Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Comunismo y Anticomunismo ¿Combate Superado?

Comunismo y Anticomunismo ¿Combate Superado?

Ratings: (0)|Views: 7 |Likes:
Comunismo y Anticomunismo ¿Combate Superado?, Carlos del Campo, 2012
Comunismo y Anticomunismo ¿Combate Superado?, Carlos del Campo, 2012

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Walter Foral Liebsch on Sep 06, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

 
Comunismo-anticomunismo:¿un combate superado?
 
Los recientes acontecimientos ocurridos a propósito de la proyecciónde un documental sobre los logros alcanzados por el gobiernoencabezado por el Gral. Pinochet, hacen revivir un aspecto de larealidad nacional que parecía dormido.Quienes comenzamos a inicios de los años 60’, el combate ideológicoanti-comunista inspirado en la doctrina católica tradicional, a través de larevista
Fiducia 
, no podemos omitirnos ante los acontecimientos quevive el País.Resulta importante abordar un dilema que los hechos recién vividosdejan trasparecer. Es el de la continuidad en nuestros días de la luchacomunismo-anticomunismo en contraposición a la idea –muy repetida,pero totalmente infundada– de que ésta es una cuestión ya superadapor la Historia.Para analizarlo debidamente, y dado que el comunismo no es sólo unproblema nacional, debemos considerar los hechos también desde elpunto de vista internacional.En este sentido, la caída del Muro de Berlín en 1989 y la posteriordesaparición de la URSS significaron para vastos sectores de la opiniónpública el fin histórico del comunismo. Se auguraba que, poco tiempodespués, caerían irremediablemente todos los demás gobiernos dondeaún estaba en vigor el régimen marxista.Naturalmente, quienes más se apresuraron a llegar a esta conclusiónfueron precisamente los que más indiferentes se habían mostradocuando la brutalidad del régimen soviético estaba aún en toda su fuerzay significaba para todo el mundo la más inminente y actuante de lasamenazas.En el plano nacional, Chile vivió similar situación con la subida alGobierno de la Concertación, con ciertos aspectos de moderación y conla auto marginalización del PC del panorama político. Ambos factoresparecieron significar una disminución de las influencias marxistas.Los espíritus acomodaticios y amigos de transar la “paz” a cualquierprecio, pensaron que podían dormir tranquilos, pues, junto con
 
desaparecer la amenaza comunista, desaparecería también lanecesidad de la acción anti-comunista.De este modo muchos asistieron contentos al entierro de un supuestocadáver cuyo certificado de defunción fue dado de modo apresurado porun médico optimista.De 1989 al 2012, el cadáver del marxismo no ha dado muestras dedescomposición. Al contrario, parece estar saliendo con vigor renovadodel cementerio en que yacía. Y quienes se regocijaban con su supuestamuerte, aparentan no notar que ésta era una ilusión.Así, a la disolución de la URSS no le ha seguido una verdaderaliberalización política ni económica. Su temible aparato represor hacambiado de nombre, pero no de métodos. Y el ex funcionario de laKGB Vladimir Putin se perpetúa en el Poder, dedicándose a reprimir lasmanifestaciones democráticas de protesta, amenazando conreconquistar, una a una, las que fueron naciones cautivas de la órbitasoviética.Por su parte, China mantiene un régimen policial que filtra hastainternet y persigue de modo implacable cualquier disidencia interna,pese a la torrencial colaboración económica que le da Occidente, seamontando allí sus industrias, sea abasteciéndose de sus productos.Las amenazas permanentes de lanzamientos de cohetes por parte deCorea del Norte, no dejan de inquietar las naciones libres del mundoasiático. Y en América Latina, los hermanos Castro no pretendenentregar el Poder ni liberalizar auténticamente la desastrosa economíaque sobrevive sólo por la ayuda “solidaria” de la Venezuela chavista, lacual encabeza una internacional marxista de alcance continental.También en el campo nacional el comunismo parece estar reviviendo.Su “resurrección” no se debe a su propia vitalidad, ni a que goce deaceptación popular alguna, sino al tratamiento de transfusiones deapoyos dados por la Concertación. Desde el PDC hasta el PPD hacenfila para ofrecerle cargos municipales, pactos de omisión,proclamaciones conjuntas y señales de un próximo gobierno decoalición con el PC.Todas estas graciosas concesiones se ofrecen sin que, por su parte,el PC haya tenido que realizar ninguna glasnot o perestroika, ni “pedidode perdón”, ni prometido tipo alguno de enmienda. Así, en eneropasado, por ocasión de sus 100 años de existencia, el PC lo celebró junto a la esposa del dictador de la ex Alemania Oriental, MargotHoenecker, con los infaltables representantes de la Cuba castrista y con-¡no podían faltar!- los “compañeros de ruta” de la DC.
 
Por su parte, Camila Vallejos, pop-star de las JJCC, en su recienteviaje a Cuba, donde se reunió con su admirado dictador comunista FidelCastro, no se dignó siquiera responder a un pedido de entrevista de losdisidentes de la infeliz Isla, con lo cual mostró que desprecia hasta losmás leves gestos humanitarios.Por último, los movimientos guerrilleros y terroristas de inspiraciónmarxista y de multimillonarios lucros con el narcotráfico –¡ahí sí que loscomunistas no tienen objeciones al lucro!– lejos de haber desaparecido,están reorganizándose y sembrando nuevamente el terror en Colombiay Perú.Recientemente, el brazo político del Sendero Luminoso, organizó –conautorización oficial– un acto en la Plaza de Armas de Santiago, y, antesde esto, la últimas fotos del comandante de las FARC, Raúl Reyes,fueron tomadas junto con miembros de las JJCC chilenas.A lo anterior se le debe sumar la violencia “mapuche” que se ha vueltocrónica, considerada, a justo título, por algunas autoridades como unaauténtica guerrilla rural, cuya acción cuenta con amplio respaldo de lasizquierdas nacionales y extranjeras.Junto con toda esta permanente fermentación promovida por elcomunismo que se podría llamar “clásico”, se verifica también laimposición, por vía de acuerdos internacionales y de ONGs nacionales,de una verdadera revolución cultural para la destrucción de la familianatural y cristiana.Se siguen así las consignas de Marx, Engels y de todos sus secuaces,de destruir la familia, pues en ella se forman las almas y laspersonalidades fuertes y capaces de resistir a la trama revolucionariapor ellos impulsada.Las aberrantes doctrinas de “identidad de género”, “orientaciónsexual”, “no discriminación”, etc., sirven de base a un “neo-proletariado”que amplía las reivindicaciones del “proletariado obrero” de otrora,promoviendo nuevas leyes que erosionan lo que queda de la estructuralegal y de la mentalidad cristiana del País.Este conjunto de hechos muestra un comunismo en acción y en víasde crecimiento, con toda la virulencia de otrora… ¿Y el anti-comunismo?De éste no hay noticias. Se dejó adormecer a tal punto que cuandoalgunos simpatizantes quieren hacer un acto de homenaje al Gobiernosurgido del Pronunciamiento de 1973, son denostados incluso pormuchos de sus antiguos colaboradores y por quienes hasta hoy sebenefician de los éxitos económicos de su gestión.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->