Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Pescando Por La Mona

Pescando Por La Mona

Ratings: (0)|Views: 67|Likes:
Published by Waldemar Alcobas
Revista Ambiental Marejada
Edición Especial Isla de Mona: Un paraíso desconocido
Vol. VII, Núm.1 Verano 2011

Marejada es publicada por la Oficina de Comunicaciones del Programa del Colegio Sea Grant de la Universidad de Puerto Rico
Revista Ambiental Marejada
Edición Especial Isla de Mona: Un paraíso desconocido
Vol. VII, Núm.1 Verano 2011

Marejada es publicada por la Oficina de Comunicaciones del Programa del Colegio Sea Grant de la Universidad de Puerto Rico

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: Waldemar Alcobas on Aug 04, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/06/2012

pdf

text

original

 
Por: Michelle T. Schärer-Umpierre, PhD
Desde los primeros asentamientos taínos, la pesca hasido una parte importante de las actividades humanasde la Isla de Mona. Durante miles de años, y antesdel 24 de septiembre de 1494 cuando llegó el CapitánCristóbal Colón, estos indígenas cruzaban hábilmenteel Canal de Mona en cayucos. El cacique Amonadirigía a los indígenas que ocupaban la isla y es porél que se bautiza como “Ysla del’Amona,” o sea, laisla del cacique Amona. Con el tiempo, el nombre seconvirtió en Isla de Mona y, para los que tienen algunaduda, no tiene nada que ver con monos. La evidenciade los yacimientos arqueológicos indica que los taínosdependían de una gran variedad de moluscos marinospara su subsistencia, tales como carrucho y bulgao, aligual que de varias especies de peces que habitabanen las áreas cercanas a la costa. A través del tiempo,
Pescando por la Mona 
Los indígenas caribeños construyeron embarcacionesconfeccionadas con maderos y fabricaron arpones con asta enmadera con punta de piedra o hueso para la pesca en aguassomeras.
   F  o   t  o  :   M  a  n  u  e   l   V  a   l   d   é  s   P   i  z  z   i  n   i   I   l  u  s   t  r  a  c   i   ó  n  :   D  a  n   i  e   l   I  r   i  z  a  r  r   i   O  q  u  e  n   d  o
21
 
se dieron visitas de corsarios, el exterminio delos taínos y varios asentamientos europeos paralos cuales los recursos pesqueros y la agriculturafueron el sustento principal. Durante el sigloXIX, se ubicaron varios concesionarios europeosen la Mona que extraían guano de las cuevas,para pólvora y fertilizante, y realizaron algunosintentos de agricultura, pero con éxito limitado.Indudablemente, se beneciaron de los abastospesqueros durante todo ese tiempo.Los habitantes de la isla, en el siglo XX, eranfamilias puertorriqueñas dedicadas a la pesca y aasentamientos humanos en la isla, la pesca eraprincipalmente de subsistencia. Sin embargo, estapasó a tener un carácter comercial durante el sigloXX, pues los campamentos pesqueros comenzaron avender pescado y careyes de la Mona a Puerto Ricoen cantidades limitadas por la falta de refrigeración.Durante 1943, se llevó a cabo una iniciativa dedesarrollo pesquero de la Compañía Agrícola dePuerto Rico, que fomentó que las embarcacionesde pesca emprendieran viajes a la Isla de Monapara proveer alimento localmente durante losaños de la guerra. Luego de esa época, se hicierongrandes capturas de peces en las aguas circundantes
Oscar Lugo Rodríguez y su Anacaona.
la caza con intercambio de productos en los puertosde Cabo Rojo y de Mayagüez. Estas familias teníancampamentos o rancherías en las costas desdedonde capturaban tortugas marinas (carey) convolantes de carey (redes de malla grande) que setendían en la laguna costera, cerca de los lugaresdonde accedían a las playas para anidar. Estosreptiles abastecieron las rancherías de Punta LosIngleses y Playa Pájaros, en el sureste de Mona,desde donde eran transportados y vendidos vivosen los comercios de Puerto Rico. En 1972, loscampamentos pesqueros y las rancherías fueroneliminados, ya que la Isla de Mona fue transferidaal Departamento de Recursos Naturales. Latradición pesquera de tortugas marinas se convirtióen una actividad ilícita, cuando la ley de especiesen peligro de extinción (1973) prohibió la capturade las dos especies de carey: de concha y blanco.La pesca de peces y de mariscos en el mar tieneuna historia similar. Durante los tiempos de losa la Isla de Mona. Para 1970, se estimó que 35embarcaciones se dedicaban a la pesca de chillosde profundidad, de meros y de pargos. Se calculaque cada embarcación capturaba aproximadamente500 lbs. de pescado por mes en faenas de 7 díasalrededor del Canal de la Mona.En la década de los 70, las operaciones de pescacomercial, que dominaban en el Canal de laMona, tenían artes de pesca y embarcacionesespecializadas para la captura de chillos de aguasprofundas. El carrete y la línea de mano se sustituyópor calas y malacates eléctricos que llevan losanzuelos hasta más de 100 brazas de profundidadpara capturar cartuchos, chillos ojo amarillos ymuniamas. Algunas de las embarcaciones quesobrevivieron pescando este recurso por décadasincluyen a los veleros Mayra, Cantalicio, TresHermanos y las lanchas Maruca, Antares, Jessica,Anacaona, Tinglar, Chegüi, Jaymilie, Santa María,Yanice Daluel, Sorylu, My Dream, Mona Queen,
Pescadores con captura de peje blanco en El Seco, Mayagüez.
   F  o   t  o  :   M   i  c   h  e   l   l  e   T .   S  c   h   ä  r  e  r  -   U  m  p   i  e  r  r  e   F  o   t  o  :   C  r   i  s   t   i  n  a   M  a   l   d  o  n  a   d  o   C  a  r  o
22
 
