Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
LAS INVESTIGACIONES EN DIDÁCTICA SOBRE EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO HISTÓRICO EN LA ENSEÑANZA PRIMARIA. UNA PANORÁMICA DE LA LITERATURA PUBLICADA EN FRANCÉS E INGLÉS DESDE EL AÑO 1990

LAS INVESTIGACIONES EN DIDÁCTICA SOBRE EL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO HISTÓRICO EN LA ENSEÑANZA PRIMARIA. UNA PANORÁMICA DE LA LITERATURA PUBLICADA EN FRANCÉS E INGLÉS DESDE EL AÑO 1990

Ratings: (0)|Views: 16|Likes:
Published by Pamela Alejandra

More info:

Published by: Pamela Alejandra on Sep 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/24/2014

pdf

text

original

 
LAS INVESTIGACIONES EN DIDÁCTICA SOBREEL DESARROLLO DEL PENSAMIENTO HISTÓRICOEN LA ENSEÑANZA PRIMARIA. UNA PANORÁMICADE LA LITERATURA PUBLICADA EN FRANCÉS E INGLÉSDESDE ELAÑO 1990
É
THIER
, M
ARC
-A
NDRÉ
, D
EMERS
, S
TÉPHANIE
y L
EFRANÇOIS
, D
AVID
Resumen.
Con una sintesis de algunas inestigaciones teóricas y empiricas, los autores pretenden identificar la competencia para el pensamiento his-torico, para localizar sus diersos componentes y establecer epectatias que los profesores pueden tener legítimamente en su desarrollo entre los estu-diantes de primaria. Uno de los pilares del pensamiento historico es el desarrollo del pensamiento crítico, en relación a los documentos pasado, lasopiniones de los actores de la historia o discursos distintos que circulan en la sociedad. El análisis de los autores confirma que la adquisición progre-sia de los componentes esenciales del pensamiento historico es posible y se produce cuando el primaria, pero concluye en la necesidad de buscar nue-as Inestigación, para comprender mejor las diferentes etapas de el desarrollo de esta habilidad.
Palabras clave.
Pensamiento historico, desarrollo del pensamiento crítico, educación Primaria, didáctica de la historia.
Abstract.
By summarizing some theoretical and empirical research, the authors will to identify the competence of historical thought, of locating itsdifferent components and establishing the epectaties that teachers can legitimately hae throughout the primary students’ deelopment. One of thepillars of historical thought is the deelopment of critical thinking taking into account eents in the past, historical actors’ opinions or different dis-courses that circulate in society. The authors’ analysis confirms that progressie acquisition of the essential components of historical thought is possi-ble, and it takes place in Primary education. Yet, the analysis also claims the need of new research, which would allow us to more easily understandthe different stages of the deelopment of this skill.
Keywords.
Historical thought, critical thought deelopment, Primary education, History teaching.
INTRODUCCIÓN
El pensamiento histórico constituye el eje de diersasinestigaciones y diersos programas de estudio. Elobjetio de este artículo es ofrecer una panorámica delos trabajos relatios al desarrollo del pensamientohistórico (sobre todo, aunque no eclusiamente) en laenseñanza primaria. El artículo está organizado entres partes: la primera sitúa el marco conceptual; lasegunda recuerda la ruptura a partir de la cual las in-estigaciones han uelto a eaminar el pensamientohistórico; y la tercera presenta los resultados de lasinestigaciones en función de diersos temas: el efec-to de los métodos de enseñanza, las competenciasrelacionadas con la inestigación histórica y la com-prensión de ciertos conceptos.
1. LA SITUACIÓN CONCEPTUAL
La muestra de los tetos consultados se ha realiza-do en arborescencia, según una técnica análoga a latécnica de muestreo en «bola de niee», a partir delas referencias bibliográficas y de las palabras claede los artículos de los autores escogidos, hasta la sa-turación, entre los publicados en Canadá, EstadosUnidos, Francia y Gran Bretaña desde la aparición dela obra colectia de Shaer
1
sobre la inestigación enenseñanza de las ciencias sociales hasta la de Lestiky Tyson
2
. Esta lista ha sido completada por títulosobtenidos mediante consulta de las principales basesde datos. Para la selección inicial de los tetos a laez teóricos y empíricos se ha utilizado un enfoquedeductio que parte de las problemáticas de ordenmás general y aborda progresiamente las problemá-ticas más específicas. Los autores consultados en esteprimer niel para elaborar el marco conceptual hansido escogidos en función de su reconocida contribu-ción a la construcción del marco teórico normatio dela didáctica de la historia que orienta la inestigaciónempírica actual. Las inestigaciones empíricas pre-sentadas debían incluir una muestra de alumnos deenseñanza primaria o un tratamiento de los datos dife-renciado según la edad de los alumnos, e incluir gru-pos de edad de 6 a 12 años. Además, las dimensionesestudiadas debían estar relacionadas con los elemen-tos conocidos del pensamiento histórico como losidentificados en el marco conceptual.No se desprende ningún consenso de los escritos en
INVESTIGACIÓN DIDÁCTICA
ENSEÑANZADE LAS CIENCIAS SOCIALES, 2010, 9, 61-74 61
 
