Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Kwasi Wiredu - Democracia y consenso en la política tradicional africana

Kwasi Wiredu - Democracia y consenso en la política tradicional africana

Ratings: (0)|Views: 6|Likes:
Published by wandersonn

More info:

Published by: wandersonn on Oct 03, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/02/2014

pdf

text

original

 
04/04/12polylog / temas / enfoque / Kwasi Wiredu: Democracia y consenso en la potica tradicional africana…1/10them.polylog.org/2/fwk-es.htm
temas · enfoque
temasbibliografíaagendaarchivoantologíacalendarioenlacesperfil
Kwasi Wiredu 
Democracia y consenso en la política tradicional africana
Defensa de una institucionalidad política sin partidos
EnglishSummary
Wiredu discusses the use of the consensus principle for political theory and practice in Africa. The consensus principle used to be widespread in African politics, and Wiredu elaborates on the example of the traditional  political system of the Ashantis in Ghana as a possible guideline for arecommendable path for African politics. For empirical data, he drawsfrom historical material published by British anthropologists (Evans-Pritchard & Fortes et al.) and Ghanaian intellectuals (Busia et al.). According to Wiredu, a non-party system based on consensus as acentral principle of political organisation in Africa could avoid the evident  problems of both the one-party system and the multi-party systemimposed by the West.
Contenido
 
english
 
deutsch
 
Toma de decisiones por consensoOrganización política de los ashantisRepresentación y democraciaUn sistema sin partidosPresión de Occidente a favor del multipartidismo: ¿un callejón sin salida?Una política consensual sin partidos: ¿una salida?
Toma de decisiones por consenso
En este número:Language matters!Decolonisation,multilingualism, and African languages in themaking of Africanphilosophy
Kai Kresse in dialoguewith Kwasi Wiredu
1
 
S
e ha repetido que en Africa la norma para la toma de decisiones en lavida y el gobierno tradicionales ha sido el consenso. Como todageneralización acerca de asuntos complejos, ésta también hay quetomarla con un poco de prudencia. Pero hay suficientes evidencias deque la decisión por consenso estaba en el orden del día en lasdeliberaciones africanas y constituía un principio. Por lo tanto, no fue unejercicio de exageración cuando el (democráticamente) desplazadopresidente de Zambia, Kenneth K
 AUNDA
, decía que:
»en nuestrassociedades originales operábamos por consenso. Un asunto eradiscutido extensamente en un cónclave solemne tanto tiempo hasta queun acuerdo pudiera ser alcanzado«
 
1
; o cuando N
YERERE
, ex-presidentede Tanzania, decía que
»en la sociedad africana el método tradicional deconducir los asuntos es mediante la discusión libre«
. En el mismosentido afirma Guy C
LUTTON
-B
ROCK
que:
»los más viejos se sientan bajoun gran árbol y conversan hasta que alcanzan un acuerdo«
.
2
 
04/04/12polylog / temas / enfoque / Kwasi Wiredu: Democracia y consenso en la potica tradicional africana…2/10them.polylog.org/2/fwk-es.htm
2
 
I
rónicamente ambos pronunciamientos fueron hechos en el curso deuna defensa del sistema de partido único. Sobre esto diré luego algomás. Pero, por ahora, permítanos anotar algo que es distintivo en elpapel del consenso en la vida africana. Se trata de que la confianza en elconsenso no constituye un fenómeno político excepcional. Allí donde elconsenso caracteriza la toma de decisiones políticas, sucede como unaaproximación inmanente en interacción social. En las relacionesinterpersonales entre adultos, el consenso, como base de una acciónconjunta, se tomaba como algo axiomático. Esto no quiere decir quesiempre se alcanza. En ninguna parte fue Africa un reino de la completaarmonía. Por el contrario, los conflictos (incluso mortales) entre linajes yetnias no fueron escasos. Lo más notable es, sin embargo, que cuandose negociaba la solución de un asunto, la reconciliación era vista comoel punto principal y no la simple renuncia a nuevas recriminaciones ocolisiones. Aquí es importante anotar que se pueden resolver disputassin que se alcance la reconciliación.
»En nuestras sociedadesoriginales operábamos por consenso. Un asunto eradiscutido extensamente enun cónclave solemne tantotiempo hasta que unacuerdo pudiera ser alcanzado.«
Kenneth K 
 AUNDA
(Nota 1)3
 
L
a reconciliación es, de hecho, una forma del consenso. Es larestauración de la buena voluntad mediante la reflexión acerca delsignificado de los puntos iniciales de controversia. No incluyenecesariamente la identificación completa de opiniones morales ocognitivas. Es suficiente que todas las partes puedan percibir, que suspuntos de vista han sido tomados suficientemente en cuenta encualquier esquema propuesto de acción futura o de coexistencia. Asímismo, consenso no significa, por lo general, acuerdo total. En primer lugar el consenso presupone una posición original de diversidad. Comolos problemas no siempre polarizan la opinión en líneas totalmenteantagónicas, el diálogo puede funcionar, por ejemplo, limando loscantos, para alcanzar compromisos que sean aceptables para todos o,al menos que no sean inaceptables para nadie. Además, donde hayvoluntad de consenso, el diálogo puede conducir a una voluntariasuspensión del desacuerdo, haciendo posible acciones convenidas sinque necesariamente medie el acuerdo entre las concepciones.
»Cuando un consejo sereunía, tenía que lidiar conel problema de reconciliar intereses parciales ygenerales. Tan alto era elvalor de la solidaridad queel objetivo máximo de losmiembros del consejo eraalcanzar la unanimidad, yellos discutían hasta queésta fuera alcanzada.«
K.A. B
USIA
(Nota 2)4
 
