Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
21Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ingeniería de la verdad, por Alberto Bovino

Ingeniería de la verdad, por Alberto Bovino

Ratings: (0)|Views: 6,900|Likes:
Published by ABovino

More info:

Published by: ABovino on Aug 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/12/2015

pdf

text

original

 
Ingeniería de la verdad
Procedimiento penal comparadoPor Alberto B
OVINO
*
 
Este enfoque historiográfico de tipo retrospectivo representa el rasgo más característico de lainquisición. La inquisición no es sólo instrucción secreta, ausencia de defensa y exclusión delcontradictorio. Es, antes que eso, un método de investigación, una lógica, una teoría delconocimiento. El método consiste precisamente en la formulación y en la fundamentaciónautoreflexiva de las acusaciones o de las hipótesis historiográficas, que no siguen, sino quepreceden a la investigación, la orientan y son, ellas mismas, guía y clave de la lectura de los hechos.La forma lógica y argumentativa es aquella del razonamiento circular y de la petición de principios. Elresultado es la infalseabilidad preordenada de las acusaciones. En fin, dada su base tautológica nodisponible ni a la verificación ni a la refutación empírica, la inquisición se configura como un modeloinvestigativo marcado por un específico objeto procesal: no los delitos sino el reo, no los hechosconcretos sino la personalidad misma —moral, intelectual— del imputado.De esta base epistemológica, en la que coinciden la historiografía idealista-conspirativa y la lógicaprocesal inquisitiva, desciende la tendencia a considerar como falsas, o inatendibles, omultisignificativas, todas las fuentes de prueba que contradigan las acusaciones y a volver a buscar,entonces, los elementos que le resultan concordantes.Luigi F
ERRAJOLI
,
Il caso '7 de aprile'. Lineamenti di un proceso inquisitorio
.
 
I. Introducción
Una de las formas posibles de estudiar un modelo de procedimiento penal es a partir de suconsideración como un método de construcción de la verdad. Para ello, analizaremos la estructura delprocedimiento y, al mismo tiempo, los actores que en él participan, y las atribuciones y facultades deestos actores. Así, nuestras consideraciones no estarán referidas al articulado de un códigodeterminado. Nos dedicaremos, en cambio, al análisis de ciertas características estructurales de dosmodelos de procedimiento penal que, supuestamente, comparten un objetivo común, comoinstrumentos realizadores de la búsqueda de la verdad. Los modelos elegidos para el análisispresentan profundas diferencias entre sí.La afirmación de que el sistema de enjuiciamiento penal adoptado por una comunidad jurídicadeterminada es el reflejo de los valores sociopolíticos de esa comunidad es, en la actualidad, unaproposición aceptada entre los juristas. Intentaremos llevar a cabo, entonces, un análisis delprocedimiento penal como forma de construcción de la verdad a partir de dos modelos que, de acuerdocon la literatura procesal penal, son presentados como antagónicos.El primero de ellos es el procedimiento estadounidense, representante acabado de un modeloacusatorio formal
1
en el marco de la tradición jurídica anglosajona. El segundo, el procedimiento federalde mi país, muestra del sistema inquisitivo reformado propio de la tradición jurídica continental europea,
*
Texto de una ponencia escrita y presentada en un Seminario en 1995, en la Facultad de Derecho de la Universidad deBuenso Aires.
1
Un modelo procesal es acusatorio formal cuando las funciones requirentes y decisorias se hallan repartidas en órganosdiferentes (por ej., ministerio público y juez de garantías o tribunal de juicio), y es acusatorio material cuando, además detener divididas las funciones requirentes y decisorias, las primeras sólo pueden estar a cargo de un individuo particular y node un órgano del estado. Cf M
AIER
, Julio B. J.,
Derecho Procesal Penal [DPP],
Del Puerto, Buenos Aires, t. I, en prensa, §8.
 
 2
especialmente de la primera reacción que esta tradición produjera para poner límites a los excesoscometidos por el modelo inquisitivo puro consolidado con los Estados absolutos
2
.Antes de señalar las diferencias entre ambos modelos, es menester destacar sus similitudes. Laliteratura perteneciente a la tradición continental afirma que la averiguación de la verdad es el objetivodel procedimiento penal. Si bien la meta última del procedimiento penal reside en la realización delderecho penal, esto es, en la aplicación del derecho penal sustantivo, esa meta sólo puede ser alcanzada si, a través del procedimiento, se determina la verdad del acontecimiento histórico que fundala imputación de responsabilidad y, a la vez, torna necesaria la respuesta punitiva. En el contextoestadounidense, también se consolida la misma afirmación: la búsqueda de la verdad es el objetivo delprocedimiento, aun cuando esta afirmación puede resultar extraña por diversas razones
3
.Frente a estas similitudes, podríamos creer que la única diferencia entre ambos modelos esinstrumental, esto es, que sólo existe en la medida en que a través de distintos métodos se persigue unobjetivo común. Sin embargo, a pesar de la similitud del objetivo declamado para el proceso penal, esposible indagar diferencias en el significado de los distintos presupuestos que fundan cada uno de losmodelos de construcción de la verdad considerados. Pasemos, ahora, a esas diferencias.
II.
The American way of punishment 
 