cuanto a la definición del pensamiento histórico. Noobstante, podemos clasificar en tres grandes gruposlas diferentes definiciones propuestas por los autoresen el ámbito de la didáctica de la historia. Algunosautores definen el pensamiento histórico como unconjunto de procedimientos metodológicos que com-peten específicamente al ámbito de la historia
3
. Otrosse refieren más bien a una «cultura histórica», esdecir, a una combinación de actitudes, con dimensio-nes morales e identitarias, y de procedimientos
4
. Yotros añaden aún la dimensión argumentatia a estosdos elementos, sin la cual el razonamiento históricocrítico no se puede construir
5
.En cuanto a la definición del pensamiento históricoy la importancia atribuida a la mediación cultural ysocial, la postura de los autores también ejerce unainfluencia en la manera en que presentan este concep-to. Tal es el caso de Barton y Lestik
6
, así como dePontecoro y Girardet
7
, que eaminan la influenciade los referentes culturales socialmente construidossobre el desarrollo del pensamiento histórico.Este apartado comprende dos secciones. La primerapresenta los cuatro atributos del pensamiento históri-co que se citan con mayor frecuencia. La segundailustra el tipo de transposición didáctica del pensa-miento histórico que los autores consultados desea-rían er surgir en el aula.
1.1. Los cuatro atributos del pensamiento históri-co citados con mayor frecuencia
1.1.1. El pensamiento histórico es una construcción
Aunque no hay definición alguna que sea aceptadapor todos, eiste no obstante un consenso parcial encuanto a la naturaleza de la historia. Así pues, lamayor parte de los filósofos, historiadores y didactasque aquí citamos reconocen que la historia es unconstructo humano distinto de lo que ésta intentaconocer y comprender. De igual modo, el acto de pre-tender conocer y comprender lo que fue (y a ecessigue siendo) también es un constructo, y, para dier-sos autores, la historia se reconoce más en este proce-so cognitio que en los resultados proisionales queproduce.Así, para Heimberg, para que un pensamiento sea cul-tiado históricamente, tiene que ser disciplinado y nosólo instruido, ya que «(…) la cultura histórica no estáconstituida sólo por conocimientos factuales, sino tam-bién por una toma de consciencia de la manera en queéstos son producidos, y por la capacidad de utilizaroperaciones cognitias para poner el presente en pers-pectia e iniciar un proceso argumentatio»
8
. Los his-toriadores hacen la historia y son conscientes de ello.Esta dimensión humana e interpretatia del pensa-miento histórico actúa de tal forma que la interpreta-ción es
mise en abîme
: los historiadores aprehendencon sus propias intenciones, motios, contetossociales y culturales, una fuente que refleja las inten-ciones, motios, contetos sociales y culturales de unautor. Saben que en la narración o la descripción eis-ten «acíos» que tendrán que llenar utilizando surazonamiento y su propia creatiidad para elear alestatus de pruebas, de «datos», los elementos de res-puesta a la problemática que habrán creado, a partirde sus situaciones, con objeto de dar sentido por sí mismos al fenómeno humano que habrán disecciona-do. De este modo se integran a sí mismos en la histo-ria, y lo hacen sobre todo mediante la reconstrucciónnarratia de los contetos de lo probable o lo posible,contetos inferidos por ellos a traés del análisis delas fuentes y la crítica de los testimonios.
1.1.2. El pensamiento histórico es metódico
Recuperando la distinción de Ségal
9
, esta construccióndel objeto (la historia) por sujetos (los historiadores)plantea no obstante el problema de la credibilidad quese puede atribuir a las respuestas aportadas por otraspersonas (historiadores o no) a las preguntas (históri-cas), puesto que los sujetos parten cada uno de suspropios contetos sociales, culturales, históricos, y así sucesiamente, cuando se plantean preguntas, buscany aplican los mejores recursos para responder a su pre-gunta. Para superar este obstáculo, los historiadores sehan puesto de acuerdo sobre unas normas y la utiliza-ción de métodos complementarios para reunir y tratarlos datos, aquello que Marc Bloch
10
denominaba «eloficio del historiador» (
le métier de l’historien
).Este proceso, que en sí mismo ya es histórico, ha eo-lucionado
11
. Así, por ejemplo, se ha pasado delimpulso positiista de finales del siglo
xIx
, en el queel método histórico tenía por objeto una reconstruc-ción acumulatia y objetia de los hechos (políticoso económicos, según las escuelas y las épocas) quepermitiese alcanzar una cierta erdad uniersal a unasorientaciones ontológicas, gnoseológicas, epistemo-lógicas o sociopolíticas posmodernas en las que loshistoriadores se muestran generalmente escépticos ypesimistas en lo que respecta a la posibilidad dealcanzar alguna forma, sea cual sea, de erdad glo-bal, o respecto a la pertinencia de buscar determinan-tes sociales para comprender el pasado, el presente oel futuro. Pero la mayor parte de los historiadoresactuales comparten, en un grado u otro, dos caracte-rísticas.En primer lugar, consideran que todas las huellas delpasado pueden ser útiles para construir la historia,pero que deben ser ealuadas, situadas en sus conte-tos, alidadas siguiendo un método riguroso y eplí-cito que permita hacer más plausibles las descripcio-nes o las «propuestas narratias» construidas por loshistoriadores. En segundo lugar, consideran que,
INVESTIGACIÓN DIDÁCTICA
62 ENSEÑANZADE LAS CIENCIAS SOCIALES, 2010, 9
 
