Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los Medios de Comunicacion Como Agentes Educativos

Los Medios de Comunicacion Como Agentes Educativos

Ratings: (0)|Views: 6 |Likes:
Published by Carlos Araos Uribe

More info:

Published by: Carlos Araos Uribe on Oct 10, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/10/2012

pdf

text

original

 
1
Universidad Diego Portales
Facultad de Ciencias de la Comunicación e Información 
Centro de Estudios MedialesLos Medios de Comunicación como Agentes Educativos:
El Caso del Diario Santiago de Chile 1997 
Autor:Carlos Araos Uribe
1.Introducción
A contar de la fecha en que el Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, expuso los contenidos de lareforma a la educación chilena y, específicamente, con la extensión de la jornada escolar, seabrió un espacio que se transformó en una obligación por abordar por las instituciones deeducación superior. Esto es, colaborar en la estructuración de los posibles contenidos que estoimplicará. Es más, si se piensa que el mencionado proyecto contempla la dictación de un cursodenominado “Medios de Comunicación”, el Centro de Estudios Mediales de la Facultad deCiencias de la Comunicación e Información de la Universidad Diego Portales, se sienteinvolucrado y con cierta cuota de responsabilidad sobre todo si se piensa en ciertos niveles de“analfabetismo medial” que existirían en nuestra sociedad. Ahora, si a esto se suman lasexperiencias del Programa Prensa y Educación de esta Facultad, el tema de la relación entre laprensa y la educación se torna absolutamente necesario de abordar.
2.Antecedentes teóricos
La problemática planteada así, se instala entonces en la relación que se estaría dando entre losmedios de comunicación y la educación como contexto general. Al respecto, existe una extensabibliografía que, por lo demás, responde a ciertas tradiciones para enfrentar el tema.El profesor de esta Facultad, Claudio Avendaño en una ponencia presentada en el seminario“El diario en la educación” (Caracas, 1983), destaca en América Latina, por ejemplo, dosgrandes corrientes que utilizan los medios de comunicación en el proceso educacional. Por unaparte, las que pretenden utiizarlos como instrumentos para desarrollar los contenidoseducativos de la enseñanza formal y, por otra parte, aquella corriente que se caracteriza portener una visión crítica sobre la relación medios/educación, en la que se piensa que existe unfuerte contenido ideológico en los últimos.Concordante con este pensamiento, es toda la teorización sobre la “recepción activa”, que noes otra que “enseñar” al receptor autodefenderse de los posibles “embates” ideológicos de losmedios.Concordantes con esta premisa se podrían citar, entre otros, los trabajos de Valerio Fuenzaliday Paula Edwards con la propuesta de la
recepción activa 
(“TV y Recepción Activa”:CENECA/OREAL/UNESCO, Chile, 1986; Televisión desde la Recepción. Estudios de
 
2
Comunicación Nº64; Módulo de Educación para la TV”. CENECA/OREAL/UNESCO, Chile,1989), Guillermo Orozco (“Al Rescate de los Medios”. México: Ajusco S.A., 1994; “Mediacionesen la recepción televisiva. Estudios de Comunicación Nº64), Mario Kaplún (“Ni impuesta niamada: la recepción televisiva y sus tierras incógnitas. Estudios de Comunicación Nº91), JosefaVicente (“Propuesta para la formación de televidentes críticos”. AVEC, Caracas, 1988) yMercedes Charles (Orozco, G., Charles, M. “Educación para la recepción”: Trillas, México,1990).Más específica aún para analizar el tema, es ya no una autora latina, sino europea. Mar DeFontcuberta, en un artículo escrito para Reflexiones Académicas Nº7 del Centro de EstudiosMediales, indica que
“La aplicación de los medios de comunicación a la enseñanza suele moverse entre dos polos: la calificación de los medios como perversos por sí mismos, o la aceptación ciega y acrítica de modo de producción comunicativo. (...) Lo primero genera una desconfianza que suele basarse más en abstracciones ideológicas que en el análisis concreto de los procesos de comunicación (...) Lo segundo convierte a los medios en un fin en sí mismo y no en un instrumento para adquirir un mayor conocimiento del entorno social” 
(De Foncuberta,M. “Educación y Comunicación en los albores del siglo XXI”. En:Reflexiones Académicas.Centro de Estudios Mediales. Facultad de Ciencias de la Comunicación e Información.Universidad Diego Portales. Santiago de Chile, 1995. p.115).Sin embargo, y en el interior de este debate dado por estas distintas corrientes, algunas lucesde consenso provienen de la investigadora Mercedes Charles, cuando sostiene la premisabásica que deja de diferenciar a estos autores, es decir, que la educación no sólo se da en lasala de clases:
Las instituciones culturales tradicionales -familia, iglesia, escuela- cuya función principal era el proceso de creación y circulación de visiones del mundo, tuvieron que compartir, en este siglo su labor con los diversos medios de comunicación social (...) La Educación es un proceso continuo que rebasa las paredes de la institución escolar y es resultado de la experiencia que tienen los sujetos en la gama de relaciones que establecen en los diversos ámbitos de la vida social”.
(Charles, Mercedes. “Educación para la recepción”: Trillas, México, 1990. p.70).Ahora bien, la pregunta sustancial que motiva la unión de Educación y Medios deComunicación, está dado por el rol o papel final que se le dará a éstos. Por lo tanto cabepreguntarse ¿qué esperar -formalmente- de los medios masivos para que estos eduquen?,¿Cómo aprovechar el enorme potencial de la TV, la radio y la prensa?La respuesta inicial que se dio a esta interrogante es bastante conocida: los medios decomunicación podrían convertirse en la gran escuela. Así y, bajo esta creencia, surgieronescuelas radiofónicas, se insertaron espacios educativos en la radio y en la TV, entendiendocon esto, que se aprovechaban los medios en beneficio de las necesidades educativas de lasmayorías.Mario Kaplún indica al respecto que -en cierto sentido- la utilización de esa premisa no fue muyacertada, ya que, por ejemplo en Brasil, la denominada educación a distancia
“alcanzaba a cubrir apenas el 0,93% de su población meta” 
(Kaplún, Mario. A la Educación por laComunicación: UNESCO, Santiago de Chile, 1992. p.66).
 
