Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Leer+La+Biblia+Como+Se+Lee+Un+Koan+Zen

Leer+La+Biblia+Como+Se+Lee+Un+Koan+Zen

Ratings: (0)|Views: 38 |Likes:
Published by Nico Rudloff

More info:

Published by: Nico Rudloff on Sep 11, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/11/2012

pdf

text

original

 
L
A
 
EXPERIENCIA
 
CONTEMPLATIVA
:
leer la Biblia como se lee un koan zen.
J
OSEPH
C
HU
-C
ONG
,
The Contemplative Experience. Erotic love and spiritual union,
ACrossroad Book, The Crossroad Publishing Company, New York 1999; 20x13,5 cms.,133 págs., rústica. Presentación de Dom Bernardo Olivera, ocso, e Introducción deCynthia Bourgeault.
J
OSEPH
C
HU
-C
ONG
es un monje cisterciense de la Abadía de Saint Joseph, en Spencer (USA), y en esa misma abadía ha sido muchos años maestro de novicios. Después fueAbad de Nuestra Señora de Filipinas (Filipinas) también durante bastantes años. Nacióhace 81 años en Vietnam. Este libro suyo tiene mucho, nos parece, de diario e idearioespiritual propio, pues ofrece breves y deliciosos capítulos que se ve están calcados de sus propias experiencias de
lectio divina
y oración contemplativa, de sabia e intuitivaenseñanza espiritual y, sobre todo, de sencillez cisterciense.
D
OM
B
ERNARDO
O
LIVERA
prologa breve y cariñosamente estas páginas: “El lector podráencontrar en estas páginas un modo de
lectio divina
que le llevará al encuentro con Cristo ya la íntima unión con Él”... “Está muy bien que el autor nos recuerde el desafío hecho por Thomas Merton cuando nos invitaba a articular nuestra propia experiencia contemplativa.Esto es lo que el Pueblo de Dios espera de nosotros. Esto está de acuerdo con lo que se leeen las Sagradas Escrituras, cuando dicen: “Si el secreto del rey hay que guardarlo, las obrasde Dios hay que publicarlas y proclamarlas como se merecen” (Tob 12, 7).
L
A
VDA
. C
YNTHIA
B
OURGEAULT
, es una sacerdotisa episcopaliana, que vive como ermitañaen Bristish Columbia. Ella hace la Introducción al libro, puntualizando con finasensibilidad lo que para algunos pudiera haber de chocante en el título del libro: “Entre lasmás profundas y nobles expresiones de la espiritualidad cristiana está la gran tradición delamor y misticismo monástico... aunque es normal que surjan algunas cuestiones o preguntas: ¿Cómo puede algo tan crudamente sensual como las imágenes del Cantar de losCantares ha llegado a ser considerado por los místicos medievales como la quintaesenciade la expresión del amor en el celibato monástico? ¿Debe ser sublimada y alegorizada laexperiencia de la carne y de la sangre antes de que el “santo deseo” pueda ser un auténticocamino espiritual?”
E
N
 
ESTE
 
PEQUEÑO
 
LIBRO
 
del P. Joseph se encontrarán las soluciones a esas cuestiones y otrasconcomitantes que pudieran turbarnos... El amor es la piedra de toque en todos los “relatosdel autor”, un amor que en los grandes momentos de contemplación, o de experiencia
1
 
contemplativa, cala hasta los tuétanos... un amor que es capaz de abrir más y más elcorazón de quien se entrega a él. Y quien se entrega lo hace y siente desde un corazónhumano. Recorriendo las páginas de este libro se observa la sutil sabiduría del P. Joseph, ycuenta las cosas con una sencillez que desarma todas las barreras y mueve a seguir avanzando cada vez más no sólo en la lectura, sino en el camino de contemplación por éltrazado.
L
AS
 
CINCO
 
BREVES
 
PARTES
del libro (I. La experiencia contemplativa. II. El santo deseo. III.Pasos que llevan a la experiencia contemplativa. Experiencia contemplativa y más allá. V.Epílogo: Viviendo en compañía de la Santa Trinidad), están divididas en breves capítulosque apoyan su argumentación en experiencias de cada día, las iluminaciones de buenosmaestros y el amor a los momentos contemplativos en los que se goza de la intimidad conCristo y la cercanía de Dios; pero no se encontran en las ginas del libro“descripciones” de cómo se podría llegar a esa experiencia, sino que la misma experienciase comparte y se comunica con claridad.Como se ha dicho más arriba, este libro, con su gran sencillez y la enorme profundidadcontemplativa que encierra, es fruto de una gran atención a las “lecciones santas(
lectiones sanctas libenter audire
= escuchar con agrado las lecciones santas, dice sanBenito en el capítulo IV de la
 Regla
), a las experiencias descritas por otros maestros, y dela perseverante búsqueda del camino de la contemplación en el vivir de cada día; pero,¡atención!,
el vivir de cada día
en el caso del P. Joseph, como debe ser en el de cualquier monje o monja que se precie, no es la suma de actividades, el cumplimiento del “horario”monástico, sin más: es, antes que nada, la consciencia de vivir todo eso en la presencia y enunión con Dios, y de modo especial todo lo que es y proyecta nuestro mundo afectivo enrelación con los demás y con las cosas, pues toda actividad y toda relación si nodemuestran (o comprometen) el área afectiva de la persona (resolviendo en ese terrenotodas las connotaciones positivas y negativas del “hacer”) no pasaría de ser la actividad deun “funcionario” que se dedica exclusivamente a tramitar documentación, sin verse nuncainvolucrado existencialmente en la problemática que esa documentación porta en suinterior.
S
E
 
