este texto, se prueba correcta, el sujeto sóloes pensable a partir de una operación y, por lo tanto, de una tópica, es decir, de unemplazamiento que permite inteligir las multiplicidades sobre las que trabaja. De allí que el sujeto debe pensarse a partir del desfaje ya mencionado, entre el
quién
y el
qué 
,pero sin dejar de atender a que no puede reducirse a una correspondencia oidentificación con el punto de falla de la estructura, es decir, el
sujet barré 
lacaniano,
 
 II Jornadas Espectros de Althusser - 2011
 
436
como figura de lo eclipzado. Ni tampoco su reenvío al subjetivismo militante de lainvención. En este entendimiento comparto, parcialmente, la conclusión a la que arribaRoque Farrán: “el sujeto es más bien el punto distópico de tensión y resolución parcialentre estructura (ley) y suplemento azaroso (lo real), por eso no es uno sino múltiple yrequiere de diversos operadores conceptuales para circunscribirlo en cada situación”(Farrán, 2010: 74). La condición de distópico, claramente, nos advierte sobre laimposibilidad de reducir al sujeto a un
locus
, a aquello que hace las veces de
instancia
,pero el hecho de dar cuenta de su
insistencia
, de su recurrencia, no nos absuelve depensar los modos singulares a partir de los cuales adquiere consistencia, es decir,eficacia histórica y política. Para ello debemos ensayar una tópica como unemplazamiento dividido, precisamente porque la idea de pensar al sujeto como
 punto
,supone reducirlo a una entidad que posee una localización pero que carece de extensión.Dicha división reconduce a las observaciones formuladas por Jacques Rancière sobre elvocablo griego
arkhè
. Si el referido vocablo reúne por igual, el origen o principio,estructurado como ley de transmisión comunitaria, y el comando o poder de mando, entanto fuerza vinculante, la subjetivación comenzará a pensarse como la operación quedesidentifica al sujeto de la naturalidad del emplazamiento y la identidad que le escorrelativa, en tanto asignado a un grupo social determinado, como parte, es decir,incluido. De esta manera, el otrora discípulo de Louis Althusser, afirma un principio deorden general:
Un sujeto político en general es operador de división del
arjé 
, puesto que es un operadorde desidentificación. Su nombre no es la manifestación de su identidad, es un nombresingular que vuelve a dividir al
arjé 
mediante un nuevo modo de recuento de los nocontados. Un sujeto político es un modo de subjetivación que mantiene una brecha entredos identidades: entre un sujeto de una disposición de enunciación (el “nosotros” de ladeclaración política) y el nombre de un universal singularizado. (Rancière, 2009: 48)
Esta forma de asunción impropia por el nombre, nuevamente nos muestra la distancia obrecha entre el
quién
de la
enunciación
y el referido nombre de un universalsingularizado (Proletariado, Pueblo, o Montoneros en nuestro caso), cuya nominaciónestá dirigida a la revisión y reinscripción de una agencia, en el universo de la ficciónsimbólica, es decir, la trama intersubjetiva mediada por el Otro. Hasta aquí, suponemosque el sujeto se precipita como emergencia en el orden de la trama significante, nocómo aquello que
causa
el acontecimiento, sino bajo condición del mismo, es decir, queel ser del acontecimiento se decide en la posibilidad lógica de
inducir 
un sujeto, o en la

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->