Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Crisis y Democracia, Neoliberalismo y Movimientos Sociales

Crisis y Democracia, Neoliberalismo y Movimientos Sociales

Ratings: (0)|Views: 17 |Likes:
Published by sanchezroje

More info:

Published by: sanchezroje on Sep 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/01/2013

pdf

text

original

 
1
Crisis y democracia, neoliberalismo y movimientos sociales
Jesús Sánchez Rodríguez
i
27/09/2012En un artículo anterior me ocupaba de los efectos de la crisis sobre las estructuras estatales ysupraestatales, tomando como ejemplo la crisis de la UE y del Estado de las autonomías enEspaña
ii
. Esta vez el objetivo es analizar los efectos de la crisis sobre las democracias liberalesoccidentales.Las clases populares, formadas por actores muy diversos, empezaron a movilizarse de maneramasiva, primero desde finales de la década de los 90 contra las medidas neoliberales,especialmente en América Latina; y después contra los efectos sociales de la crisis a partir de2008, especialmente en Europa. Esta nueva ola de protagonismo de las masas populares,ocupando el espacio público y transformando la realidad social y política de países y regiones,ya había comenzado unas décadas antes
iii
. Paralelamente a las contestaciones actuales enEuropa, el mundo árabe también se vio sacudido por una rebelión de masas que estátransformando toda la región.Los nuevos sujetos plurales de estas movilizaciones y sus formas de protesta han convivido yconviven con antiguos movimientos sociales, especialmente en Europa, como los sindicatos ysu clásica arma de lucha, las huelgas laborales. Pero entre ambos aparecía una diferenciafundamental. Los sindicatos normalmente se orientan hacia objetivos socio-laborales quedeben ser acordados mediante una negociación, y la huelga juega como un elemento depresión, lo cual no pone en duda la estructura general de dominación política y social. Sinembargo, las movilizaciones de masas impulsadas por los nuevos sujetos sociales pluralescomo reacción a las agresivas políticas del neoliberalismo (tanto en su fase de ascenso enAmérica Latina, como en la fase de la crisis en Europa) se plantean de manera crecienteobjetivos más ambiciosos, aunque también más difusos, superar el modelo de democraciaburguesa por una más participativa y, finalmente, superar el capitalismo. En relación a ambosobjetivos las alternativas propuestas se hacen más difusas y diferentes. Tanto lo ambicioso delas aspiraciones, como la falta de concreción de las alternativas hacen imposible lanegociación. Por eso las consignas que traducen los deseos de las masas en acción a vecesexpresan más la arista de protesta que la de alternativa, es el ejemplo del famoso ¡Qué sevayan todos!Algunos de los principales ensayistas y publicistas de la izquierda se han ocupado de definir yanalizar esta nueva realidad social. Así por ejemplo, Marta Harnecker definía a los nuevosmovimientos sociales de la siguiente manera: “Difieren en muchos aspectos del clásicomovimiento obrero. Sus plataformas tienen un fuerte acento temático y su convocatoria espoliclasista y multigeneracional. Sus modos de organización son menos jerárquicos y más enred que en el pasado y sus formas concretas de acción son muy variadas. Aparecen también enel escenario nuevos actores sociales. Es sorprendente, por ejemplo, la capacidad de
 
