Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
3Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Mensaje sin destino- Mario Briceño Iragorry

Mensaje sin destino- Mario Briceño Iragorry

Ratings: (0)|Views: 314|Likes:
Published by Oswaldo Pacheco
Cuando radico en lo histórico
la causa principal de nuestra crisis
de pueblo, no miro únicamente a los valores
iluminados de cultura que provienen del pasado.
Me refi ero a la historia como sentido
de continuidad y de permanencia creadora.
Pongo énfasis al decir que nuestro empeño
de olvidar y de improvisar ha sido la causa
primordial de que el país no haya logrado
la madurez que reclaman los pueblos para
sentirse señores de sí mismos. ¿No nos
quejamos diariamente de la falta de respoñsabilidad
con que obran quienes asumen
cargos directivos sin poseer la idoneidad
requerida? Pues justamente ello proviene
del desdén con que se miraron los valores
antecedentes sobre los cuales se construye
el dinamismo defensivo de la tradición.
Cuando radico en lo histórico
la causa principal de nuestra crisis
de pueblo, no miro únicamente a los valores
iluminados de cultura que provienen del pasado.
Me refi ero a la historia como sentido
de continuidad y de permanencia creadora.
Pongo énfasis al decir que nuestro empeño
de olvidar y de improvisar ha sido la causa
primordial de que el país no haya logrado
la madurez que reclaman los pueblos para
sentirse señores de sí mismos. ¿No nos
quejamos diariamente de la falta de respoñsabilidad
con que obran quienes asumen
cargos directivos sin poseer la idoneidad
requerida? Pues justamente ello proviene
del desdén con que se miraron los valores
antecedentes sobre los cuales se construye
el dinamismo defensivo de la tradición.

More info:

Published by: Oswaldo Pacheco on Aug 08, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

11/09/2012

pdf

text

original

 
Revista
 Cifra Nueva
Julio-Diciembre 2009, Nº 20
Nueva Etapa
77
MENSAJE SIN DESTINO
Mario Briceño-Iragorry
(Ensayo sobre nuestra crisis de pueblo)(1951)(Mario Briceño-Iragorry,
Obras Completas
, Vol. 7. Ideario Politico Social I (PensamientoNacionalista y Americanista I. Edicones del Congreso de la República. Caracas-Venezuela. 1990.pp. 155-245)
 
Revista
 Cifra Nueva
Julio-Diciembre 2009, Nº 20
Nueva Etapa
78
A José Antonio Marturet,homenaje de aprecio y acendrada amistad.Por hábito de historiador, yo estudio siempreel pasado. pero es para buscar en el pasadoel origen del presente. para encontrar en lastradiciones de mi país, nuevas energías con quécontinuar la obra de preparar el porvenir.
Gil Portoul, en el Senado de la República
El primer desarollo de una conciencia autén-tica consistió en edi
car una conciencia delpasado.
Kahler, Historia universal del hombre.
Muchas almas sencillas creyeron durante largotiempo que la verdadera historia de Franciacomenzaba en el año l de la República. Sinembargo los más in
exibles revolucionarioshan renunciado a creerlo, y en la Cámara deDiputados. M. Jaurés ha declarado “que lasgrandezas de hoy están hechas con los esfuer-zos de siglos pasados. Francia no está resumidaen un día ni en una época, sino en la sucesiónde todos sus días, de todas sus épocas. de todossus crepúsculos y auroras”.
Le Bon, La Revolución Francesa.
Lo propio de la Historia está en los aconteci-mientos mismos, cada cual con su inconfundi-ble
sonomía, en que se re
ejan los aconteci-mientos pasados y se per
lan los del porvenir.
Croce, La Historia como hazaña de lalibertad.
 
