Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Artículos Lydia Cacho

Artículos Lydia Cacho

Ratings: (0)|Views: 28,620|Likes:
Published by Aristegui Noticias

More info:

Published by: Aristegui Noticias on Oct 08, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/05/2014

pdf

text

original

 
 
 
 
 
 
Detrás del hijo de Moreira
Por 
: Lydia Cacho
- octubre 4 de 2012 - 22:52Cacho en Sinembargo, COLUMNASNo estoy dispuesta ni lo estaré nunca a celebrar el asesinado de nadie. Lo queestoy es convencida de que quienes cometen delitos deben pagar por ellos deacuerdo a las reglas jurídicas establecidas para quien incurre en conductasantisociales. Que desde los asesinos hasta quienes comete peculado debenpagar, como bien lo exige la ley, con la privación de la libertad y las multascorrespondientes. Lo mismo aplica para quienes utilizando el poder que lesconfiere un puesto público, debilitan a las instituciones con el tráfico de influencias,llevan a cabo negocios sucios, ejercen nepotismo, lavan dinero, o robustecen susfortunas personales dejando en quiebra a sus ayuntamientos y estados,traicionando a la sociedad entera. El mismo rasero para toda la sociedad.Dicho lo anterior debo confesar que a mi, como a millones de personas, lasdeclaraciones que Humberto Moreira hizo hoy me dejaron pasmada. Y sí, serépolíticamente incorrecta, pero debo decir lo que muchos piensan y callan por pudor. En medio de su auténtico dolor por la trágica muerte de su hijo, Moreira esel mismo cínico de s
iempre. Declaró “Mi hijo es un muerto más de esta guerra,unos desgraciados le dieron dos balazos en la cabeza”. Cuando el ex gobernador 
que dejó a Coahuila en un estado financiero calamitoso, por no hablar de laimpunidad y violencia rampante, dijo estas palabras y acto seguido aprovechópara asegurar que se le había calumniado, pero que esto sí, no lo va a perdonar.Y debo decir que si su hijo fuera un muerto más de esta guerra, él estaría como elresto de los padres y madres, haciendo fila, lleno de ansiedad y angustia, para quela procuraduría estatal recogiera su caso antes de los otros dos mil pendientes. Sisu hijo fuera otro más no hubiera sido contratado por su tío como coordinador 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->