2movilización que han manifestado los jóvenes, organizados fundamentalmente por víaelectrónica, con el objetivo de repudiar la actual globalización; resistir a la aplicación demedidas de corte neoliberal, desarrollar poderosísimas manifestaciones contra la guerra yahora contra ocupación, y difundir experiencias de luchas revolucionarias, rompiendo el cercoinformativo al que habían sido siempre sometidas las ideas progresistas y de izquierda.”
iv
 Raúl Zibechi señala las causas que provocaron la eclosión de estos nuevos movimientossociales en América Latina en la década de 1990, “Los movimientos sociales nacidos enAmérica Latina son las respuestas al terremoto social que provocó la oleada neoliberal de losochenta, que trastocó las formas de vida de los sectores populares al disolver y descomponerlas formas de producción y reproducción, territoriales y simbólicas, que configuraban suentorno y su vida cotidiana.”
v
 Ese terremoto social se ha reproducido de nuevo en Europa al finalizar la primera década delsiglo XXI como consecuencia de la grave crisis económica que golpea, especialmente, a lospaíses del sur, y que ha llevado en un corto período de tiempo al desmantelamiento de susdébiles Estados de Bienestar, sumiendo en situaciones de pobreza y desesperanza,inimaginables unos pocos años antes, a amplias capas populares. Y también en Europa hannacido nuevos movimientos sociales, entre los que sobresale el movimiento de los indignadosen España, con réplicas en otros países y una fuerte capacidad de movilización.Los sujetos que han protagonizado las movilizaciones antineoliberales en América Latina sonmás variados que los que participan en las movilizaciones europeas. En el subcontinenteamericano existen dos sujetos que en Europa son de escasa importancia como los campesinos,o inexistentes como los pueblos indígenas. Pero si son más parecidos otros sujetos, como lostrabajadores precarios y desempleados, las clases medias empobrecidas y los estudiantes,atravesados todos ellos por dos grupos diferenciados especialmente golpeados por la crisis, los jóvenes y las mujeres.Las democracias burguesas en América Latina y Europa, basadas en sus reglas formalistas departicipación se han visto enfrentadas a movimientos que exigían mayor inclusión yparticipación, y radicalización de la democracia, con el objetivo de liberarlas de la farsa que lasreduce a la participación puntual en un acto de votación cada cuatro o seis años, y de ladegradación que supone la manipulación de la opinión pública por los grandes conglomeradosde medios de comunicación y el chantaje de los grandes poderes económicos, hoy señaladoscon el aséptico nombre de los mercados.Estos nuevos sujetos, y los movimientos que conforman, han acudido a un nuevo repertorio deformas de protesta y lucha que han llegado, en ciertos momentos, a situacionesinsurreccionales en América Latina, sin alcanzar ese nivel, por el momento, en Europa.Además, en Europa, el peso de uno de los más antiguos movimientos sociales, el obrero, consus clásicas organizaciones sindicales y sus también clásicas formas de lucha, la huelga, sigueteniendo un peso mucho más relevante que en América Latina, y ello, a pesar del carácterreformista de las cúpulas sindicales.Este repertorio de nuevas formas de protesta ha desbordado el marco laboral para tomar lasplazas y calles en ocupaciones y manifestaciones, en cortes de carreteras, y en ocupaciones de
 
3edificios públicos y privados emblemáticos. Han acudido a las demandas de convocatoria deasambleas constituyentes, de referéndums y de nuevas elecciones, politizando de esta manerasus demandas y apuntando al corazón del problema al exigir una auténtica democracia y unmodelo económico que estén, ambos, al servicio del pueblo y no de los grandes podereseconómicos.En América Latina, como es sobradamente conocido, el ciclo de protestas de estos nuevosactores y movimientos que se incorporaban a la historia llegaron a derribar diferentesgobiernos neoliberales en Argentina, Bolivia o Ecuador; desarticularon golpes de Estado ymovimientos sediciosos de la extrema derecha como en Venezuela, Bolivia y Ecuador;consiguieron llegar al poder a través de partidos o líderes identificados con ellos como enEcuador, Bolivia y Venezuela, y también vieron como la derecha les robaba su victoria bienlegalmente, como en Argentina, bien con un golpe de Estado abierto como en Honduras oencubierto como en Paraguay, bien a través del fraude electoral como en México. Pero dondeaccedieron al poder, la democracia se hizo mucho más real, inclusiva y participativa, sin que enningún lugar el pulso entre la vieja sociedad oligárquica y neoliberal y los nuevos proyectospopulares y democráticos haya concluido, ni tampoco las tensiones en el interior del campopopular.En todas esas experiencias los nuevos movimientos y sus formas de lucha fueron objeto deintentos de deslegitimación y criminalización por parte de las oligarquías y sectoresneoliberales, a nivel nacional e internacional, utilizando para ello los poderosos medios decomunicación a su servicio y amparándose en las reglas formales de una democracia burguesapuesta al servicio de sus intereses.
La democracia es una conquista de las clases populares.
Frente a ello, el objetivo de los nuevos movimientos no fue renegar de la democracia, sinodenunciar su vaciamiento por las elites políticas y económicas y reivindicar una radicalización yprofundización de la democracia. La lucha contra la opresión económica y social se hacía bajola bandera política de una democracia auténtica.Existe una tesis ampliamente documentada y sostenida por estudiosos y analistas deldesarrollo democrático que sostiene que la ampliación del contenido de la democracia llevadaa cabo durante más de siglo y medio ha sido posible gracias a las luchas de las clasespopulares. Es necesario recordar una vez más que liberalismo y democracia forman unbinomio conflictivo y contradictorio. Las democracias liberales del siglo XIX eran democraciascensitarias, donde solo un muy reducido sector de la población gozaba de la ciudadanía, elsector formado por los propietarios importantes, al que se podía añadir los que gozasen de unnivel educativo alto, normalmente pertenecientes al sector de los propietarios. Ni siquiera lasmujeres de ese sector tenían el derecho a la ciudadanía. Fueron las clases populares,especialmente el movimiento obrero, y el movimiento feministas (sufragistas) quienesampliaron paulatinamente los sectores con derechos políticos.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->