3
Un estudio de la Asociación de los Sistemas de Educación Radiofónica -ALER- (Quito, 1992),demostró la evidencia de que efectivamente la educación vía medios masivos, no servíasimplemente porque la gente no tenía interés en este tipo de sistema educacional, por lo que setomó conciencia de que un medio no es una escuela, sino un
medio masivo de comunicación 
yque la audiencia les asigna otras funciones y, que no son, la instrucción formal.La bibliografía sugiere, por tanto, que se deben explorar otras modalidades y estrategias paraaprovechar el potencial educador de los medios.En relación con esto, el ya citado Mario Kaplún afirma que
“Circunscribir la cuestión a una franja aislada de espacios convencionales y aceptar que los medios masivos ejercen su acción educativa sólo a través de ellos en tanto los restantes se dedican -según la caracterización tradicional- a “informar” y “entretener”, implicaría entre otras consecuencias, la de soslayar el hecho de que los medios están educando -o deseducando- siempre, a lo largo de todos sus mensajes, bien sea que difundan una telenovela, una serial, una información una tira cómica o una canción. Esta influencia global es la que al decir del Proyecto Principal de Educación,debiera ser “orientada para contribuir de manera constructiva a la educación”. (...) la educación debiera tratar de estar presente en el conjunto de los medios, viéndolos como todo educativo”.
(
Ibid., p.69 
).Finalmente, un análisis de tenor -tal vez- más experimental, se puede apreciar en la forma quese está abordando el tema en la actualidad en los Estados Unidos, los que siguenrespondiendo a una de sus ya tradicionales líneas de investigación: la centrada en los efectos.Destacan en este sentido, entre otros autores: Steven Chaffe (“Disequilibration: humandevelopment and shock of the news. Stanford University, 1996; “Mass communication andpolitical socialization”. Journalism Quarterly 47); Kyoung-Joo Kim (“Interplay between parentsand television in political socialization of adolescents”. Department of Sociology. WashingtonState University, 1996); Bruce Merrill (“Patterns of news media use among primary andsecondary school students. Arizona State University, 1996).Una revisión del contenido de éstos y otros textos, indica que de alguna forma el investigadorestadounidense, en general, asume directamente el rol educacional del medio y, los efectosque tiene su existencia en la vida social.En relación con el diario y, esta perspectiva, vale entonces la pena mencionar la posición delprofesor Chaffe al referirse en una ponencia a la relación que se está describiendo:
“No importa que los chicos se interesen sólo por los músicos de rock o el cine. Dependerá de nosotros en la clase, tratar de interesarlos en una segunda instancia en informaciones políticas,en el gobierno y en las relaciones internacionales. Este paso se logra gradualmente, de tal modo que la progresión desde noticias de interés humano diario hacia noticias políticas por ejemplo, y luego hacia la comprensión de los procesos sociales, le parezca natural al alumno”.
2.Problematización
La problematización que guiará esta investigación, en función de los antecedentes descritos,será delimitar el papel que tienen los medios de comunicación como agentes educativos en el

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->