Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
5Activity
P. 1
GURDJIEFF Mi Infancia Con Gurdjieff

GURDJIEFF Mi Infancia Con Gurdjieff

Ratings: (0)|Views: 63 |Likes:
Published by otxotto

More info:

Published by: otxotto on Sep 29, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/20/2014

pdf

text

original

 
Mi Infancia con Gurdjieff 
 
1
Capitulo 1
Conocí y hablé por primera vez con Jorge Gurdjieff en1924, la tarde de un sábado de junio, en el Chateau duPrieuré en Fointainebleau Avon en Francia.Aunque las razones de mi estancia no estaban muy claraspara mí (tenía once años de edad), mi recuerdo delencuentro permanece brillantemente claro.Era un día brillante y soleado. Gurdjieff estaba sentado allado de una mesa con cubierta de mármol, sombreada conun parasol y daba espalda al chateau, de cara a una granextensión de prados y lechos de flores.Tuve que sentarme un rato en la terraza del chateau, detrásde él, antes de ser llamado a su presencia para unaentrevista. De hecho, lo había visto una vez antes, en elinvierno anterior, en Nueva York, pero no sentía que lohabía 'conocido'. El único recuerdo de esa primera vez esque le había tenido miedo; en parte por la forma en que viohacia (o a través) de mí y en parte por su reputación. Mehabían dicho que era por lo menos un 'profeta' y lo más,algo muy cercano a la 'segunda venida de Cristo'.Conocer cualquier versión de un 'Cristo' es unacontecimiento y ese tipo de evento no era algo que yoestuviera esperando. Confrontar su presencia no solo no mellamaba la atención, sino que me aterrorizaba.El encuentro en sí, no llegó a la medida de mis temores.'Mesías' o no, a mí me pareció un hombre franco y sencillo.No estaba rodeado por ningún halo y, si bien su inglés teníaun fuerte acento, hablaba de una manera mucho más simpleque lo que la Biblia me habría hecho sospechar.Hizo un vago gesto en mi dirección, me dijo que mesentara, pidió café y luego me preguntó porque estaba ahí.
 
 
Fritz Peters
2
Sentí alivio al encontrar que parecía ser un ser humanonormal, pero me inquieté por la pregunta. Me sentí segurode que tenía que darle una respuesta importante; que debíatener una excelente razón. Como no la tenía, le dije laverdad: que estaba ahí porque me habían llevado.Luego me preguntó porque quería estar ahí, para estudiaren su escuela. Otra vez lo único que pude responder es queello estaba fuera de mi control; no me habían consultado;había sido transportado a ese lugar, por así decirlo.Recuerdo el fuerte impulso que tuve de mentirle y elsentimiento, igual de fuerte, de que no podía hacerlo con él.Me sentía seguro de que él sabía la verdad de antemano. Laúnica pregunta que respondí menos honestamente, fuecuando me preguntó si quería permanecer ahí y estudiar conél. Respondí que sí, lo que no era esencialmente cierto. Lodije porque sabía que se esperaba de mí. Me parece ahoraque cualquier niño habría respondido igual. Lo que fueraque el prieuré pudiera representar para los adultos, (y elnombre literal de la escuela era 'El Instituto Gurdjieff parael Desarrollo Armónico del Hombre'), yo sentía queexperimentaba el equivalente a ser entrevistado por elDirector de una escuela secundaria. Los niños van a laescuela y yo estaba en el acuerdo general de que ningúnniño le diría a su próximo maestro que no quiere ir a laescuela. Lo único que me sorprendió es que se me hayapreguntado.Gurdjieff me hizo entonces otras dos preguntas:1. ¿Qué crees que es la vida? Y2. ¿Qué quieres saber?Respondí a la primera diciendo: 'Creo que la vida es algoque se nos da en charola de plata y que a uno le correspondehacer algo con ella'.
 
Mi Infancia con Gurdjieff 
 
3
Esta respuesta provoco una larga discusión acerca de lafrase 'en charola de plata', incluyendo una referencia deGurdjieff a la cabeza de Juan el Bautista. Yo me retracte,sintiendo que me batía en retirada, y modifique la frase paradar a entender que la vida es un 'regalo' y eso pareciósatisfacerle.La segunda pregunta (¿Qué quieres saber?) era más fácilde responder. Mis palabras fueron: 'Quiero saberlo todo'.Gurdjieff replicó inmediatamente: 'No puedes saberlotodo. ¿Todo acerca de qué?Yo dije: 'Todo acerca del hombre' y agregué: 'En inglés sele llama sicología o tal vez filosofía.'Entonces suspiro y después de un breve silencio dijo:'Puedes quedarte. Pero tu respuesta hace la vida difícil paramí. Yo soy el único que enseña lo que tú pides. Tú hacesque tenga más trabajo.'Como mis metas infantiles eran adaptarme y agradar, mesentí desconcertado por su respuesta. Lo último que yoquería era hacerle la vida más difícil a alguien; me parecíaque ya era suficientemente difícil. No respondí nada a eso yél continuo diciéndome que además de aprender 'todo',tendría también la oportunidad de estudiar temas menorescomo lenguajes, matemáticas, diversas ciencias, etc.También dijo que yo notaría que esa no era una escuelausual: 'Puedes aprender muchas cosas aquí que no enseñanen otras escuelas'. Luego me dio unas palmadas en elhombro, con benevolenciaUso la palabra 'benevolencia' porque su gesto fue de granimportancia para mí en ese momento. Ansiaba laaprobación de alguna autoridad superior. Recibir esa'aprobación' de este hombre al que los adultos considerabancomo un 'profeta', un 'vidente' y/o un 'Mesías' y, además, en

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
GonzaloGarcia liked this
1 thousand reads
1 hundred reads
Carfel liked this
MAESTROSJOYEROS liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->