Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
6Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
MAKnual versión 1.07 Pre Impresion

MAKnual versión 1.07 Pre Impresion

Ratings: (0)|Views: 10,616|Likes:
Published by RegimenK
Versión creada el 01/08/12 para ser usadas para defender al "modelo k"
Versión creada el 01/08/12 para ser usadas para defender al "modelo k"

More info:

Published by: RegimenK on Sep 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/20/2013

pdf

text

original

 
 
Pag 1
MANUAL DEL MILITANTE PASIVO
DEL FRENTE CENAS Y CAFÉSPARA TODOS AQUÉLLOS QUE ACEPTAN DIARIAMENTE ARRIESGAR LA PAZ DE UNA BUENA CENA POR LA DEFENSA DEUN MODELO.PRODUCCION:
MESADEAUTOAYUDAK.BLOGSPOT.COM
Comentarios a:
mesadeautoayudak @ gmail.com
MAKnual Versión 1.07
 
(1/8/12)
 
 
¿Militancia Pasiva?
El militante pasivo es esa persona que sin formar parte de una organización,defiende cierta posición en las diversas situaciones cotidianas en las que se instala elideario colectivo. No asiste a comités o unidades basicas, no ingresa al circulo virtuoso de militancia+candidaturas+estado, no tiene acceso a recursos monetariosni no monetarios, aunque puede recibir "linea" de varias fuentes, comopublicaciones, actores u organizaciones. Pero el militante pasivo no tiene relaciondirecta con ninguno, ni debe responder por sus acciones ante nadie.La militancia pasiva es como un sistema inmunologico, mantiene ciertas defensasaltas, lo que mejora la capacidad de resistir a determinados virus. Para bien o paramal, según cual sea nuestra valoracion de ese "virus". Algunas militancias son muy especificas, como p.ej la militancia ecologista. Nodefienden ningún gobierno ni ideario politico, pero logran que varios gobiernos lopiensen dos veces antes de atacar al pinguino magallanico o, por el contrario, quelo defiendan para buscar congraciarse con un grupo de personas mas o menosnumeroso. Los que comentan en las sobremesas que deberían meterle bala a loschorros también son, como los defensores de la foca en extinción, militantespasivos de una causa, defendiendo a la sociedad del virus de los garantistas.Nuestra militancia pasiva es en defensa general de la función de lo político y enparticular de la gestion K, hoy foco del ataque de la antipolitica.
¿Por qué un Manual del Militante? ¿Por qué éste?
Un rol importante del militante pasivo es el de predicar. Taladrar la piedra deldiscurso hegemónico allí donde actúa, es decir en las personas. Generar vibraciones capaces de abrir una grieta por donde las gotas de agua terminen deresquebrajar la roca. Romper el espiral del silencio que nos hace sentir en minoría,casi en falta.Quizás por temor o pereza, los partidarios de una idea cerramos la boca y sinquerer alimentamos en algún prójimo la misma sensación de minoría. De estamanera acallamos por completo una voz que de otro modo tendría eco.Después de infinitas cenas-debate, de mas de dos años de administrar un blog y departicipar de centenas de discusiones en nuestro y otros espacios, nos dimos cuentade que regularmente lamentábamos no haber recordado tal o cual argumento o unaforma más elaborada para decir lo que dijimos.Esto nos llevó a pensar en pasar por escrito las ideas, como una ayuda-memoria,que a cierta edad es lo más parecido a tener un cerebro a mano. De esa idea inicial,aumentada por las expectativas y reducida por las posibilidades, surge este Manual.
 
 Quienes lo escribimos compartimos una valoración positiva de la política y percibimos una campaña continua de desgaste contra todo lo relacionado con eljuego político, no sólo en este momento sino hace décadas.Los logros de la política son presentados como hechos naturales o de pocaimportancia. Algunas de sus características particulares son adjetivadas comoaberraciones y sus vicios son exagerados a niveles de pecado mortal, hasta instalaren la sociedad la idea de que el accionar político nos deja un resultado negativo,como si fuera un padecimiento al que estamos obligados por la Constitución.Los ataques contra lo político se presentan como críticas a los procesos populares vigentes. A los procesos o movimientos que, llenos de grises y contradicciones,busquen jerarquizar la participación de la voluntad popular en las grandesdecisiones del país. No son criticas teoricas o doctrinarias, sino de interes practico,buscan afectar el cauce de las cosas.Por esto la defensa del juego político suele coincidir en cada momento con ladefensa de una acción de gobierno.Durante el siglo XX, diferentes gobiernos de diferentes signo político hanpadecido por turnos el embate de esta campaña de desgaste. Siempre bajo la formade criticas a lo que serian errores pero, parafraseando a Jauretche, “critican y exageran sus errores porque no toleran sus aciertos”.El juego político democrático tiene muchos vicios que crecen en su interior comohongos. Algunos son evitables o atenuables; otros en cambio son intrínsecos alpropio juego, son vicios de la virtud. Quien logre crearnos alergias hacia estoslogrará que rechacemos la política democrática como esencialmente viciosa.Imaginemos un pueblo que no soporte la demagogia, al que la mas mínimaexageración en las promesas electorales de cualquier político lo indigne. Es muy probable que no termine conducido por políticos democráticos mesurados,precisos en sus promesas, sino mas bien por tiranos. Porque estos no prometen enfalso, ni siquiera prometen.La exageración de los vicios y la desvalorización de los resultados positivos de lapolítica instalan en la sociedad una idea de “resultado neto negativo”. “Al final, silo que obtenemos de los políticos es tan poco y ellos son tan malos, ¿por quéaguantarlos?” sería la pregunta no formulada pero siempre presente.El objetivo final de los promotores de esta campaña no es la destitución de la clasepolítica a la usanza militar, sino el desgaste de la relación con sus representados:limar su fuente de legitimidad. Una clase política desprestigiada, jaqueada enpermanencia, es un adversario más vulnerable para los lobbys de quienes enrealidad deberían ser controlados y regulados por el Estado.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->