Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
P. 1
Emilio Carilla (ed.) - Poesía de la independencia

Emilio Carilla (ed.) - Poesía de la independencia

Ratings: (0)|Views: 213 |Likes:
Published by Horacio Gutiérrez
Emilio Carilla (ed.) - Poesía de la independencia [América Latina]
Emilio Carilla (ed.) - Poesía de la independencia [América Latina]

More info:

Published by: Horacio Gutiérrez on Sep 30, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/07/2013

pdf

text

original

 
POESIADE LA
 
INDEPENDENCIA
 
PROLOGO
I. HISPANOAMERICA
INTRODUCCION: EL MARCO HISTORICO
E
l
 
primer
 
cuarto del siglo XIX es la época de la Independencia de lamayor parte de las colonias hispanoamericanas. Culminación de un procesoque fermenta durante la segunda mitad del siglo XVIII, pero que triun-fará en Hispanoamérica a comienzos de la centuria siguiente.Antes de 1825 se completó la liberación de todas las colonias españolas,con la excepción de Cuba y Puerto Rico. Al cerrarse ese ciclo, quedan aldescubierto una serie de problemas fundamentales en las vidas de los na-cientes estados. Problemas políticos, sociales, económicos, religiosos, cul-turales, ya visibles en el momento inaugural (como que eran, en parte, de-rivación y herencia colonial), pero pospuestos por la urgencia de la luchalibertadora.Estas vicisitudes pasan a planos principalísimos después de 1825. Detal manera, escapan en buena medida al momento que estudiamos, centra-do particularmente en los hechos militares y en los primeros y trabajosostanteos de organización políticosocial.La historia de las antiguas colonias a lo largo del siglo XIX (y aunen lo que va del XX) muestra que no fue’fácil allanar las dificultades. Contodo, para precisar períodos, es más justo decir que el primer tercio delsiglo XIX corresponde al básico fenómeno inaugural marcado por las Re-voluciones de Independencia. Epoca donde todo se sacrifica al triunfo dela causa patriota, particularmente en los campos de batalla y en los inten-tos iniciales de un orden jurídico.Quedará para después resolver el candente problema de la organiza-ción, casi siempre ante las acechanzas de dos peligros notorios, la tiraníay la anarquía. Males a los que contribuyen la indocilidad, la urgencia demuchos y las ambiciones de no pocos, y que tantas veces pusieron en ja-que las mejores intenciones y el sacrificio de los mejores.
 
PERIODO Y NOMBRESEs posible que en el reconocimiento de esta etapa literaria (que abarcaaproximadamente el primer cuarto del siglo XIX) influyan diversos fac-tores. Es posible. Por lo pronto, la penetración decidida —y consciente—del romanticismo, hacia 1830, marca ya uno de los límites extremos.En el otro lado, resulta quizás más difícil marcar una fecha. Por di-versos motivos: no se trata, en primer lugar, de una irrupción estética, sinode una continuidad en relación a un neoclasicismo que llega a estas tierrascon retraso. Pero una creciente literatura política aparece ya a fines delsiglo XVIII y se acentúa en los primeros años del siglo XIX.De esta manera, no puede extrañarnos que en periodizaciones recientes(y, sobre todo, que ofrecen ciertos fundamentos) no haya coincidencias to-tales, aunque sí ofrecen coincidencias que convienen llamar esenciales.Pedro Henríquez Ureña
(Atout seigneur, tout honneur)
escribió, sabe-mos, un libro fundamental sobre
 Las corrientes literarias en la América
 
 Hispánica.
En él, si bien hace hincapié, como corresponde, en las “corrien-tes literarias”, no deja de reparar en la evidente interrelación que existe enel Continente entre literatura y sociedad. Pues bien, Pedro Henríquez Ure-ña señala un período o etapa que se extiende desde 1800 hasta 1830 y lodestaca con el nombre de “La Declaración de la independencia intelectual”.A su vez, José Antonio Portuondo estableció (aunque no desarrollófundamentaciones) una periodización de las letras en Hispanoamérica, si-guiendo bastante de cerca a Pedro Henríquez Ureña. Prueba de ello esque, en un comienzo, coincidió con las fechas extremas (18001830), consólo el cambio del título. Llamó a este período “El patriciado prerromán-tico”. Este primer esbozo sufrió más tarde algunas modificaciones al repro-ducirse en un libro y al tomar un más extendido carácter de generaciones(primitivamente, consideraba las generaciones a partir de 1800). De talmodo, el período cambió así: “17901822. Independencia: el patriciadoprerromántico”.Enrique Anderson Imbert, por su parte, procurando conciliar genera-ciones y cronologías cambiantes, establece esta etapa desde 1808 hasta1824. Y puntualiza que se incluyen allí los nacidos entre 1780 y 1800.Por último, y para no abultar demasiado las citas, José Juan Arromestablece en su
Esquema generacional de las letras hispanoamericanas
loque llama “la generación de 1804”, que se extiende de 1804 hasta 1834.“La generación de las libertades”, aclara x.
1 Cf., Pedro Henríquez Ureña,
 Literary Currents in Híspante America
 
(Cambrige, Mass., 1945). Ver también la traducción española de Julio DíezCanedo. Tam-bién, José Antonio Portuondo,
"Períodos" y
"
Generaciones” en la historiografía literariahispanoamericana
 
(en
Cuadernos Americanos,
 
de México, 1948. VII, n9 3, pág. 242);id.,
 La historia y las generaciones
(Santiago de Cuba, 1958); Enrique Anderson Imbert,
 Historia de la literatura hispanoamericana
 
(ver 2* ed., México, 1957); y José JuanArrom,
Esquema generacional de las letras hispanoamericanas
 
(en
Thesaurus,
 
de Bo-gotá, 1961, XVI, n9 3, págs. 650663).

Activity (11)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Horacio Salazar liked this
Luis Rodriguez liked this
Damian Tognola liked this
Gerardo Cánepa liked this
Gerardo Cánepa liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->