Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
10Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
¿Fue condenada la Teología de la Liberación?

¿Fue condenada la Teología de la Liberación?

Ratings: (0)|Views: 1,068 |Likes:
De U¿C? para la revista Vértice del Movimiento Gremial
De U¿C? para la revista Vértice del Movimiento Gremial

More info:

Published by: César Eduardo Barrientos Bahamonde on Sep 02, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

 
¿Fue condenada la teología de la liberación?
U¿C?
*
Agosto 30 de 2012
La edición del boletín
Vértice
del Movimiento Gremial aparecida afinales de agosto contiene una breve columna sobre la situación de laPontificia Universidad Católica del Perú. El texto señala que una de lasaristas del actual conflicto entre la diócesis de Lima y esa universidadsería la enseñanza de una teología no acorde al magisterio de la Iglesiacatólica. En la columna se lee: «con el paso del tiempo y en especial apartir de los años 70 la enseñanza en la la (sic) Pontificia UniversidadCatólica del Perú ha (sic) impartido temas no concordantes al (sic)Magisterio de la Iglesia, entre ellos la teología de la liberaciónfuertemente criticada y condenada por Juan Pablo II, argumentando quesus bases materialistas no son compatibles con el Evangelio».La manera en la cual el texto se refiere a la teología de la liberaciónes equivocada y podría inducir a error a varios lectores y lectoras.Dejando de lado la calificación de esta teología como un mero «tema»,es necesario precisar que la teología de la liberación nunca ha sidocondenada por el magisterio calico. Es s, sus postuladosfundamentales han sido fuertemente respaldados por él.La teología de la liberación ha sido motivo de dos «instrucciones» oindicaciones doctrinales por parte de la Congregación para la doctrinade la fe: la primera en 1984 y dos años después la segunda. Aquellosdocumentos no tienen como propósito la condena, sino encausar lareflexión teológica sobre la liberación, es decir, en fin de términos,estimular una teología cristiana de la liberacn evitando ciertosdesvíos. Ambas instrucciones enfatizan que la liberación es un asuntofundamental de la fe cristiana.El primer documento comienza con una valoración positiva de estacorriente latinoamericana. Señala que «el Evangelio de Jesucristo es un
*http://eslapuccatolica.blogspot.com ; https://www.facebook.com/grupouc ; @EsLaPUCCatolica
1
 
mensaje de libertad y una fuerza de liberación. En los últimos años estaverdad esencial ha sido objeto de reflexión por parte de los teólogos,con una nueva atención rica de promesas».En aquel escrito doctrinal se utiliza la palabra «condena» en dosocasiones. Se condenan los abusos e injusticias contra los pobres y sereprueba profundamente el uso de la violencia ciega en defensa de la justicia. El segundo documento añade que «habrá que condenar con elmismo vigor la violencia ejercida por los hacendados contra los pobres,las arbitrariedades policiales así como toda forma de violenciaconstituida en sistema de gobierno». El objeto de la condena es,entonces, el uso de la violencia ejercida por cualquier ser humano oinstitución en contra de sus semejantes.Conviene notar que ambos documentos no hablan de teología de laliberación en singular sino de diversas «teologías de la liberación». Elmagisterio señaló en esos textos el peligro de usar «de modoinsuficientemente críticconceptos tomados de corrientes depensamiento marxista para analizar la realidad de América latina. Estaindicación ha sido ampliamente recogida por los teólogos y teólogas dela liberación, pues fue una crítica justa y certera. Así lo ha expresadoGustavo Gutiérrez en la edición de su libro
Teología de la Liberación. Perspectivas
, realizada con posterioridad a estas instruccionesmagisteriales. Actualmente, análisis de este corte en la teologíalatinoamericana, prácticamente no existen.El primer documento vaticano se resguarda, de hecho, de serinterpretado equivocadamente: «e
sta llamada de atención de ningunamanera debe interpretarse como una desautorización de todos aquellosque quieren responder generosamente y con auntico esrituevangélico a “la opción preferencial por los pobres”». En este asunto,no cabe neutralidad, dice J. Ratzinger en aquel texto. Él mismo seencargó de recordarlo en la inauguración de la Quinta ConferenciaGeneral del Episcopado Latinoamericano en 2007: «la opción preferencial por los pobres está implícita en la fe cristológica en aquelDios que se ha hecho pobre por nosotros, para enriquecernos con su pobreza (cf. 2 Cor 8, 9)».
La inexactitud del artículo publicado en
Vértice
deja entrever unafalta de profundidad en el tratamiento de la cuestión. No obstante hayotro punto que es necesario comentar. Si bien no se puede esperar de un
2
 
breve escrito una exposición exhaustiva, sí se puede demandar un nivelde rigurosidad propio de un escrito universitario.Juan Pablo II, luego de reunirse con una gran delegación de obisposbrasileños en la ciudad del Vaticano durante abril de 1986, escribió unanota sobre aquel encuentro. En ella, el Pastor expresa su evaluación dela teología de la liberación: «estamos convencidos, nosotros y ustedes,de que la Teología de la Liberación es no sólo oportuna, sino útil ynecesaria». La valoración que Juan Pablo II realiza se basa en que ella«se empeña por encontrar aquellas respuestas justas» en coherencia conel Evangelio, la tradición y el magisterio, según sus propias palabras.En la misma carta, el Papa agrega que el rol de los pastores es velarpara que «aquella correcta y necesaria teología de la liberación sedesarrolle en Brasil y en América Latina» en coherencia con toda otrateología y fidelidad a la doctrina de la Iglesia.En el pontificado de Juan Pablo II no se halla presente unacondenación de la teología de la liberación ni tampoco una evaluaciónexclusivamente negativa de ella. Existe una indicación doctrinal precisay acotada que ha sido completamente asumida por las teologíaslatinoamericanas y una evaluación matizada de sus aportes. Ella rescatael aporte fundamental a la fe católica que ha realizado esta teología ennuestro continente del sur como en otras regiones del mundo.Recientemente y en el mismo orden de cosas, luego de un examenmeticuloso realizado tanto por la Conferencia Episcopal del Perú comopor la Congregación para la doctrina de la fe, esta última recomendó lapublicacn de un arculo de Gustavo Gutiérrez (considerado elprincipal sistematizador e impulsor de la teología de la liberación)titulado «La Koinonía Eclesial». Este artículo fue publicadoinicialmente en la revista
 Angelicum
(vol. 81/4 de 2004) yposteriormente en otras revistas teológicas con un anexo histórico queexplica en detalle su origen. En otras palabras, no sólo nada puedereprocharse doctrinalmente a la manera en que Gutiérrez aborda sucomprensión sobre la Iglesia sino que se considera un aporte teológicosustantivo.En caso que entre los lectores quedara todavía cierta inquietudpodemos añadir un dato más. El actual prefecto de la Congregaciónpara la doctrina de la fe, el cardenal Gerhard L. Müller, señaló ennoviembre de 2008 que «la teología de Gustavo Gutiérrez,independiente del ángulo desde el que se mire, es ortodoxa porque es
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->