Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La paz y el honor

La paz y el honor

Ratings: (0)|Views: 8|Likes:

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Eduardo B. M. Allegri on Oct 02, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/17/2013

pdf

text

original

 
1
La paz y el honor
 
Por Miguel Domingo Aragón
(*)
 
Ora pro pace, sed para bellum
"No he venido a traer la paz sino la espada" 
. El que dijo estas palabras no era unhombre violento, era manso y humilde de corazón y él mismo se ponía como ejemplo demansedumbre y humildad; pero descartaba una paz que fuese mera quietud ocomplacencia con lo malo o tolerancia del error. La paz verdadera es algo que hay queganar y se logra recién cuando se ha establecido la justicia, vale decir, cuando se puedegozar de ella con honor. El avaro no tiene paz, el envidioso tampoco, tampoco el ladrón,aunque no sean violentos. Y la paz que tienen o buscan exteriormente es un estado queno merece elogio sino vituperio. La única paz loable es la paz con honor. Por eso, almismo autor de aquellas palabras desafiantes dijo estas otras:
la paz os dejo, mi paz osdoy, que no es la que da el mundo
. El mundo da una paz engañosa, producto de lacoacción, el miedo, la indiferencia. La paz verdadera supone la concordia. Si se deja delado la concordia, la paz que se pide es la que da el mundo. Y se la pide como si fuera laotra.
Lealtad al honor
La guerra, en sí misma, no es una cosa linda ni deseable. A nadie le puede gustar que lagente se mate, se mutile, que se arrasen los campos, que cunda el incendio, que sedestruyan las casas. Pero, con relación a un fin superior, estas cosas se justifican y hastaadquieren una belleza particular, la belleza del propio sacrificio llevado al gradomáximo, el de ofrecer la vida: la superación espiritual de los instintos que nos empujana huir, a escondernos, a entregarnos. Para esto también debe estar el honor como prendaque se disputa.Sin honor, la guerra es criminal, la paz es abyecta.Para hacer la guerra no es necesario odiar. Odiar es como drogarse. Basta la lealtad alpropio honor.Todas las guerras argentinas se han librado por honor, menos la que le declaró Perón,por truhanería, a Alemania vencida. Gracias a Dios, quedó en los papeles.
Conciliación
En el duro enfrentamiento que tuvimos con Francia e Inglaterra coaligadas, el dictadorRosas mantuvo una tenacidad que colmaba de entusiasmo al general San Martín, quienvivía pendiente de la admirable resistencia de sus compatriotas. Y no se hallaba lejos delos acontecimientos, como dicen los difamadores de la grandeza. Residía en uno de los

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->