Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Como Hablar Bien en Publico

Como Hablar Bien en Publico

Ratings: (0)|Views: 4|Likes:
Published by J.a. Daza Soruco

More info:

Published by: J.a. Daza Soruco on Aug 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/25/2015

pdf

text

original

 
COMO HABLAR BIEN EN PÚBLICO
E INFLUIR EN LOS HOMBRES DE NEGOCIOS
 
DALE CARNEGIE
COMO HABLAR
BIEN EN PUBLICO
E INFLUIR EN LOS HOMBRES
DE NEGOCIOS
Traducción y adaptación de 
JORGE CIANCAGLINI
EDITORIAL SUDAMERICANA
 
PRIMERA EDICION
Octubre de 1947 
2a. Reimpresión en México: marzo, 2003
Queda hecho el depósito que previene la Ley 11.723
C1947,
 Editorial Sudamericana, S.A. Humberto 1531, Buenos Aires.
ISBN: 950-07-0155-3
Título del original en inglés:
Public Speaking and Influencing
 Men in Business
 INTRODUCCIO En toda la nación se esproduciendo un movimiento de
educación adulta; y la fuerza más sorprendente de este mo-
vimiento es Dale Carnegie, un hombre que ha escuchado y
criticado
más discursos de gente adulta que ningún otro ser 
humano.
 De acuerdo con un reciente "Créase o no", de
 Ripley, ha criticado 150.000 discursos. Si esa suma no nos
impresionare
 por sola, recordemos que significa un dis-
curso por cada día transcurrido desde el descubrimiento de América. O en otras palabras, si todos los hombres que ha-
blaron delante de él lo hubieran hecho durante sólo tres
minutos cada uno, y en rápida sucesión, habría debido escu-
char un año completo, con sus días y sus noches. La carrera de Dale Carnegie, llena de bruscos contrastes,
es un ejemplo de lo que puede lograr un hombre que estáasediado por una idea original y aguijoneado por el entu-
siasmo.
 Nacido en una alquería de Misuri, a diez millas del ferro-
carril,
no vió un tranvía hasta que tuvo doce años: hoy a
los cuarenta y seis, le resulta familiar cualquier rincón de la
tierra, desde
 Hong-Kong hasta Hammerfest; y en cierta opor-
tunidad estuvo más cerca del Polo Norte que el almirante
 Byrd del Polo Sur, en Little America.
 Este
muchacho de Misuri que cogía moras y cortaba cas-
tañas por cinco centavos la hora, gana hoy un dólar por 
minuto enseñando a los jefes de grandes compañías comer-
ciales el arte de la expresión.
 Este
muchacho que fracasó por completo en las seis pri-
meras veces que habló en público, fué más tarde mi empre-

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->