Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
2Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Idea Imperial en Don Pedro de Valdivia

La Idea Imperial en Don Pedro de Valdivia

Ratings: (0)|Views: 155|Likes:
Published by Fasci Nation
Carlos Keller Rueff
Carlos Keller Rueff

More info:

Published by: Fasci Nation on Sep 13, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

11/29/2013

pdf

text

original

 
CARLOS KELLER
LA IDEA IMPERIALEN DON PEDRO DE VALDIVIA
(PUBLICADO EN EL «BOLETÍN DE LA REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA»TOMO CLXVIII. CUADERNO I, PP 59-94)MADRIDIMPRENTA Y EDITORIAL MAESTRENORTE, 25 - TEL. 2 21 56 201971
 
Ha ocurrido un singular fenómeno en lo referente a los orígenes de la historiachilena. Estábamos informados acerca de ellos por once cartas conservadas delpropio conquistador del país, las crónicas de Pedro Marino de Lovera y Alonso deGóngora Marmolejo, el poema de don Alonso de Ercilla y documentoscontemporáneos.
(1)
Desgraciadamente, las cartas de Valdivia, aun cuando valiosísimas paraconocer su voluntad y espíritu, son escuetas y fragmentarias; los dos cronistasllegaron al país en 1551, o sea, once años después de emprendida la conquista; eleximio vate llegó aun más tarde, en 1557, y regresó al Perú a fines del añosiguiente; y la documentación conservada es por demás parca.Tales deficiencias han sido suplidas, sin embargo, por la reciente publicaciónde una tercera crónica, cuyo autor es Jerónimo de Vivar y que estuvo perdidadesde 1558, año en que fue terminada. La poseía el historiador don JoséChocomeli Galán, de Valencia, quien huyó a Francia cuando los republicanosocuparon la zona de Levante. A su fallecimiento fue ofrecida en venta y adquiridapor la Newberry Library, de Chicago, haciendo la transcripción paleográfica elprofesor Irving A. Leonard, de la Universidad de Michigan. El original fue puesto adisposición del Pondo Histórico y Bibliográfico José Toribio Medina, de Santiago,que publicó los origínales en facsimil y la transcripción, con una magnificailustración, orgullo de la imprenta chilena. Está en preparación, por el que esteensayo escribe, una edición popular destinada a divulgar ampliamente esa obra.En realidad, bien lo merece. Su autor nació en 1525, fue educado hasta los13 o 14 años en su patria, en la ciudad de Burgos, donde nació, y se vino enseguida a Indias. Estuvo primero en Santa Marta (Colombia) y se incorporó en1540 en el Cuzco a la expedición de Valdivia, a quien acompañó en su marcha aChile, presenciando casi todos los hechos hasta antes de terminar su gobiernodon García Hurtado de Mendoza. Al parecer regresó a España a fines de 1558 oprincipios del año siguiente. Dedicó su obra al infante heredero del trono, donCarlos, probablemente con motivo de su designación como Príncipe de Asturiasen 1560. Se ignora el transcurso posterior de su vida.En Chile, Vivar fue simple arcabucero y no se destacó en ningún cargopúblico. Como llegara al país a la edad de 15 años y permaneciera en él hasta lade 33, cuando ya era un hombre maduro, puede considerársele como producto delos campamentos de este país, lo que trasmite a su obra un doble valor.Comprende ésta 214 páginas de tamaño grande, habiéndose extraviado dos deloriginal. Equivalen en extensión a más del doble del tamaño de un libro corriente.Es un observador acucioso, preocupado de cuanto existía y ocurría en suscontornos: el paisaje, sus recursos naturales, los pueblos indígenas, losacontecimientos, el desarrollo económico, el orden social y político y, en fin, todala época. Es absolutamente realista destacando tanto los factores positivos comolos negativos. No está predispuesto en contra de nadie. Aplica un métodoabsolutamente moderno, pues nos afirma que «he recopilado esta relación de lo
2
 
que por mis ojos vi, por mis pies anduve y con la voluntad seguí» y que «no mealargué más de lo que vi y por información cierta de otras personas de crédito meinformé».En verdad, su obra ha venido a modificar substancialmente mucho de lo quehasta ahora se consideraba verdad, no escapando de esta rectificación ni unBarros Arana o un Encina. Además, ha llenado numerosas lagunas. Pero fuera detodos estos méritos, le corresponde haber humanizado a los protagonistas,desmontándolos de sus pedestales, para hacerlos actuar sobre esta tierra. Por cierto, las figuras más importantes de su época, don Pedro de Valdivia, donFrancisco de Villagrán y don Diego Hurtado de Mendoza, no han sufrido por elloun empequeñecimiento, sino que se han agrandado. Adicionalmente, su «Crónicay relación Verdadera y Copiosa», ha revalorizado la «Crónica» de Pedro Marinode Lovera, tenida en menos por los historiadores chilenos por no haber llegadohasta nosotros en su forma original, sino en la versión encargada por don DiegoHurtado de Mendoza, cuando era virrey (1588-94), al padre jesuíta Bartolomé deEscobar. Vivar confirma los hechos relatados en ella y, por otra parte, la obra deMarino complementa en muchos aspectos la de Vivar.Para dar cuenta del valor y de la importancia de la crónica de Vivar, seabordará cómo se analiza e interpreta en ella la idea imperial por don Pedro deValdivia.
(2)
 
Juventud de don Pedro de Valdivia
Las novedades que nos ofrece comienzan con los datos biográficos acercade la juventud del conquistador de Chile, afirma rotundamente que nació enCastuera (Extremadura), en la comarca de La Serena, y este testimonio de unautor que estaba en constante contacto con don Pedro, nos parece fehaciente
(3)
.Como se sabe, hasta ahora se disputaban el honor de ser hijo de ellos, tambiénCampanario y Villanueva. Nació por el año de 1500. Agrega Vivar que era hidalgo y que sirvió al rey a igual que sus antepasados.Precisamente, Extremadura, provincia limítrofe tanto con el Portugal como con losestados árabes de Andalucía, era como las marcas orientales del imperio alemán(Brandeburgo-Prusia, Sajonia y Austria). En tales territorios limítrofes, en que lasguerras se sucedían, se formó una población de vigoroso espíritu militar y grandescondiciones políticas. Fue por ello no una casualidad que en Extremaduranacieran, además de Cortés, Pizarro, Valdivia, Núñez de Balboa, Belalcázar,Orellana y Hernando de Soto, toda una plétora de conquistadores menores,muchos de los cuales actuaron también en Chile 4. En este país, a su vez, elestablecimiento de la frontera con un ejército permanente a lo largo del Bio-Bio,desde principios del siglo XVII, formó un estrato social de iguales características,que transmitió estabilidad a la joven república en el XIX y que explica los grandeséxitos militares que Chile logró en sus guerras.La juventud de don Pedro de Valdivia fue especialmente significativa. Vivar 
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->