Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Literatura Clasica Primer Examen

Literatura Clasica Primer Examen

Ratings: (0)|Views: 13|Likes:
Published by solomario

More info:

Published by: solomario on Oct 05, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/28/2013

pdf

text

original

 
Mario E. Gracia Lite 3052 Prof. Noel Luna 10/3/2012Primer examen: Poetas líricos. Entre Safo y ArquílocoLos poemas que conservamos de los antiguos y originales poetas líricos griegos muestranuna puerta hacia el nacimiento de varias ideas y conceptos que son reconocibles a través de lahistoria hasta nuestros días. En este trabajo nos acercaremos a dos de los poetas más relevantesen la lírica, tanto por sus apariciones cronológicas como por sus singularidades, nos referimos aSafo de Mitilene y a Arquíloco de Paros. Se intentará arrojar luz sobre aspectos que caracterizansus poemas (y poéticas), como también sobre tópicos que aparecen por primera vez plasmadosen el pensamiento de occidente. Daremos un recorrido entonces por la selección que hace JoséLuis Calvo Martínez en la
 Antología de la poesía erótica griega
de nuestros poetas.Indudablemente Safo de Mitilene, de la isla de Lesbos, figura en la historia de la poesíade occidente prácticamente como la que configura y perfecciona el fundamento de las ideas, ellenguaje y los tópicos de la poesía lírica, erótica, antigua. Tanta fue su grandeza que griegos, así como romanos, la consideraban la décima musa.La visión del amor en los escritos de Safo es multiforme. Iremos enumerando, durantenuestro recorrido por la selección de poemas, la variedad de manifestaciones del amor queconcibe y experimenta Safo. En el poema uno (pag. 57) surge la noción de afinidad yconfabulación entre la poeta y la diosa Afrodita. La voz poética clama a la diosa por ayudaaludiendo a sus anteriores intervenciones de manera que logra trazar un vínculo íntimo con lamisma. Hasta el punto que la propia diosa se presenta como voz en el poema para prometeraplacar los deseos de Safo. En este caso la divinidad responde directamente al deseo de unamortal a manera de aliada. Aquí lo divino responde al deseo humano, en contraposición a
 
Homero, donde la acción humana es reacción de lo divino. Entramos entonces en una distinciónimportante. En la poesía de Safo comienza a germinar y a definirse el ámbito del deseoindividual, de la expresión singular del escritor, de la subjetividad. Safo asume un rol activofrente a la voluntad de los dioses y declara su deseo claramente. En este poema tambiénpercibimos la cualidad general de lo erótico en Safo. Vemos que el amor es sufrimiento, son
“duros pesares”, es el querer sin ser correspondido, es
la pérdida de lo amado, entre otras cosas.Para dar otro ejemplo, en el poema seis (pag. 61) esa afirmación del deseo individual es aún másevidente. Contrario al estándar de belleza asumido por los hombres en general, uno relacionadointrínsecamente con
la guerra, Safo dice: “Mas yo afirmo que lo bello es aquello que uno ama”.
Hay una capacidad de esta voz de oponerse a la preferencia y voluntad de otros, hay undistanciamiento de la voz común, una afirmación de individualidad. En el poema dos (pag. 59)nos topamos con otra faceta del lenguaje innovador de Safo. Vemos lo que llamaríamos la
“sintomatología” del amor y en gran medida del enamoramiento.
La pérdida de la voz, de laarticulación, de la capacidad de ver y escuchar, de la movilidad, tan sólo por estar frente a lamirada de la amada, figura como ejemplos de lo que sería el intento de describir emociones ysentimientos a través del cuerpo, hasta llegar a mencionar la cercanía de la muerte. Son imágenesque de una manera u otra se han destilado hasta nuestro tiempo, tan sólo hay que leer algunasletras de canciones populares para encontrar referencias de este lenguaje sintomatológico.Encontramos en el poema quince (pag. 67) sugerido el tópico del amante despechado, en estecaso que se venga condenand
o al olvido a la amada: “Yacerás muerta y nunca habrá un recuerdode ti,…”. Irónicamente Safo, al escribir estos versos hace posible que el recuerdo de esta antigua
amante permanezca hasta ahora, aunque no sepamos su nombre. Algo muy parecido vemos en elpoema dieciséis y el dieciocho (pag. 67); el despecho por el rechazo. En el poema veintiuno
 
(pag. 69) aparece una especie de celebración del amor. Aunque la muchacha con quien comparte
Safo se casaría próximamente, ésta le dice: “Marcha alegre y acuérdate d
e mí/ pues sabes cómote he mimado. Y si no, al menos deseo/ que recuerdes.... y no olvides/ cuánto de bueno y bello
hemos pasado juntas.”
Parece que Safo entiende que el recordar es honrar lo vivido, es mantenerel fuego ardiente de la memoria compartida. Aquí el amor es evidentemente correspondido, perouna situación externa lo amenaza o desarticula. En el poema veinticuatro (pag. 75) el centrotemático es muy diferente a los posteriores. Se trata del reconocimiento del devenir del tiempo,
de la llegada, el “asalto”, de la vejez y de la imposibilidad de combatirla.
Hay algunos puntos de encuentro entre la poesía de Safo y de Arquíloco. Partiremos deestas semejanzas para el análisis de nuestro segundo poeta. En el poema cuatro (pag. 107) deArquíloco lo podríamos vincular con el veinticuatro de Safo pues hay un tratamiento delenvejecimiento y del paso del tiempo, aunque con finalidades distintas. En Safo parece más un
comentario, en Arquíloco se presenta casi como un tipo de “venganza” por parte del amantehacia al amado no correspondido: “El dulce deseo ya ha saltado / de tu deseable rostro / y hacaído”. En otros poetas líricos podemos señalar escritos q
ue ejemplifican este tópico. La idea delamor como fuente de sufrimiento, desdicha y falta de voluntad (poema siete y siete bis, pag.109). Se entiende entonces que el despecho es algo que también comparten los dos poetas. Safopor su parte cuando transmite despecho o desamor lo hace con una elocuencia y bellezafrancamente insuperable. El estilo de Arquíloco va más por la línea directa del insulto. Luego dehabérsele prometido a Neóbula como esposa y haberle retirado la promesa, el poeta la tildaprácticamente de prostituta, la trata como si ya no tuviera nada de deseable: es ya mayor, ha
 perdido su virginidad, “es una rijosa mujer”. Vemos que el insulto de Arquíloco parece ser uno
que tiene alguna justificación pues reacciona a afrentas que le han propinado a él o bien insulta

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->