Lo que primero llama la atención para quienes convivimos en la tradición continental, al leer doctrina y jurisprudencia estadounidenses, reside en que el sistema de enjuiciamiento penal propio de los EE.UU.es considerado sólo como
uno
de los métodos posibles para averiguar la verdad, y no el único
4
. Situvierámos que describir las particularidades del procedimiento estadounidense que más interesan enesta discusión, deberíamos destacar dos de ellas:
2
Sobre la historia del procedimiento penal en el marco del derecho europeo continental y argentino, cf. M
AIER
, Julio B. J.,
DPP 
, cit., § 5, y la extensa bibliografía allí citada.
3
Nos referimos a la ausencia del principio de legalidad procesal (contenido, en nuestro derecho, en el CP, 71), a laposibilidad de respuestas no penales aun para los casos en los cuales se intenta dar respuesta a ciertos conflictos a travésde la justicia penal —
diversion
—, a la facultad del fiscal de negociar los cargos que constituirán, finalmente, la imputaciónformal. Lo cierto es que cuando el caso llega a juicio, es claro que el objeto del juicio es demostrar ante el jurado la verdadde la imputación formulada por el fiscal; la misma obligación de determinar la verdad de la imputación existe, si bien muchomás limitadamente por el carácter propio de la práctica del
 plea bargainin
, cuando el imputado se declara culpable a travésde un
guilty plea
—con o sin
 plea bargaining 
, puesto que, si bien esto es lo que sucede en la gran mayoría de los casos, notodas las declaraciones de culpabilidad implican la existencia de un
 plea bargaining 
— antes del juicio. Es un requisito, en elorden federal, que el juez compruebe de algún modo la probabilidad de que sea cierto el hecho que el imputado reconocecomo propio. Por otra parte, en este trabajo el análisis comparativo se realiza a partir de los dos modelos de juicios queambos sistemas regulan, con lo cual deberíamos dejar de lado el sistema de
 plea bargaining 
, que permite las condenas sin juicio. Si bien cualquier intento de estudio
serio
del procedimiento estadounidense debería dedicarse extensamente a lapráctica del
 plea bargainin
, por ser este el método a través del cual se resuelven más del 90 % de los casos penales en losEE.UU., en este trabajo nos dedicaremos a analizar ciertos aspectos del juicio de ese país por el significado de sus reglas,que resulta interesante contrastar con las de nuestro procedimiento. Sobre la ausencia del principio de legalidad procesal yfacultades de negociación del fiscal (
 plea bargaining 
), ver G
UARIGLIA
, Fabricio,
Facultades discrecionales del ministerio público e investigación preparatoria: el principio de oportunidad 
, en AA.VV.,
El ministerio público en el proceso penal 
, ed. acargo de Julio B. J. Maier, Ad-Hoc, Buenos Aires, 1993; Bovino, Alberto,
Composición estatal, política criminal inquisitiva y art. 14 de la ley penal tributaria
, en AA.VV.,
Delitos no convencionales
, ed. a cargo de Julio B. J. Maier, Del Puerto, BuenosAires, 1994. Sobre
diversion
, ver Marino, Esteban,
La suspensión del procedimiento a prueba
, en AA.VV.,
El nuevo CódigoProcesal Penal de la Nación. Análisis critico
, ed. a cargo de Julio B. J. Maier, Del Puerto, Buenos Aires, 1993. Por unanálisis crítico de la práctica del
 plea bargaining 
, cf. Langbein, John H.,
Torture and Plea Bargaining 
, en The University of Chicago Law Review, 1978, vol. 46, ps. 3 y siguientes.
4
Los estadounidenses no sólo reconocen a su sistema de enjuiciamiento como uno de varios métodos posibles paraaveriguar la verdad, sino que también afirman que es el mejor. Sin embargo, ello no les impide, como le sucede a los juristas continentales, caer en la confusión de creer que su procedimiento sea el único método posible para averiguar laverdad. En nuestro medio, cada vez que se pretende justificar alguna facultad inquisitiva otorgada al tribunal se invoca lanecesidad de averiguar la verdad, como si esa fuera la única forma posible de hacerlo. En otras palabras, se asume, sindiscusión, que el tribunal inquisitivo es la única forma existente de averiguar la verdad, sin reconocer que el mismo objetivopuede alcanzarse a través de otras formas de organización del procedimiento.
 
