Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Pilcher Rosamunde - Dias de Tormenta

Pilcher Rosamunde - Dias de Tormenta

Ratings: (0)|Views: 273|Likes:
Published by camaciones

More info:

Published by: camaciones on Sep 19, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/22/2014

pdf

text

original

 
Rosamunde PilcherRosamunde Pilcher
DÍAS DE TORMENTADÍAS DE TORMENTA
 
ROSAMUNDE
 
PILCHER 
 
DIAS
 
DE
 
TORMENTA
 
 
ROSAMUNDE
 
PILCHER 
 
DIAS
 
DE
 
TORMENTA
 
Capítulo 1
 Todo comenzó el último lunes de enero. Un día triste en una épocatriste del año. La Navidad y el Año Nuevo ya habían pasado y estabanolvidados, pero la nueva estación aún no había empezado a aparecer.Londres estaba frío y húmedo, y las tiendas, llenas de esperanzas vanas yde ropa de paseo. En el parque, los árboles desnudos parecían un belloencaje recortado en el cielo gris; el pisoteado césped tenía un aspecto tristey muerto, era imposible imaginar que alguna vez volviera a estaralfombrado con las matas moradas y amarillas del azafrán.Era un día como otro cualquiera. El despertador me hizo abrir los ojosen la oscuridad, pero en una oscuridad empalidecida por la amplitud de lasgrandes ventanas sin cortinas, y a través de ellas vi la copa del plátano,iluminada solamente por el resplandor anaranjado de las lejanas luces de lacalle.No había muebles en mi habitación, excepto el sofá cama en el queestaba acostada y una mesa de cocina a la que pensaba dar una mano depintura y lustrar con una capa de cera cuando tuviera tiempo. Hasta elsuelo estaba desnudo y las tablas de madera se extendían de zócalo azócalo. Una caja de naranjas me servía de mesita de noche, y otra hacía lasveces de silla.Extendí la mano, encendí la luz e inspeccioné aquel desolado cuartocon la mayor satisfacción. Era mío. Mi primera casa. Me había mudado allí hacía sólo tres semanas pero me pertenecía por completo. Podía hacer conella lo que quisiera. Cubrir las blancas paredes con carteles o pintarlas decolor naranja. Ya había empezado a desarrollar un interés de propietaria porlas tiendas de antigüedades y trastos viejos y no podía pasar por delante deuna sin escudriñar el escaparate en busca de algún tesoro que pudierapermitirme comprar. Así había llegado la mesa a mis manos, y ya le habíaechado el ojo a un espejo dorado antiguo, pero todavía no había reunido elvalor necesario para entrar en la tienda y averiguar cuánto costaba. Quizálo colgara en el centro de la campana de la chimenea o en la pared queestaba frente a la ventana para que el cielo y los árboles se reflejaran en ély formaran un cuadro dentro de su vistoso marco.Aquellas agradables fantasías me entretuvieron un rato. Volví a mirarel reloj, vi que se estaba haciendo tarde y salté de la cama. Caminédescalza por el suelo rumbo a mi pequeña cocina donde encendí el gas ypuse agua a hervir. Había empezado el día.El apartamento estaba en Fulham, en el piso superior de una pequeñacasa que pertenecía a Maggie y John Trent. No haa mucho que losconocía, apenas desde la Navidad, que había pasado con Stephen Forbes,su esposa Mary y sus muchos y desaliñados nos en la amplia ydesordenada casa de Putney. Stephen Forbes era mi jefe, el dueño de lalibrería de Walton Street en la que trabajaba desde hacía un año. Stephensiempre había sido extraordinariamente amable y solícito conmigo, y

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
ygmartin liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->