Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Si Pudieras Definir El Mundo Con Una Palabra

Si Pudieras Definir El Mundo Con Una Palabra

Ratings: (0)|Views: 4|Likes:
Veamos si esta weá se mantiene y lo dejo tirado por falta de interés, desvio de ideas y/o paja.
Veamos si esta weá se mantiene y lo dejo tirado por falta de interés, desvio de ideas y/o paja.

More info:

Published by: Ariel Palma Urrútia on Sep 16, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/23/2013

pdf

text

original

 
-Si pudieras definir el mundo con una palabra, ¿qué palabra sería?--No estoy seguro.- Respondí, y pese a que muchas palabras se pasaron por mi cabeza en eseinstante, ninguna me dejaba conforme en relación a lo que he vivido.Tras meditar unos segundos, la encontré.-Pequeño.--¿De verdad?- Dijo, -
Tú que llevas viviendo afuera un tiempo… es lo último que se me pasaría por
la cabeza si fuera tú.-Al contrario.- Recalqué, -Si estuvieses en mi situación, te darías cuenta de lo pequeño que es elmundo, y cuantas vueltas damos alrededor de las mismas personas, una y otra vez. Y aunquepareciera que en cada cruce toca conocernos nuevamente, como si fuera desde cero, ambossabemos que el lazo que había antes, aun existe, y que a pesar de que podamos cambiarlomomentáneamente, es una condena que se volverá a repetir, ya sea para bien y para mal. Míranosa nosotros por ejemplo. ¿Crees que sería lo mismo si nos hubiésemos conocido hace poco?-Tras estas palabras, se quedó en silencio, sin ser capaz de responder.-¿Y tú? ¿Cómo definirías el mundo en una sola palabra?- Le pregunté mientras aun parecía divagarentre mis palabras.-
Supongo… que también diría pequeño. Es decir, después de todos estos años estamos acá, juntos,igual que…
- Le interrumpí.-No, igual no, nunca estuvimos juntos.--
Tienes razón…
-Tras un rato mirándonos a los ojos mientras tomábamos nuestro café y té, digo.-Me voy al hotel a dormir, mañana tengo que levantarme temprano para preparar las cosas antesde irme.--
Así que de verdad te vas…
- Dijo en voz baja, casi suspirando.--¿Dijiste algo?--
No… nada, buenas noches, descansa bien.
- Dijo sonriendo, pero no fue una sonrisa honesta.La luz de ampolleta en el techo daba un suave resplandor a la pieza donde estábamos, con supintura celeste que parecía gris por el tono amarillo de la ampolleta. El silencio del aire queacariciaba y danzaba suavemente con los vapores de mi café y su té, un aroma nostálgico entre elolor a Santiago, mi antiguo depa
y sus perfumes que hace casi once años no olía. Europa es unlugar frío, confortante, lleno de gente amigable y cariñosa, con un aire refrescante que grita lamezcla perfecta entre desarrollo, cultura y barrio. Sin embargo, estaba en mi sangre Santiago. Miantiguo departamento de estudiante mientras sacaba mi carrera en la universidad. Cuantasnoches con hambre, frío y soledad, pero también con regocijo, alegría y el cálido abrazo de susparedes cuando festejaba con mis amigos luego de no echarme los ramos, de pasar ese certamenque los profesores hacían por el pl
acer de mandar a sus alumnos a la mierda. No… eso jamás lo
podré empacar y llevar como si fuese un pantalón, un libro o una foto.Son esos pequeños detalles, incluyéndolo a ella, que con sus uñas afiladas y penetrantes rasgabanmi piel de Santiaguino, de Borgoñino, de esclavo de un sistema que atacaba al creativo y
apasionado con falsas promesas de éxito si no seguían sus sueños, pero… ¿a qué coste? ¿al de
escapar y negar su verdadera felicidad para terminar ganando por estar en un escritorio, en unaoficina de 8 a 8 todos los días? Menos mal que escapé, aunque con el precio que pagué, no sé
 
quien terminó sufriendo más, si el sometido al falso futuro, o el exiliado de su propia existencia.Antes de irme, me quedé viendo la ventana de la pieza. Santiago a 13 pisos de altura. Con susluces amarillas cubriendo los techos de los dormidos como un mar de esperanzas al niño quequiere ser doctor, bombero o carabinero. Mañana les toca despertar y dar sus primeros pasos a lacruel tierra llamada realidad.-
¿Qué estay’
haciendo?- Dijo mientras se acercaba al lado mio.No respondí. Estaba demasiado perdido entre el cielo nublado, esas luces amarillas y el rencuentroconmigo mismo de cuando era pendejo.Cuando logré notar que me había dicho algo, ya estaba al lado mio. Acompañando el silencio.-
No sé porque me toca irme, no sé por qué vine ni sé por qué podría quedarme…
Buenas noches.- ,fue mi última palabra antes de irme al hotel a dormir. Estaba a unas pocas cuadras, así que iríacaminando.-
Sabes… es tarde, te puede pa
sar algo, si quieres te puedes quedar a dormir acá.--
No te quiero molestar…
--No, no me molestaría para nada, de verdad que no quiero que vayas a la calle a estas horas, elcentro puede ser peligroso y no vaya a ser que por una tontera tan chica te asalten, o peor.--
Bueno, si insistes… pásame una almohada y un par de frazadas para dormir en el sofá.
--
Mmm… sé que en Europa están en verano y todo eso, pero acá estamos en invierno, y las noches
son frías, si quieres puedes venir a la cama, a hacernos compañía, y abrigarnos de paso.--
No creo que eso sea una buena idea…
Pensándolo mejor, será mejor que me vaya, tanto desorden a estas horas de la noche va a
molestar a tus vecinos. Adiós…
-Mientras abría la puerta, me toma de la mano.-Bueno, duerme en el sofá si quieres, pero por favor, no te vayas, hace mucho que no nos vemos,quiero compartir algo de tiempo contigo.-Con esto dicho, cierro la puerta y le ayudo con la ropa de cama.-Buenas noches.--
Buenas noches…
- Dice antes de apagar la luz e irse a la única pieza del departamento.Con el cansancio a cuestas de mis parpados, y el abrigador frío del aire santiaguino, dormir fuetarea fácil. Quién diría que dos semanas pasarían tan rápido.Siendo las cuatro de la mañana, caigo dormido por inercia.Mientras duermo, un bulto en mi espalda que se me une, me dice:-
Perdón…
-

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->