cuanto más admite la historia erudita (e intenta con-trolar) su aspecto arbitrario y su facticidad (en el sen-tido de lo que «se ha hecho, se ha elaborado, es con-tingente»), más se mantiene fiel a su esencia.Y lo cierto es que no se declara en absoluto incompe-tente cuando reiindica su naturaleza mediata y abs-tracta; al contrario, si no la reiindicase perdería sucientificidad: el análisis histórico es una tarea de lamente que establece, entre otras cosas, diferencias yasociaciones entre los fenómenos que percibe
12
.Pomian basa incluso la legitimidad de este ámbitoacadémico en la pretensión de los autores de historiassabias de permitir (en general, mediante un aparatocrítico que cita y eplica la selección y el tratamientode sus fuentes) que cualquier lector pueda debatirsobre la solidez de sus interpretaciones y los sesgosinducidos por sus presuposiciones
13
.La utilización de este método para construir el senti-do del pasado se aprende, es decir, no es un procesonatural ni una función cognitia que emerja natural yautomáticamente del desarrollo psicológico
14
.Al con-trario, ésta requiere el dominio de acciones epistémi-cas concretas que son propias del ámbito histórico,aunque puedan tener puntos en común con modos deactuar surgidos de otras áreas científicas, o inclusodel sentido común. En el título de una obra que se citacon frecuencia, Wineburg
15
utiliza incluso la mismaepresión proocadora, «Pensamiento histórico yotros actos desnaturalizados» (
Pensée historique et autres actes dénaturés
), para designar un «modo desaber» (
 façon de savoir 
) propio de la historia queincluye cuatro herramientas fundamentales de lare/construcción narratia que resulta del análisis delas fuentes y los artefactos. El primer elemento es lalectura en profundidad. El segundo es «la heurísticade la corroboración» (
corroboration heuristics
), a tra-és de la cual el historiador confronta unas fuentescon otras. El tercero es la «heurística de indeación»(
heuristique d’indexation
o
sourcing
). Consiste enidentificar y ealuar la fuente del documento. El cuar-to es la «heurística de contetualización» (
heuristiquede contextualisation,
o
contextualization
). Resitúa loshechos en su conteto.Diferentes autores identifican diferentes grupos de pro-cedimientos como formando parte de la dimensiónmetodológica del pensamiento histórico, e incluyenen ellos alternatiamente procedimientos epistémicoso refleios
16
, eplicatios
17
y/o argumentatios
18
.
1.1.3. El pensamiento histórico integra una perspec-tiva temporal
Según los autores que aquí se citan, la perspectiatemporal también es una dimensión del pensamientohistórico, y ésta, en su sentido más limitado, se con-funde con la toma en consideración de la sincronía yla diacronía mediante escalas en el cuestionamientode las sociedades, los fenómenos, y así sucesiamente.Para Braudel
