Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Reprogramar El PSOE Para Hackear El Gobierno

Reprogramar El PSOE Para Hackear El Gobierno

Ratings: (0)|Views: 27|Likes:
Published by César Calderón

More info:

Published by: César Calderón on Sep 01, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/11/2013

pdf

text

original

 
Reprogramar el PSOE para hackear el gobierno
Según leo en la prensa, elPSOEva a celebrar durante el otoño que está a punto deentrar, una conferencia de organización que entiendo tiene dos objetivos: El primero sinduda debe poner las bases para volver a presentarse en sociedad como opción degobierno trasel varapalo electoral de hace unos meses, y por otro, quizá previo incluso alanterior, emprender una amplia renovación de estructuras,métodos organizativos,equipos y programas.Nadie me ha llamado a esa fiesta, pero como creo que alguien del PSOE si que lee estabitácora, me auto-invito yo mismo con la sana intención decontribuir a ese debate conalgunas ideas, a sabiendas de que este tipo de convocatorias suelen convertirse en uncoro de voces -en algunos casos, quejosas, otras incluso malhumoradas- y tratando deque ese griterío se convierta en esta ocasión en una multitud de manos que se pongan ala tarea de debatir sin apriorismos y sobre todo, haciéndose cargo de la obra que lasocialdemocracia española tiene por delante. Es decir, trabajando más que protestando,si ello fuera posible de una santa vez.Para empezar, quiero denunciar una de las falacias más exitosas de los últimos tiempos,aquella que dice que los partidos deben funcionar como las empresas privadas, primahermana de esa otra que defiende que la economía de un país es homologable a laeconomía doméstica de una familia. Dos ideas que a pesar de ser groseramente falsasforman ya parte de un imaginario colectivo cada vez más reducido a “lugares comunes”.
 
No, no creo que un partido político deba funcionar como una empresa privada, ni siquieraen el caso de que nos refiramos a una empresa tecnológica, los metodos organizativos deuna empresa, sus objetivos, sus métodos de selección de dirigentes y sus incentivos sontan absolutamente antagónico, que si alguien optase por hacer convivir esas dos culturas,el partido resultante implosionaría violentamente y se descompondría en neutrinos antessiquiera de haber conseguido siquiera elegir su comisión ejecutiva.Mas bien creo que si a algo debe comenzar a parecerse el PSOE es a internet, es decir,una estructura abierta, donde las tareas se realicen de forma colaborativa sin controles nipermisos y de forma generativa.¿ Y es posible transformar el PSOE, una organización altamente jerárquica y centralizadaen un modelo de partido-red sin perder eficacia? Yo creo que no es facil, y queevidentemente es una tarea que deberá ser realizada en diferentes fases, pero consinceridad creo que es posible, y a eso voy a dedicar los próximos posts en esta bitácora.No me cabe duda que el PSOE sigue siendo la unica fuerza progresista de nuestro paíscon posibilidades de gobernar, pero su software se ha quedado anquilosado, necesita unaurgente re-programación tanto de su código fuente como de nuevas apps y widgets que lepermitan loguearse en estos nuevos tiempos. Porque sin un PSOE reprogramado ensoftware libre y con sus líneas de código abiertas a la ciudadanía, será imposibleconseguir el último objetivo, que no es otro que el de hackear el gobierno.
1.- De la necesidad de ampliar as formas de militancia
El PSOE ha evolucionado muy poco desde el punto de vista organizativo desde su 28congreso. El final de la dictadura franquista y el abandono de la clandestinidadalumbraron un partido cuyo mayor reto fue su articulación territorial, conseguida connotable éxito a los pocos años, de tal suerte que quedaron pocos pueblos en España sinsu agrupación local del Partido Socialista. Una articulación que ha sido en buena medidaresponsable de su buen comportamiento electoral durante todos estos años.Para los que vivieron esa época, ( y para los que no) simplemente recordarles algunospequeños detalles: En 1978 no solamente no existían los teléfonos móviles, sino que notodos los hogares españoles tenían teléfono fijo; ni siquiera se había inventado el
 
fax,internet se popularizaría casi 20 años más tarde, y las redes de carreteras yferrocarriles eran casi decimonónicas, se podían tardar perfectamente 8 horas recorriendola distancia entre Bilbao y Madrid, y algo más entre Sevilla y la capital. Un viaje Barcelona – Madrid superaba las 12 horas.En esa época los ciudadanos se comunicaban por correo escrito, y si era muy urgente por telegrama, que en un lujo de velocidad, podía entregarse en el domicilio del destinatarioen doce horas, pero cuyo precio era prohibitivo. Era una sociedad en la que losciudadanos se relacionaba lentamente, y los gobiernos disponían de las únicasherramienta de comunicación masiva eficientes: El parte de RNE y el telediario de RTVE,la única televisión que existía.Los partidos políticos, casi recién nacidos, no tenían acceso a la ciudadanía salvo enperiodos preelectorales , y su herramienta de comunicación de masas más sofisticadaeran la“vietnamita” (también llamada ciclostil), una suerte de impresora a manivela con laque se editaban pasquines en tamaño A4 para ser buzoneados por el pueblo o la ciudad.En esa España que los más jóvenes solo conocen a través de series como “cuéntame”, elPSOE adoptó un esquema organizativo acorde a los tiempos, bien trabado, garantista yeficiente, que le permitía llegar a millones de ciudadanos en pocos días gracias a susagrupaciones, y que por otro lado permitía equipos políticos estables y permanentementearticulados.Las casas del pueblo, tras nacer como verdaderas escuelas populares en las que seenseñaba a leer y a escribir a los trabajadores, pasaron durante esos años a ser centrosde debate político en un país en el que ambos conceptos habían sido proscritos durante40 años, lugares donde se aprendía democracia y se practicaba la militancia de formaabierta, convirtiéndose en verdaderos polos de atracción política para decenas de milesde ciudadanos que quería participar en el nuevo tiempo que estaba naciendo.Hoy, 34 años después, las cosas siguen casi igual, salvo por la introducción de los grupossectoriales el esquema organizativo del PSOE y sus métodos para generar consensosinternos, articular mayorías y definir programas sigue siendo basicamente los mismos.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->