Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
5Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
7 El Sermon Del Monte - Samuel Perez Millos

7 El Sermon Del Monte - Samuel Perez Millos

Ratings: (0)|Views: 1,634|Likes:

More info:

Published by: Samuel Pérez Hidalgo on Aug 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

11/01/2013

pdf

text

original

 
JESÚS DE NAZARET: ENSEÑANZAS.
Samuel Pérez Millos
192
ESTUDIO 7
El Serm
ó
n del Monte (6)REALIDAD O APARIENCIA DE LA VIDA DE FE
Pasaje: 7:1-29
OBJETIVOS DEL ESTUDIO
1. Analizar las ultimas ense
ñ
anzas de Jes
ú
s en el
“Sermón del Monte”
.2. Entender la responsabilidad de emitir juicio de intenciones juzgando a las personas.3. Conocer la
“Regla de Oro”
que debe regir la vida del creyente.4. Comprender que la vida de fe se manifiesta en un determinado modo de actuaci
ó
n queevidencia la realidad de la misma.5. Afirmarse en la verdad de que Dios no juzga las obras en s
í 
mismas, sino la intenci
ó
n delcoraz
ó
n de quien las ejecuta.6. Tomar una decisi
ó
n personal sobre el compromiso con Cristo que demanda la vida de fe.
TAREAS
1. Dedicar tiempo a la oraci
ó
n antes del estudio pidiendo al Se
ñ
or claridad de comprensi
ó
npara entender su Palabra y despu
é
s del mismo para aplicar las ense
ñ
anzas recibidas.2. Leer varias veces el pasaje que se estudia y, si es posible, en versiones distintas.3. Con la ayuda sola del
“Bosquejo de Estudio”
analizar el pasaje anotando las conclusionesque se alcancen.4. Volver a estudiarlo de nuevo con ayuda de las notas y contrastar los resultados.5. Responder a las preguntas de repaso.
 
JES
Ú
S DE NAZARET: ENSE
Ñ
ANZAS.
Samuel P
é
rez Millos
193
INTRODUCCI
Ó
N
En las ense
ñ
anzas que Jes
ú
s dio en el
Serm
ó
n del Monte
enfrent
ó
el aspecto legalistade la falta de misericordia que los fariseos practicaban. Dios demanda una santidad y justiciacomo la suya, no conform
á
ndose con algo menor (1 P. 1:15-17). Los fariseos hab
í 
anestablecido su propia justicia. Hab
í 
an dividido y codificado la Ley. Para ellos ten
í 
a trescientossesenta y cinco mandamientos negativos y doscientos cincuenta positivos. De este modo seconstitu
í 
an en jueces de los dem
á
s, en juicio sin misericordia que pretend
í 
a juzgar por hechosexternos, sin importarles la situaci
ó
n interior que motiv
ó
la acci
ó
n. Cristo ense
ñ
a el gravepecado de juzgar a los dem
á
s y de las consecuencias que acarrea tal acci
ó
n (vv. 1-7). Lasense
ñ
anzas de Jes
ú
s sobre el modo de vida del creyente hace que, a esta altura del
Serm
ó
n
,el oyente perciba la distancia en que se encuentra su vida de las demandas. Sin embargo losrecursos de Dios se ense
ñ
an tambi
é
n, mediante la oraci
ó
n que abre las puertas de lasbendiciones y ayuda de Dios en cualquier situaci
ó
n de la vida del creyente. El Se
ñ
or insta ala oraci
ó
n persistente y da las razones por las que debe practicarse (vv. 7-11). De igual modolas relaciones del creyente con las dem
á
s gentes de su entorno, se establecen mediante una
regla de oro
que regula el modo correcto de vida del creyente en la sociedad (v. 12).Casi concluida la ense
ñ
anza general del
Serm
ó
n
, el Maestro hace las
ú
ltimasrecomendaciones, a la vez que confronta a los oyentes con la ense
ñ
anza recibida demandandode ellos una decisi
ó
n personal sobre el modo de vida que seguir
á
n en adelante. Les exhort
ó
aun compromiso con Dios entrando por la puerta estrecha y siguiendo en el camino angosto,record
á
ndoles las dificultades que salen al paso de quienes desean andar por
é
l (vv. 13-14). Lasvoces de los falos profetas procurar
á
n alejar de este camino al creyente comprometido. Cuandomenos procurar
á
n que se detenga y no siga progresando y, en ocasiones hacerle caer en suprop
ó
sito de compromiso y fidelidad. Para que los falsos profetas puedan ser identificados,el Se
ñ
or establece un modo preciso de reconocerlos (vv. 15-20). Las graves consecuencias deuna vida de apariencia de piedad pero sin relaci
ó
n con Cristo se ponen de manifiesto en lavisi
ó
n futura que da de tales personas. Dios no se conforma con ese tipo de vida ni la desea.Por tanto, Cristo, advierte del error que es vivir en esa manera (vv. 21- 23). Finalmenteconcluye la ense
ñ
anza con la ilustraci
ó
n de dos vidas asemej
á
ndolas a dos construcciones yel resultado final de cada una de ellas. Con ella resume la ense
ñ
anza general, instando a unareflexi
ó
n sobre la vida de comuni
ó
n con Dios (vv. 24-27).
F) Las relaciones del creyente (7:1-12).a) El juzgar a otros (7:1-5).
1. Un mandamiento (7:1).1.1.El mandamiento establecido.
 
JES
Ú
S DE NAZARET: ENSE
Ñ
ANZAS.
Samuel P
é
rez Millos
1941.1.1.
 No juzgu
é 
is
.I7LSJWOFUF
/PKV[HVJT 
1.1.2.Hace alusi
ó
n al esp
í 
ritu cr
í 
tico o de censura hacia los dem
á
s.1.1.3.La palabra
cr 
í 
tico
 ,
procede de la misma ra
í 
z.1.1.4.El a
á
n de juzgar a otros es la expresi
ó
n del orgullo personal.1.1.5.Cuando alguien coloca sus propias normas en lugar de las de Dios, seerige en juez de los dem
á
s.1.1.6.Es la conducta propia del hip
ó
crita (Is. 65:5).1.1.7.Cristo est
á
prohibiendo emitir juicio sobre las intenciones de otros yaque s
ó
lo Dios conoce lo que hay en el coraz
ó
n (Ro. 14:13).1.2.El alcance del mandamiento.1.2.1.No da excusa para no distinguir entre el bien y el mal.1.2.2.No da excusa para no condenar el pecado (1 Co. 5:4-5).1.2.3.No significa admitir errores doctrinales (1. Jn. 4:1).1.2.4.Cristo proh
í 
be emitir juicio sobre las motivaciones, m
á
s que sobre lasacciones.1.2.5.Los hombres ven s
ó
lo los hechos y por ellos juzgan las intenciones quelos motiva, pretendiendo conocer el coraz
ó
n.1.2.6.Cristo ense
ñó
esto claramente (Jn. 7:24).1.2.7.El Se
ñ
or est
á
diciendo:
no os volv
á
is cr 
í 
ticos
1.2.8.No debe juzgar del estado espiritual de otros llam
á
ndoles hip
ó
critas,malvados, infieles, etc.1.2.9.Hay prohibici
ó
n expresa para ello (Ro. 14:10, 13; Stg. 4:11-12).

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->