Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
UNR_Adiez-años-del-triple-crimen-de-Floresta.-El-gatillo-fácil-y-la-represión-policial-en-la-crisis-de-2001

UNR_Adiez-años-del-triple-crimen-de-Floresta.-El-gatillo-fácil-y-la-represión-policial-en-la-crisis-de-2001

Ratings: (0)|Views: 8 |Likes:
Published by Grisel El Jaber
A diez años-del-triple-crimen-de-Floresta.-El-gatillo-fácil-y-la-represión-policial-en-la-crisis-de-2001, Universidad NAcional de Rosario
A diez años-del-triple-crimen-de-Floresta.-El-gatillo-fácil-y-la-represión-policial-en-la-crisis-de-2001, Universidad NAcional de Rosario

More info:

Published by: Grisel El Jaber on Sep 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/18/2013

pdf

text

original

 
 A diez años del Triple Crimen de Floresta
El gatillo fácil y la represión policial en la crisis de 2001(Un recorrido por las primeras planasde diciembre de 2001)
Por Grisel El Jaber 
IEALC – FSOC – UBA, UCES y UB (g_eljaber@yahoo.com.ar)
 Página
 47
EL JABER, Grisel, “
 A diez años del Triple Crimen de Floresta. El gatillo fácil y larepresión policial en la crisis de 2001 (Un recorrido por las primeras planas de diciembre de 2001)"
en
 La Trama de la Comunicación, Volumen 1
. UNR Editora, 2011
S
umario
:
Si bien, en diciembre de 2001, la cobertura de los casospoliciales descendió en las primeras planas para ocupar elespacio de las noticias vinculadas a la crisis, un 29 de di-ciembre ocurrió “El Triple crimen de Foresta”, por el cual tresmuchachos murieron en manos de un custodio en un maxi-kiosco de la Ciudad de Buenos Aires. Ese día, renunció Adol-fo Rodríguez Saá, presidente de la Nación desde la salida desu anterior predecesor Fernando de la Rúa.El triple asesinato en el barrio de Floresta se convierte en uncaso testigo que, en pleno contexto de crisis, aparece de lle-no en la primera plana. El “Triple crimen de Floresta” apareceen la primera plana con énfasis en el delito, tomado por losmedios impresos nacionales como agenda temática central,pero el mismo pone en el centro de la escena la problemáticade la gobernabilidad.Este crimen no es un hecho policial más que aumenta el deli-to en la Ciudad de Buenos Aires, sino que se construye comouna noticia que testimonia el gatillo fácil, el descontrol poli-cial y la crisis de las instituciones en diciembre de 2001.
D
eScriptoreS
:
Información, Discurso, Diseño, Diarios, Crisis
S
ummary
:
 While in December 2001, the coverage of police casesdropped over the front pages to fill the space the news relatedto the crisis, 29 December, came “The Floresta triple crime”,in which three boys died held by a custodian in a maxikioscoof the City of Buenos Aires. That day, Adolfo Rodriguez Saáresigned, President of the Nation since the departure of itsprevious predecessor, Fernando de la Rúa.The triple murder in Floresta neighborhood becomes atest case that, in the context of crisis, appears in full onthe front page. The “Floresta triple crime” appears on thefront page with an emphasis on the offense, taken by thenational print media as a central thematic agenda, but thecrime put in the center of the stage the issue of governance.This crime is not a fact police only increases crime in the Cityof Buenos Aires, but built like a new that testifies to the easy -trigger, the police lose control and the crisis of the institu-tions in December 2001.
D
eScriberS
:
Information, Discourse, Design, Newspapers, Crisis.
 