 3
a) La estructura del procedimiento: todas las reglas del proceso están diseñadas para que un juzgador profesional inactivo escuche cómo los abogados de ambas partes presentan su propia versión de loshechos discutidos de la mejor manera posible para el interés que representan. El tema a discutir es,claramente, aquél que las partes presentan ante el juzgador, es decir, aquél en el cual las partes noestán de acuerdo, como sucede, en nuestro derecho, en un proceso civil.b) El juzgador no profesional: las decisiones principales son tomadas por personas que no sólo
no sonprofesionales del derecho sino que, además, ni siquiera son jueces permanentes
5
.Si tuviéramos que describir el procedimiento a través de una figura geométrica, podríamos utilizar untriángulo que descansa sobre su base, en el cual el ángulo superior representa al juez, y los dosinferiores a las partes. La figura del triángulo, sin embargo, sólo puede resultar útil para describir lasetapas del procedimiento en las cuales no interviene activamente el jurado, es decir, desde el inicio dela investigación hasta que el jurado se retira a deliberar para alcanzar un veredicto.En el derecho continental, en cambio, cada vez que se intenta justificar cierto tipo de facultades deltribunal que van más allá de la actividad decisoria sobre las peticiones formuladas por las partes, sedestaca que tales facultades son necesarias por ser, precisamente, la búsqueda de la verdad elobjetivo del procedimiento penal
6
. A través de este mecanismo justificatorio se autoriza al tribunal adesempeñar una actividad que excede, ampliamente, el papel estrictamente decisorio que es,supuestamente, propio del poder judicial. Este mecanismo permite realizar dos inferencias. En primer lugar, se presume que al otorgarle a dos órganos diferentes la obligación de descubrir la verdad —ministerio público y tribunal—, el objetivo resulta alcanzable más fácilmente. En segundo lugar, sepresume que el tribunal, por ocupar un lugar considerado "neutral", se encuentra en mejor posición quelas partes para alcanzar la verdad. A esta consideración se agrega que —al menos en nuestro país—el tribunal está integrado, exclusivamente, por jueces permanentes y profesionales
7
, esto es, por personas que se ocupan profesionalmente de estos menesteres y que han sido entrenadas en unsaber específico: el saber jurídico.Así, mientras el primer modelo asume que hay diferentes maneras de presentar, apreciar, evaluar oconsiderar las circunstancias de hecho y los principios normativos aplicables a cada caso, reconoce, ala vez, que hay dos partes con intereses diferentes. En este marco procesal, las
 partes
actúan como
representantes de un interés
que, como consecuencia, configura una interpretación determinada de lasituación sometida a decisión. En este sentido, el interés por la persecución penal es considerado uninterés más, es decir, como la expresión de ciertos valores, y al mismo tiempo, es equiparado —puestoal mismo nivel— al interés individual que resiste la persecución estatal.
5
La decisión inicial de permitir la persecución penal sólo está en manos de legos, necesariamente, en el sistema federal,pues la Corte Suprema ha establecido que esta garantía no se aplica a los Estados; ver Hurtado v. California (1884). Éstaes una de las pocas garantías incluidas en la Constitución Federal de los EE.UU. que la Corte no ha extendido a losprocedimientos estatales. De acuerdo con la regla 7 de las Reglas Federales del Procedimiento Penal (
Federal Rules of Criminal Procedure
), la persecución de todo delito cuya pena exceda de un año de prisión debe ser iniciada a través de un
indictment 
que el fiscal debe obtener de un gran jurado. La misma regla establece que esta exigencia puede ser renunciadapor el imputado, con excepción de los delitos que prevén la pena de muerte.
6
Así, por ejemplo, Clariá Olmedo justifica este tipo de facultades del tribunal "por la indisponibilidad del objeto sustancial yla necesidad de una investigación integral". Cf. Clariá Olmedo, J.,
Derecho Procesal Penal,
Lerner, Córdoba, 1985, t. III, p.176.
7
Ello a pesar del claro mandato constitucional sobre el sistema de juicio por jurados. Sobre la necesidad de adecuar elprocedimiento penal a este mandato, cf., Goransky, Mirna,
¿Un juicio sin jurados?,
en AA.VV., El nuevo Código procesalpenal de la Nación. Análisis crítico, cit.; Hendler, Edmundo, y Cavallero, Ricardo J.,
Justicia y participación. El juicio por  jurados en materia penal 
, Universidad, Buenos Aires, 1988. Una sentencia interesante sobre el tema en la causa nº 1.456,publicada en No Hay Derecho, Buenos Aires, 1991, nº 5, p. 14, con comentarios de Bidart Campos, Germán,
¿Hay OmisiónConstitucional en la Ausencia de Juicio por Jurados?
, y Pastor, Daniel R.,
 Acierto e Hipocresía de una SentenciaTrascendente.
 

Activity (21)

You've already reviewed this. Edit your review.
ABovino added this note
Estructura del procedimiento y sujetos procesales
ABovino added this note
Las diferencias de ambos sistemas en cuanto a la metodología para alcanzar la verdad, Son solo diferenciasmetoodológicas o presuponen conceptos de verdad diferentes?
1 thousand reads
1 hundred reads

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->