Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Tema Platon 2012

Tema Platon 2012

Ratings: (0)|Views: 0 |Likes:
Published by Fernández Paco

More info:

Published by: Fernández Paco on Sep 17, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/18/2013

pdf

text

original

 
 
LA FILOSOFÍA DE PLATÓN
1.
 
INTRODUCCIÓN.
Platón (427-348 a. C.) es el primer filósofo del que nos han llegado casi la totalidad de sus obras. Es unode los pilares de toda la filosofía occidental (junto con su discípulo Aristóteles, que sería el otro) y uno de los másgrandes filósofos de todos los tiempos. Vivió para la filosofía y la enseñanza (fundó la Academia, importanteescuela filosófica, que le sobrevivió varios siglos), pero sin abandonar en lo fundamental su vocación política yliteraria. Intentó tres veces, sin éxito, llevar a la práctica su concepción de una
 polis
o ciudad-estado perfecta,gobernada por uno o varios filósofos verdaderos y criticó la democracia y las estructuras políticas de su tiempo
1
.
Platón, en su filosofía plantea diversos
 dualismos
: el primero,
ontológico
, al distinguirentre dos mundos, el sensible y el
inteligible
o
ideal
(sólo este sería el verdadero, elauténticamente real); el segundo
epistemológico
o referido al conocimiento, pues sólo la
inteligencia
-y en ningún caso los sentidos- alcanza verdadero conocimiento de lo real;finalmente, se da también un dualismo
antropológico
, pues el ser humano está constituido dealma y cuerpo, pero sólo el
alma
es lo que de verdad somos
2
. Su principal discípulo,
Aristóteles
, criticará este dualismo filosófico y propondrá, como veremos, otra concepción delas cosas.Finalmente, decir que Platón estuvo influido por
Sócrates
(su maestro),
Parménides
ylos
Pitagóricos
. Estas son las fuentes principales de su filosofía
3
.2.
 
LA ANTROPOLOGÍA PLATÓNICA: EL TEMA DEL ALMA.Platón, influido por el
orfismo
de los Pitagóricos, pensaba que sólo el
alma
constituyenuestra verdadera identidad, nuestro ser verdadero, mientras que el cuerpo sería un obstáculo,un impedimento, una
cárcel
en suma para el alma (
soma
 
sema
, el cuerpo es un sepulcro, decíanlos órficos) que tiene que intentar separarse del cuerpo y purificarse para volver a la vida felizde la que disfrutara antes de su
caída
y unión con la materia. En efecto, el alma sería de origendivino y habría vivido en un mundo superior, conociendo la verdad, antes de precipitarse a estemundo inferior por una caída fruto del deseo y de las pasiones desenfrenadas.El alma es, pues, inmortal y ha preexistido a su unión con el cuerpo. Esta unión es algoaccidental y transitorio, por lo que el alma sobrevivirá tras la muerte, si bien puede sufrirnuevas transmigraciones o nuevas uniones con otros cuerpos. Todo depende de la vida que se
1
Con ser importantísima la obra escrita, Platón parece que prefirió la enseñanza y tradición (otransmisión) oral, al menos para ciertos temas o verdades metafísicas que son difícilmenteexpresables en palabras y en conceptos. Hay testimonios sobre esto que parecen certificar laexistencia de una doctrina no escrita sobre el Bien y los principios metafísicos de la realidad.Es decir, lo más importante de su filosofía. Esto no es extraño en un discípulo de Sócrates y enun admirador de los Pitagóricos. A ello nos referiremos luego en otras notas y en el final delapartado tercero dedicado al ser, a las Ideas.
2
Efectivamente, el
dualismo
es importante en Platón, que en esto también se separa de los Presocráticos (queeran monistas o tendían al
monismo
). Platón consideraba que el ser, todo ser, es producto de una
mezcla
(tambiénlas Ideas y el alma). Todo se mueve entre dos polos. Y este dualismo se inicia en el plano más alto de los primerosPrincipios, que son dos: el
Uno
o Bien y la
Díada
(dualidad) indefinida o indeterminada. Pero no olvidemos queel Uno y Dios tienden a
unificar
y ordenar, mientras que la Dualidad tiende a la diferencia y a la separación: estoes bueno en el orden ideal de las Ideas, pero en el mundo físico la dualidad viene encarnada en la
materia
y esta sí era para Platón el principio del mal. Discordia, diferencia, enfrentamiento, separación, desorden, disgregaciónproducen la muerte o conducen a ella. A todo esto ya nos iremos refiriendo más adelante.
3
Esto hay que tenerlo en cuenta para la contextualización. Ver lo que se dice de estos filósofos en el temaintroductorio y en las páginas dadas para la contextualización filosófica del fragmento a comentar.
 