19
, la linealidad aparente del tiempo his-tórico (y no físico) es engañosa, ya que éste, según él,no es ni lineal ni uniforme.Al contrario, está constitui-do por tres componentes básicos (tiempo largo, medioy corto
20
). Sea como sea, el tiempo histórico debeaprenderse. Requiere una actitud de distancia psico-lógica y crítica. Ésta resulta primero del descentra-miento de sí mismo y del tiempo conocido subjetia-mente por el niño en relación con sus necesidades yepectatias. Esta actitud procede seguidamente de laobjetiación del tiempo (en un concepto abstracto ymensurable). Este aprendizaje implica también latoma de consciencia de conceptos abstractos talescomo las relaciones temporales y los grandes conjun-tos periódicos y cíclicos.Mientras que la perspectia temporal comporta lacapacidad de situar a las personas, las acciones y losacontecimientos en el pasado mediante la utilizaciónde un lenguaje temporal
21
, la perspectia histórica,que Wineburg
22
califica de capacidad para apreciar lanaturaleza «desconocida» (
étrangère
) del pasado –esdecir, el ser capaz de er la historia con los ojos de losque la han iido, a la ez que comprendiendo los lí-mites de estos esfuerzos–, depende de la perspectiatemporal e incluye también la interpretación del cam-bio a traés de una puesta en relación de causalidadmediante un análisis retrospectio
23
.
1.1.4. El pensamiento histórico es una interpretacióncrítica
El cuarto elemento central del pensamiento históricose basa en la comprensión de la historiografía comouna construcción surgida de la narración, pero tam-bién como un proceso que parte de preguntas a lascuales se responde sobre la base de huellas que no sondadas sino construidas, habitualmente parciales yarbitrarias (
 partielles et partiales
), etc. Así pues, lahistoria no es una entidad que eista independiente-mente de su interpretación como erdad absoluta quese deba descubrir, sino una «imposición», sobre elpasado, de sus preguntas y esquemas por parte delautor de la narración
24
. Por consiguiente, los alumnosdeben poder imaginar que eiste una multitud denarraciones para un mismo acontecimiento o fenóme-no, que estas diferentes ersiones pueden coeistir yque ninguna detenta ¡LA erdad! Por otra parte,deben comprender que el trabajo del historiador con-siste en la construcción de una narración o de unadescripción que tiene en cuenta las diersas narracio-nes e interpretaciones que se han hecho de ella,basándose no obstante en un análisis crítico y riguro-so de las fuentes y de su alidez.Pontecoro y Girardet
25
recuerdan que el dominio delos procedimientos de la inestigación histórica perte-nece también al pensamiento histórico y le confiere
INVESTIGACIÓN DIDÁCTICA
ENSEÑANZADE LAS CIENCIAS SOCIALES, 2010, 9 63

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->