PUEDE
 
HACER 
cien veces al día la señal de la cruz... u otras obras prescritas por el ritual,la
 Regla
o las observancias monásticas, pero, ¡atención al consejo!: “Any activity candeepen our contemplative experience as long as it is done with a contemplative attitude ( =cualquier actividad puede acrecentar nuestra profundidad contemplativa si la hacemos conactitud contemplativa)... Hace algunos años recibimos a M. Teresa de Calcuta en nuestromonasterio de Spencer... Durante mi entrañable encuentro con ella le pregunté algo muyingenuo: -‘Madre Teresa, ¿de dónde saca Vd. tiempo para orar y contemplar estando tanocupada todo el día y viajando sin parar por todo el mundo?’ Con sus encantadores ojos,me miró sonriente y dijo: -‘Padre, mi contemplación es tocar a los enfermos, abrazar a losniños agonizantes, curar las heridas de los leprosos... pues Jesús dijo que cuando se lohacéis a esos pequeñuelos me lo hacéis a mí’ “ (pág. 103).
C
OMO
 
MUESTRA
hemos elegido uno de los capítulos del libro para ofrecerlo a los lectores deC
ISTERCIUM
, pues el libro aún no ha sido publicado en español (aunque esperamos que lo sea brevemente, pues ya contamos con la traducción).
 Leer la Escritura como se lee un koan Zen
(págs. 46-50):
2
 
Una de las influencias que me llevó a mi crisis contemplativa fue un período dereflexión intensa sobre el koan Zen “Manos vacías”:Mano vacía, blandiendo todavía una azada,Caminando, y todavía a lomos de un búfalo salvaje.Podría resultarte de algún interés si te explico por qué un monje cristiano se viocomprometido en la meditación Zen.La palabra
koan
(en chino
“kung-en”
) originalmente se refería los documentos detransaciones oficiales. El termino fue adoptado por el Zen para significar algo concreto querequería atención. El koan es una propuesta que se hace a la mente más allá de cualquier significado. Normalmente es propuesto por un maestro Zen y suele ser de tal naturalezaque viola los postulados de la lógica:Tú sabes cómo es el sonido de dos manos aplaudiendo,¿pero cómo suena una mano aplaudiendo?Cuando el duscípulo se enfrenta a un koan para reflexionar sobre él, es como siestuviera ante un lienzo manchado completamente de fuertes brochazos, y él o ella sedevana los sesos: ¿Cuál es el significado de esto? Al principio está uno un poco perdido porque la respuesta no está ordinariamente dentro del campo de la lógica. La solución de lacuestión debe ganarse por intuición, o por medio de una “facultad mística”. Si uno seenfrenta al koan con verdadera fe, intenta captarlo, y sigue inténtándolo, hasta que derepente ocurre como unchasquido... El discípulo “se hace uno con el koan”, por así decirlo,y “resuelve” el problema.Esta es mi historia. Durante mis veinte años como maestro de novicios en la Abadíade Saint Joseph, Spencer, en los Estados Unidos, me encontré con cientos de jóvenesamericanos que quería entrar en nuestro monasterio y que querían buscar a Dios. Nueve decada diez jóvenes de estos me preguntaban:
-“¿Puede Vd. decirme algo sobre lameditación Zen? Habiendo crecido en Oriente Vd. debe conocer algo sobre el Zen”
. Elhecho era, sin embargo, que yo provenía de una familia cristiana desde hacía cuatrocientosaños, y desde los primeros días de mi infancia yo había recibido sólo formación cristiana, yni una sola lección de Budismo Zen, y mucho menos de meditación Zen.Ante su decepción, trataba de decirles sería mejor no involucrarse ellos mismos enuna práctica no cristiana, y mejor aún continuar con sus hábitos de oración habituales y conlas prácticas que les habían enseñado sus maestros cristianos.Pero después de un tiempo, me empecé a dar cuenta de que yo había sido muynegativo y, de hecho, ignorante, pues la verdad era que yo no conocía nada a propósito dela meditación Zen. Por ese empecé a estudiar y a practicar meditación Zen por mí mismo.Después de uño de intenso estudio y perseverante práctica por mi cuenta, recibí unailuminación sobre el koan de las “manos vacías” que he mencionado más arriba..Mi percepción interna de la realidad se despejó. Mi consciencia ordinaria se vioalterada. Ví las cosas de diferente modo: fue como un salto a la verdad, al interior d elaverdad. De hecho, estaba contemplando el misterio de la Santísima Trinidad como a travésde un espejo; y mediante mi fe y mi amor por Cristo, la presencia de Cristo en la Eucaristíay en lo más íntimo de mi ser se me hizo una realidad.Después de un suceso tan feliz me uní a un grupo de compañeros monjes queestaban siendo iniciados por el famoso mestro Zen japonés Joshu Sasaki Roshi. Habíaestado viniendo a la Abadía por invitación del Abad Dom Thomas Keating para enseñar a
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->