La filosofía de Platón2
haya vivido. Así se comprende que Platón diga que “el verdadero filósofo
se prepara para
morir”.
 Para concluir este apartado mencionaremos algo importante para la ética y la política dePlatón: la teoría de las tres almas, o mejor, de las
tres
 
“partes”
(el alma es inmaterial y simple,no tiene partes) o facultades del alma:
racional
,
impulsiva
y
 pasional
.El alma o la facultad
racional
(tò logisticón) es la superior, la más valiosa y la únicapropiamente inmortal. Se trata de la inteligencia, de la capacidad de percibir la luz de la verdady elevarse al conocimiento de las realidades superiores. Se suele situar en la cabeza y secorresponde con la virtud de la
prudencia
o sabiduría. Es propia de los filósofos o personas enlas que predomina esta facultad.El alma o la capacidad
impulsiva
(tò zimoeidés) designa la facultad del ímpetu, delcoraje, el valor y la audacia, pero también de la cólera, la ira y la ambición. Podemosrelacionarla con la fuerza de la voluntad y con la voluntad de mandar sobre otros y dominarlos.Situada en el pecho, es propia de los guerreros y su virtud correspondiente es la
fortaleza
o elvalor de enfrentarse a peligros o dificultades en pos de un bien más alto o cuando así lorequiere la virtud.El alma o la facultad
 pasional
(tò epizymeticón) sería la inferior, la que tiene que vercon la búsqueda del placer y el rechazo instintivo al dolor. En ella predomina el deseo de losbienes materiales y de todo tipo de placeres, impidiendo la búsqueda de la verdad y la virtud.Situada en el vientre, Platón la hace corresponder con la gente corriente (artesanos ycomerciantes en su ciudad ideal) y sencilla, para quienes la virtud más necesaria sería la
templanza
: el dominio de las pasiones y el sometimiento de lo inferior a lo superior.3.
 
LA TEORÍA DE LAS IDEAS: LA CONCEPCIÓN PLATÓNICA DE LO REAL
4
.
Contenido.- 1. Introducción: el
dualismo
platónico referido al ser. 2. Qué son las Ideas y qué clases de Ideas hay.
El problema de la “separación” de las Formas o Ideas. 4º Relación de las Ideas entre sí y con las cosas de este mundo. 5º La
doctrina de las Ideas en los principales
 Diálogos
 
 platónicos. La “Idea” del Bien. Conclusión y breve referencia a la doctrina
no escrita de Platón respecto a los principios metafísicos de lo real.
3. 1. Introducción.Vamos a intentar esbozar aquí un resumen claro y lo más sencillo posible de losaspectos fundamentales de la teoría platónica del ser, de la realidad.A propósito de las Ideas, como diremos, Platón no escribió todo lo que pensaba en susobras o
 Diálogos
. De todos modos, esta teoría constituye como el centro y eje que estructura yvertebra todo el pensamiento platónico.Aparece claramente aquí el
dualismo
tan característico de Platón al distinguirnítidamente dos ámbitos o niveles de realidad bien distintos: a) por una parte
loauténticamente real
, en griego
to ontos on
” (el mundo inteligible o mundo de las Ideas) y b)
el ámbito de
lo semirreal o semiirreal
(el mundo sensible, el mundo de nuestra experiencia, elmundo de los seres materiales). El primer mundo, el verdadero, es inmaterial, eterno,inmutable y no sometido al tiempo ni al espacio (características, por tanto de las Ideas
mismas). El segundo, el mundo aparente o “manifestado”, es material, cambiante, imperfecto y
limitado
5
.
4
Este apartado es de enorme importancia en Platón, pero hay que resumirlo mucho y poner sólo lo esencial en elcomentario de texto.
5
Es sin duda correcto hablar del dualismo platónico. De todos modos conviene matizar que Platón intentarelacionar los dos mundos y ve el mundo inferior como un reflejo (imperfecto, pero reflejo al fin) del superior. Elmundo material participa del inmaterial, como el tiempo es un reflejo o imagen de la eternidad, según Platón.Además, el viejo Platón no tiene una visión tan negativa del mundo material: ve el universo como una especie de
 