 Página
 49
 La Trama de la Comunicación - Volumen 15 - 2011
“El triple crimen ocurrió el 29 de diciembre de 2001en una estación de servicio ubicada en Bahía Blancay la avenida Gaona, del barrio de Floresta. Allí, cuatroamigos miraban por televisión imágenes en las cualesvarios manifestantes golpeaban a un policía en Plazade Mayo, tras un cacerolazo en las horas previas ala renuncia del entonces presidente Adolfo RodríguezSaá. En esas circunstancias, según distintos testigos,Tasca, de 23 años, comentó: ´Está bien; eso es por loque hicieron ustedes la semana pasada´. Al escuchar la frase de los amigos, El ex policía federal Juan deDios Velaztiqui reaccionó y dijo: ´Hasta acá; basta´,extrajo su arma y tiró contra los muchachos. CristianGómez, de 25 años, y Maximiliano Tasca murieron enel lugar, mientras que Adrián Matassa, de 23, fallecióa las 9.15 en el Hospital Alvarez y el único que pudoescapar corriendo fue Enrique Díaz”, explica una cró-nica policial publicada en el diario de Río Negro casidos años después de los asesinatos. El 10 de marzode 2003, Velaztiqui fue condenado a la pena de prisiónperpetua por el asesinato de Matassa, Tasca y Gómezpor los jueces del Tribunal Oral 13, por el delito de “ho-micidio calificado por alevosía” a prisión perpetua, yno a reclusión
1
.Días antes a este hecho, 33 personas en todo elpaís, que estaban protestando ante la crisis desatadaen el Gobierno de Fernando de la Rúa, habían fallecidoa causa de la represión policial.En diciembre de 2001 el “Triple crimen de Floresta” seinstala en las primeras planas como noticia con mar-cas policiales por el alto valor noticiable que contieneen tanto acontecimiento. El triple crimen se inscribe –en principio- en la imprevisibilidad del hecho policial,en esa discusión entre personas que termina con unabalacera inesperada, inadvertida, pero que situadaen el contexto de crisis política, económica y socialmuestra las contradicciones con lo posible y lo proba-ble
2
: la represión policial del 19 y 20 de diciembre dejóun contexto de tensión social, que se reavivó el día 28de ese mes, y en el cual se inscribe el triple crimen.Si bien las fechas más importantes que nos ocupanen este artículo son las del 19 y 20 de diciembre, el 28de ese mes un masivo cacerolazo tuvo lugar ese día ypara la medianoche la Plaza de Mayo fue lugar para laprotesta social. Carlos Grosso, entonces jefe de ase-sores de Gabinete renunció a partir de la protesta. Esamadrugada hubo represión y violencia policial. Allí lo imprevisible del crimen circula hacia la pre-visibilidad del hecho. Los 33 muertos y decenas deheridos expresan no sólo el aspecto cuantificable delas políticas represivas del Estado, sino que permitencomunicar lo cualitativo de la misma. Las primerasplanas del 20 y 21 de diciembre muestran el dolor coti-diano de las clases medias y populares por el sucesode acontecimientos extraordinarios. A estos muertos, se suman otros tres: en la portadadel 30 de diciembre se muestra en la primera planadel diario Clarín una imagen fotográfica de una mu- jer mayor tomándose con desesperación la cabeza,muestra a las claras el dolor y la muerte próxima, unaimagen que ocupa una gran parte de la página, quesalta a la vista del lector de manera inmediata. La mi-rada de la mujer se enlaza con la mirada del lector,nos enfrenta y exhorta, emplazándose en el dolor yla preocupación y en lo sensacionalista. Dice DenisMcQuail en “La acción de los medios” que la coberturaperiodística del delito no debería ser ´sobre-sensa-cionalizada´, ya que “las informaciones sobre delitosdeberían reflejar aproximadamente los delitos realesen lo que atañe a la cantidad y tipología. Estas normasreconocen un interés público legítimo en contar coninformación confiable sobre el desorden en la socie-dad” (McQuail, 1998: 365). Y la mirada de la mujer quenos interpela, se enlaza con la mirada de un policíaque da la espalda a los lectores, que le da la espaldaal lector y contrapone la rigidez de su postura con elmovimiento desesperado del cuerpo de la anciana. Elorden y el desorden se entremezclan y contraponen

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->