E
sto es importante porque hay ciertas situaciones en las que sepresentan disyuntivas en las cuales no puede mediar un acuerdodialogal. Por ejemplo: entramos en guerra o no. El problema es entoncescómo, sin unanimidad, un grupo se decide por una opción y no por otra,sin marginar a nadie. Este es el desafío más grande para el consenso,que sólo puede ser alcanzado si la minoría residual suspendevoluntariamente su desconfianza en la opción prevaleciente. Lafactibilidad de esto depende no solamente de la paciencia y capacidadde persuasión de la gente que tenga la razón sino también del hecho deque los tipos de consenso en el sistema tradicional africano noconducían a que un grupo de personas fuera colocado permanentementeen la posición minoritaria. Sobre esto vuelvo más adelante.
5
 
P
rimero veamos cómo funciona la fe en el consenso en un sistematradicional de organización política. Vale la pena anotar que en el pasadohabía una gran diversidad en los sistemas políticos africanos. Hay unadiferencia fundamental entre los sistemas que tenían una autoridadcentralizada ejercida a través de una maquinaria de gobierno y aquellosen los cuales la vida social no era regulada, en ningún nivel, por un tipode maquinaria que se pudiera llamar gobierno. F
ORTES
y E
VANS
-P
RITCHARD
clasifican en la primera categoría a los zulúes (en Sudáfrica), los ngwato(también en Sudáfrica), los bemba (de Zambia), los banyakole (deUganda) y los kede (del norte de Nigeria), y en la segunda a los logoli(del occidente de Kenia), los tellensi (del norte de Ghana) y los nuer (delsur de Sudán).
3
 
04/04/12polylog / temas / enfoque / Kwasi Wiredu: Democracia y consenso en la potica tradicional africana…3/10them.polylog.org/2/fwk-es.htm
»Es todavía másinteresante observar cómo el hábito de ladecisión por consenso enla política se cultiva conesmero en algunos de losgrupos étnicos máscentralizados y, cuandose necesitaba, másinclinados a la guerracomo los zulúes y losashantis.«6
 
E
s, o debería ser, tema de sustancial interés para los pensadorespolíticos, que las sociedades de la segunda categoría – o sea lassociedades anarquistas – existieron y funcionaron de una maneraordenada o, en último término, no con menos orden que aquellas máscentralizadas. Posiblemente es más fácil percibir la necesidad delconsenso en aquellos ordenamientos sociales menos centralizados. Allídonde el ejercicio de la autoridad (por ejemplo para resolver disputas) sefundamentaba en el prestigio moral y, posiblemente, metafísico, esevidente que una decisión basada en la preponderancia numéricaprobablemente aparecería como algo disfuncional. Sin embargo, estodavía más interesante observar cómo el hábito de la decisión por consenso en la política se cultiva con esmero en algunos de los gruposétnicos más centralizados y, cuando se necesitaba, más inclinados a laguerra como los zulúes y los ashantis. En un contraste casi paradójico,sociedades menos centralizadas y menos militaristas, como los bembao los banyakole, parecen mostrar menos entusiasmo por el consenso enla toma de decisiones políticas que los zulúes y ashantis.
4
Para seguir el curso del consenso en el ejemplo político de los ashantis, aprovecharéa continuación la elaborada descripción y cuidadoso análisis del sistemapolítico tradicional de los ashantis que aparece en el libro de K.A. B
USIA
s
The Position of the Chief in the Modern Political System of the Ashanti 
5
, así como mi experiencia personal.
Organización política de los ashantis
»A propósito: entre losashantis no hay unapalabra antigua para'votar'. El giro queactualmente se usa paraeste proceso es unaexpresión decididamentemoderna para unaimportación culturalmoderna, podríamos decir,impuesta.«7
 
L
a parentela
(lineage)
es la unidad política básica ente los ashantis.Como ellos son un grupo matrilineal, esta unidad, normalmente unconsiderable número de personas, consiste en toda la gente que, en unapoblación o aldea, tiene un ancestro femenino común. Cada una deaquellas unidades tiene un jefe y cada uno de los jefes automáticamentees miembro del consejo que es el cuerpo gobernante de la población oaldea. Las calificaciones para la jefatura del grupo de parentesco sonedad, sabiduría, sentido de la responsabilidad cívica y persuasión lógica.Casi siempre todas estas capacidades están unidas al miembro másadulto, pero no senil. En este caso la elección es casi una rutina. Peroallí donde estas cualidades no parecen converger en una persona, laelección puede requerir prolongadas y concienzudas consultas ydiscusiones con el fin de llegar a un consenso. No hay un acto formal devotar. A propósito: entre los ashantis no hay una palabra antigua para'votar'. El giro que actualmente se usa para este proceso
(aba to)
es unaexpresión decididamente moderna para una importación culturalmoderna, podríamos decir, impuesta.
8
 
E
l momento de la elección del jefe es aquel en el cual por primera vezse hace sentir el consenso en el proceso político de los ashantis.Cuando este puesto es otorgado a una persona, es de por vida, a menosque surja en aquella una degeneración moral, intelectual o física. Comorepresentante del grupo de parentesco en el consejo de gobierno de unaaldea, él o, excepcionalmente, ella está en la obligación de deliberar conlos miembros adultos del grupo de parentesco sobre asuntoscomunitarios. En cualquier asunto de alguna importancia siempre lapalabra clave es consenso. Esta es pues la palabra clave en el nivel delconsejo de gobierno local, que como ya se indicó, está constituido por los jefes de grupos de parentesco.
9
 
E
l consejo está presidido por el "dirigente natural" de la aldea, llamado
chief 
(líder). Esta palabra, aunque está marcada con cierto desprecio

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->