La filosofía de Platón3
3. 2. Qué son y de qué tipo.En primer lugar, hay que decir que la pala
 bra “Idea” (
eidos, idea
, en griego) en Platón
no significa lo mismo que para nosotros (“contenido o representación mental”, “concepto”).
Las Ideas son las
causas
 
ejemplares
, modelos o
arquetipos
eternos, de las cosas de estemundo. Son
esencias
 
universales
que constituyen el verdadero ser de las cosas. Cada Idea esuna pero, al mismo tiempo, es de naturaleza universal (engloba a muchos individuos; puedemanifestarse de una infinidad de maneras distintas y semejantes a la vez). Por ejemplo, lasdistintas manifestaciones de la Belleza, las diferentes cosas bellas, son, como decimos,diferentes, pero todas son bellas, tienen en común su belleza: su distinta participación en laBelleza única. Platón llega también a identificar las Ideas con los
números
. Sin duda porinfluencia pitagórica, las Ideas son la
armonía
y el orden que delimita y configura desdedentro a la materia (siendo ésta caótica, desordenada e ininteligible)
6
.En su diálogo el
Parménides
, Platón duda acerca que si hay o no Ideas de los seresvivos o los elementos naturales. Niega que haya Ideas de cosas feas o insignificantes y afirmauna vez más la existencia de Ideas tales como la Belleza, la Virtud (y las virtudes: fortaleza, justicia, etc.), la Verdad, así como las Ideas de Lo Uno y los Muchos (lo múltiple), lo Mismo ylo Diferente, la igualdad, el movimiento y el reposo...3. 3. La
separación
de las Formas o Ideas.Platón, desde luego,
separa
las Ideas de las cosas de este mundo nuestro. Hay como unabismo innegable entre el mundo de las Ideas y el mundo físico. Y este es un problema gravede la teoría cuando ésta pretende explicar la relación y dependencia del mundo inferior conrespecto al superior.Aristóteles criticó a su maestro Platón, entre otras razones, por duplicarinnecesariamente el mundo y por hacer a las Ideas
trascendentes
respecto de las cosassensibles, separadas radicalmente de ellas. Si las Ideas son la sustancia o el verdadero ser de lascosas, argumenta Aristóteles, ¿cómo van a estar separadas de ellas?Las Ideas son
trascendentes
en el sentido de que no cambian ni perecen, a diferencia delos seres compuestos de materia. Pero esta separación (que implica un ámbito o dimensióndistinto de realidad) no significa que las Ideas tengan que estar en ningún sitio concreto: Lae
xpresión “mundo de las Ideas” no alude necesariamente a ningún lugar concreto, pues lo
inmaterial no ocupa lugar en el espacio.3. 4. Relación de las Ideas con las cosas y entre sí mismas.Las cosas de este mundo
participan
de las Ideas o
imitan
a las Ideas. Las cosas de estemundo nuestro, material y sensible, reciben su realidad y su naturaleza o esencia (su ser lo queson) como algo dado por las Ideas. Esto está claro en Platón y es muy importante. La clavepara entender, gobernar y sanar o elevar este mundo está en el otro (en el superior y perfecto).Al mundo superior tiene que elevarse el verdadero filósofo si quiere alcanzar el conocimientode la verdad y vivir una vida buena y feliz. Pero Platón no explica cómo es esta participación.
“animal divino”, como un organismo que posee un Alma (la célebre y olvidada Alma del Mundo) en virtud de la
cual se mueve y de la que recibe su vida y su fuerza.
6
Como
dice muy bien Grube, un especialista en Platón,
‘La teoría de las Ideas’ es la aceptación de realidades
absolutas, eternas, inmutables, universales e independientes del mundo
 
de los fenómenos
; por ejemplo, labelleza absoluta, la justicia absoluta, la bondad absoluta, de las cuales derivan su entidad todas aquellas cosas que
llamamos bellas, justas o buenas” (G.M.A. Grube: “El pensamiento de Platón”, Madrid, Ed. Gredos, 1984, p. 19).
 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->