Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Jean Klein - La Sencillez de Ser

Jean Klein - La Sencillez de Ser

Ratings: (0)|Views: 33 |Likes:
Published by Advaita Tenerife

More info:

Published by: Advaita Tenerife on Sep 05, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/15/2013

pdf

text

original

 
 
LA SENCILLEZ DE SER
Jean Klein
 
Jean Klein, La sencillez de ser
2
PRÓLOGO
¿Qué fue lo que le indujo a marchar a India?
Una necesidad interior, un anhelo de encontrar la paz, de encontrar el centro en elque simplemente se es uno mismo, libre de cualquier estímulo. Todo lo que había leídode la India tradicional, especialmente de la India antigua, me llevó a sentir que la Indiaactual todavía podía reflejar la antigua sabiduría, que podía ser aún una sociedad centra-da en la verdad. Naturalmente, es peligroso creer que puede adoptarse otra cultura dis-tinta a la propia, pero el motivo de mi partida a la India no fue la búsqueda de una nuevacreencia, religión o cultura. Era consciente de que no encontraría lo que estaba buscandopor el simple hecho de asumir un nuevo estilo de vida o un punto de vista diferente.Desde el principio, me sentí convencido de la existencia de una esencia de ser que esindependiente de toda sociedad y sentí la necesidad interior de explorar esta convicción.
¿Así que su actitud no era concretamente la de buscar un maestro?
No. No buscaba nada específico, pero al llegar a la India, en un entorno completa-mente nuevo, me quedé sin referencia alguna respecto a mi experiencia anterior. Alquedar en suspenso toda valoración, me sentí catapultado hacia una actitud de apertura yreceptividad ante todo. Y me sorprendió encontrar tan pronto al hombre que más tardesería mi maestro. No puedes buscar un maestro. El maestro te encuentra en tu concien-cia.
Esta necesidad interna, este anhelo de libertad, ¿debe ser muy fuerte?
La necesidad de libertad debe ser enorme. No puede ser aprendida ni adquirida, perollega a hacerse presente por medio de la autoindagación. En la autoindagación apareceun pre-sentimiento, una insinuación de la realidad y es este presentimiento lo que hacesurgir un tremendo anhelo. ¡Puede ser tu despertar!Cuando te observes a ti mismo, será lo que inicialmente sientas. Puedes desconocerqué clase de carencia es ésta y buscarás entonces en distintas direcciones con la espe-
 
Jean Klein, La sencillez de ser
3ranza de satisfacerla. Cuando este proceso de búsqueda se haya llevado a cabo, puedellegar un momento en que la carencia y el deseo que ella conlleva se desvanezcan. Porun instante, estás en paz. Pero al no ser consciente de esta falta de deseo, te fijas en elobjeto, en lo que podría llamarse la causa de tu satisfacción y, naturalmente, ésta pierdeinevitablemente su encanto y de nuevo te encuentras insatisfecho. Pasarás por muchasde estas situaciones sin salida, como un perro de caza que no puede encontrar el rastro yda vueltas frenéticamente. Pero estos
cul-de-sacs
de la experiencia te aportarán una cier-ta madurez, porque inevitablemente te interrogarás con mayor profundidad sobre todoslos acontecimientos y sobre su transitoriedad. Es un proceso de eliminación. Debes in-dagar, como un hombre de ciencia, en tu propia vida. Observa que siempre que consi-gues lo que deseas estás en una ausencia de deseo en la que el objeto inicial, la supuestacausa de tu falta de deseo, no está presente. Observa que esta falta de deseo es realmenteinmotivada y que eres tú quien le está atribuyendo las causas.Al llegar a un cierto punto de madurez, te sentirás repentinamente atraído por el per-fume de la realidad; tus idas y venidas en todas direcciones, tu dispersión, cesará. Es-pontáneamente, te encontrarás orientado. Tu perspectiva total cambiará. El perfume teseduce y te ofrece un anticipo de la realidad, un pre-sentimiento que hace surgir eseintenso estímulo interior de que acabamos de hablar.
¿Podría decir algo más sobre ese presentimiento? ¿Qué es exactamente?
El presentimiento procede de lo presentido. Es el reflejo de la verdad. Es la orienta-ción espontánea cuando la dispersión comienza a centrarse en un punto. El ego se hacemás transparente y en esta transparencia la energía que estaba fijada por el ego en losobjetos de la dispersión es transferida hacia la orientación. Cuando el pre-sentimientoaparezca, entrégale todo tu corazón. Debes estar muy alerta, muy atento, pues el condi-cionamiento del olvido es muy fuerte.
¿Jugó algún papel el sufrimiento para impulsarle en su camino?
Depende de cómo entiendas el sufrimiento. El sufrimiento como idea, como concep-to, nunca puede proporcionarte el conocimiento de ti mismo. Pero la percepción directadel sufrimiento, como la percepción directa de todo objeto, es un indicador de tu Sí mismo
1
. Lo que fue importante para mí fueron aquellos momentos en que miré hacia mí mismo y encontré una ausencia de realización; esto puso en acción un proceso de inves- 
1
Sí mismo reflexivo, como traducción del inglés
Self,
el
 Atman
sánscrito. (N. d T.).

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->