desvanecimiento de las especies que las formaban.Por ejemplo, según los mismos pescadores quelos capturaban, los meros cherna (
Epinephelusstriatus
) abundaban en las lagunas llanas cercanasa las playas y las costas rocosas. Aparentemente, sepodía escoger, mediante la pesca de arpón a pulmón(en apnea), cuál era el tamaño adecuado del merocherna para la ocasión. Hoy día, es muy raro veruno de estos, al igual que otras especies que formanagregaciones, como por ejemplo el pargo mulato(
 Lutjanus jocu
).Con la meta de proteger las poblaciones de pecesde arrecifes, se establecieron distintas medidas demanejo y regulaciones especícas en la ReservaNatural de Mona y Monito. Dentro de un radio de9 millas náuticas (hasta donde llega la designaciónde Reserva Natural), están prohibidas ciertas artesde pesca, como nasas, redes, chinchorro, arpón,palangre y aparatos para capturar peces de acuario,entre otros. Para ayudar a restaurar las poblacionesde peces de arrecifes, se ha establecido una reservamarina o zona de no pesca (
no-take zone
) alrededorde Mona y Monito hasta una milla náutica dela costa. Sin embargo, para propósitos de pescadeportiva, se permite la captura con hilo de pescar yanzuelo, desde la orilla, en las áreas recreativas dePlaya Sardinera y Playa Pájaros.El propósito de la reserva marina es permitir larecuperación de las poblaciones que han sidoafectadas por la pesca. Se espera que los procesosRosas de Mar, Solimar y María Egenia, entreotras. Varias generaciones de familias de tradiciónpesquera se criaron con las pescas del Canal de laMona. Para Oscar Lugo Rodríguez, dueño de laAnacaona, la pesca de profundidad le permitió vivirde este recurso durante muchos años y llegó a traerhasta 18 quintales (1800 lbs. o casi una tonelada) dechillos en un viaje de pesca por la Mona.Durante una evaluación de las condicionesde los recursos marinos de los arrecifes de lasislas de Mona y Monito, para el programa deSantuarios Marinos de la Administración NacionalOceanográca (NOAA, por sus siglas en inglés),se determinó que, al menos, 270 especies de peceshabitan en esta zona y que el arte de pesca máscomún era la de cordel y el carrete de mano. Sedocumentó la pesca recreativa de altura en las zonasprofundas alrededor de las islas, principalmente,para las especies pelágicas, incluyendo las agujas,las velas, los petos y los dorados. En los arrecifescercanos a las costas de ambas islas, los pescadoresrecreativos se enfocaban en la captura de meros yde pargos. Según el Plan de Reserva Forestal (DRN,1975), se documentó una merma en las especies depeces de arrecifes, como consecuencia de la pescade arpón. Aunque el arpón fue prohibido en la Monadesde 1973, raramente fueron puestos en vigor losreglamentos que así lo establecían. Otros recursosimportantes para la pesca recreativa, que abundabanen los arrecifes cercanos a la Isla de Mona, lo son elcarrucho, el bulgao y la langosta.La pesca intensa que se llevó a cabo en losarrecifes de las islas de Mona y Monito, duranteestas décadas, causó la merma de poblaciones dealgunas especies. Por ejemplo, hoy día es muyraro encontrar pargos y meros grandes. Los pargosy los meros forman agregaciones de desove enlugares especícos año tras año, por lo que elconocimiento tradicional de los pescadores quefrecuentaban la Mona se enfocó precisamente enestos eventos predecibles. Varias yolas de las costasde Puerto Rico se aventuraban a la Mona en viajescortos, durante los días después de la luna llena,especícamente para capturar los peces agregadospara reproducirse. La consecuencia de esta pescafue la desaparición de las agregaciones y el
Delimitación de la Reserva Marina en la Reserva Natural delas Islas de Mona y Monito.
   M  a  p  a  :   M   i  c   h  e   l   l  e   S  c   h   ä  r  e  r  -   U  m  p   i  e  r  r  e
23

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->