Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
13Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Esclarín - Jesús maestro y pedagogo

Esclarín - Jesús maestro y pedagogo

Ratings: (0)|Views: 360|Likes:

More info:

Published by: Francisco Javier Robalino on Sep 02, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/21/2015

pdf

text

original

 
 
JESÚS MAESTRO Y PEDAGOGOAportes para una cultura escolar desde los valores del evangelio 
 Antonio Pérez Esclarín (2008)
 
“ 
Suelo decir que, independientemente de la posición cristianaen la que siempre traté de estar, Cristo será para mí,como lo es, un ejemplo de pedagogo…Lo que me fascina de los evangelios es la indivisibilidad entre su contenido y el método con que Cristo lo comunicaba”  (Paulo Freire)
 A todos los maestros y maestras que se esfuerzan cada díapor seguir los pasos de Jesús y trabajan con entusiasmo porgestar una educación y una pedagogía al servicio deldesarrollo integral de sus alumnos.
 
2
 
PRESENTACIÓN 
Hace aproximadamente dos mil años, el Maestro Jesús, arrastrado por el Espíritu, empezóa recorrer los caminos y aldeas de Palestina, con un ferviente llamado a la conversión, a larevolución profunda del corazón. Dios era un Padre que nos amaba entrañablemente a todosy que, por ello, quería que viviéramos como hermanos. Era un Pastor amoroso, buscadorincansable de la oveja perdida. Era un Médico, ansioso siempre de curar. No era un Juez lejanoy frío, sino una Madre cariñosa. La plenitud y la felicidad no se encontraban en el poder, en las riquezas, en el prestigio, sino enel amor. Había que vivir construyendo el Reino de la fraternidad, la justicia y la verdadera paz.La perfección no consistía en el cumplimiento estricto y minucioso de la ley y de los preceptos,sino en el servicio al hermano, sobre todo al hermano excluido, golpeado, abandonado,rechazado. El templo no era el lugar sagrado por excelencia, morada predilecta de Dios. Diosmoraba en el corazón necesitado del hermano.Pobres, enfermos y menesterosos, sobre todo, se colgaban de sus labios, bebían con avidez suspalabras en las que encontraban una respuesta a las esperanzas y ansias de sus vidas. Jesús eracomo una fuente de agua viva en la que podían lavar sus cansancios, limpiar sus suciedadesy saciar su sed más profunda. Era una Luz que guiaba sus pasos por caminos de esperanza yplenitud. Era Sal que le daba sabor a la vida. Era Pan que alimentaba y daba fuerzas, Vino quealegraba los corazones.Desde hace ya algún tiempo, vengo constatando con preocupación que los educadorescristianos no estudiamos con la debida seriedad y profundidad a Jesús como Maestro.Difícilmente superamos las generalidades de algunas frases como llamarle “El Maestro deMaestros”, pero no abrevamos nuestra práctica educativa y pedagógica en sus enseñanzasy estilo pedagógico. Junto a esto, observo también que la formación religiosa que muchosreciben en retiros y convivencias no siempre se traduce posteriormente en cambiospedagógicos, en nuevas relaciones, en cultivo y alimento de la vocación de servicio. Parecieraque no terminamos de integrar fe y vida y seguimos atrapados en una fe y una religión en lasque parecemos buscar consuelo para nuestras vidas, más que aliento y fuerza para cambiar devida. Me preocupa también que, en muchos centros católicos, la pastoral aparece como unapéndice, como un añadido, como una materia donde se aprende la doctrina cristiana, perono se convierte en el espíritu, en fuerza que anima toda la cultura y la vida escolar. En estostiempos de incertidumbre y confusión, la educación católica debe constituirse en la “levaduraen la masa” de la educación. Debe ser mucho más propositiva, demostrar con hechos que estácomprometida en lograr una educación de verdadera calidad integral para todos, en especialpara los más pobres, necesitados y carentes, medio esencial para abatir la pobreza y lograruna verdadera ciudadanía participativa y solidaria. Para ello, la educación católica tiene que ser mucho más radical, es decir, tiene que volver asus raíces y afincarse fuerte en ellas. Y sus raíces son Jesús, Palabra de un Dios que arde endeseos de comunicarse con nosotros, sus hijos, Camino a la Vida Verdadera. Este libro sólo pretende aportar algunas preocupaciones y tal vez unos pocos elementospara que, entre todos, vayamos estructurando nuestros centros educativos sobre los valoresevangélicos y los educadores cristianos podamos modelar nuestra conducta y nuestrasprácticas en el Maestro Jesús, ese pueblerino que, sin estudios especiales, fue capaz derevolucionar la historia y nos enseñó la profunda sabiduría de salvar la vida, haciendo de ella
3
 
semilla de vida para los demás. .
4

Activity (13)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
verochi_36 liked this
jajajab liked this
leomahechav26 liked this
mariocampoc liked this
dziwak liked this
ocso_viaceli8684 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->