Revista
 Cifra Nueva
Julio-Diciembre 2009, Nº 20
Nueva Etapa
79PROLOGOEste ensayo vuelve a las cajas deimprenta (como solemos decir quienes em-pezamos a escribir cuando la imprenta eramás arte que industria), para corresponder,por medio de una nueva edición, a la soli-citud con que el público lo ha favorecido.Satisfactoriamente para mí ello representaque el cuerpo de ideas sostenidas a travésde sus páginas, corresponde a una realidadnacional, que interesa por igual a otros ve-nezolanos.Escritores preocupados en el exa-men de nuestros problemas han consigna-do en las columnas de la prensa su opiniónacerca de los temas que aborda mi MEN-SAJE. Algunos han llegado a límites de ex-tremosa generosidad y encumbrada honra,otros han mostrado alguna disconformidadcon la manera de tratar yo ciertos temas.Quiero referirme fundamentalmen-te a la poca importancia que asigna uno delos críticos a nuestra carencia de continuidadhistórica como factor primordial de crisis,para ubicar toda la tragedia presente en soloel problema de la transición de la vieja eco-nomía agro-pecuaria a la nueva economíaminera. Jamás me atrevería a desconocer elprofundo signi
cado que en nuestro proce-so de pueblo tiene la presencia del petróleocomo factor económico y social, ni menosdesconozco las ventajas de la nueva rique-za. En mi ensayo lo he apuntado claramen-te, y en él me duelo de que, por carencia deun recto y provechoso sentido histórico dela venezolanidad, hubiéramos preferente-mente utilizado los recursos petroleros parasatisfacer bajos instintos orgiásticos, antesque dedicarlos a asegurar la permanenciafecunda de lo venezolano, y ello después dehaber olvidado ciertos compromisos con lanación para mirar sólo a la zona de los in-tereses personales. Cuando radico en lo his-tórico la causa principal de nuestra crisisde pueblo, no miro únicamente a los valoresiluminados de cultura que provienen del pa-sado. Me re
ero a la historia como sentidode continuidad y de permanencia creadora.Pongo énfasis al decir que nuestro empeñode olvidar y de improvisar ha sido la causaprimordial de que el país no haya logradola madurez que reclaman los pueblos parasentirse señores de sí mismos. ¿No nosquejamos diariamente de la falta de respo-ñsabilidad con que obran quienes asumencargos directivos sin poseer la idoneidadrequerida? Pues justamente ello provienedel desdén con que se miraron los valoresantecedentes sobre los cuales se construyeel dinamismo defensivo de la tradición. Noconsidero el Pesebre navideño ni el Enanode la Kalenda trujillano como factores deesencialidad para la construcción de un or-den social: miro en su derrota por el arbolitode Navidad y por el barbudo San Nicolás,la expresión de un relajamieto de nuestroespíritu y el eco medroso de la concienciabilingüe que pretende erigirse en signo denuestros destinos.Para ir contra el pasado, o paramirarlo sólo al esfumino de una pasión ro-mántica, algunos invocan sentencias carga-das de gravedad, que en otros pueblos hanservido para condenar la pesada e infruc-tuosa contemplación de un brillante preté-rito. En España, por caso, ¡cuánto gritaronlos hombres dirigentes contra la actitud deintroversión de su cultura! Allí el problemafue otro. Había allá una superabundancia dehistoria que impedía en muchos, por imper-fecta deglución, tomarla como nutrimentode futuro. ¡Nosotros. en cambio, no hemosbuscado en nosotros mismos los legítimosvalores que pueden alimentar las ansias na-turales de progreso. Cegados por varias no-vedades, nos hemos echado canales afueraen pos de falsos atributos de cultura, hastallegar a creer más, pongamos por caso, enlas “virtudes” del existencialismo que en lafuerza de nuestros propios valores cultura-les.Se me imputa que, llevado por elaire del pesimismo, no presento caminospara la solución de la crisis de nuestro pue-blo. Claro que si se buscan programas políti-cos como remedio, no apunto nada que pue-da tomarse por una posible solución. Perotras lo negativo de los hechos denunciados,está lo a
rmativo de la virtud contraria, ymás allá de la censura de ciertas actitudes,cualquiera mira el campo recomendable.Con diagnosticar el elemento externo que

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->