Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
3Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Estado Constitucional y Estado Revolucionario en Venezuela. Autor: Fortunato González Cruz

Estado Constitucional y Estado Revolucionario en Venezuela. Autor: Fortunato González Cruz

Ratings: (0)|Views: 132|Likes:
Published by Ana Lia Silva

More info:

Published by: Ana Lia Silva on Oct 15, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

09/03/2013

pdf

text

original

 
1
ESTADO CONSTITUCIONAL YESTADO REVOLUCIONARIO EN VENEZUELA.
Fortunato González CruzDirector de CIEPROL-ULARESUMEN.
Venezuela tiene una Constitución que define un Estado Democrático, Social, de Derecho, de Justicia,Federal y Descentralizado. Distribuye el Poder en tres niveles territoriales y el Poder Nacional lo divideen Legislativo, Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral. En paralelo y en contra de la Constitución setrata de implantar un Estado Comunal o Socialista, mediante leyes orgánicas dictadas por la AsambleaNacional o por el Presidente de la República mediante Decretos-Leyes de naturaleza orgánica. Se estáproduciendo un desmantelamiento de las instituciones estatales constitucionales por un modelosocialista, militarista autocrático.
PALABRAS CLAVES.Constitución Venezolana. Revolución Bolivariana. Socialismo. Populismo. Militarismo. PoderPopular.I.- LOS FUNDAMENTOS POLÍTICOS DE LA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA DE 1999.
Las propuestas de diseño de la sociedad y la arquitectura del Estado son consecuencia de la posiciónconceptual que se adopte respecto de la naturaleza humana. ¿Somos seres genéricos o singulares?¿Animales racionales o personas con dignidad? Tales reflexiones han preocupado a la filosofía, y laevolución de las ideas ha conducido a ciertas conclusiones de validez universal, aunque siempreexistirán personas y grupos que pongan en cuestión estos valores esenciales. Entre las principalesamenazas contra la humanidad en estos años iniciales del siglo XXI (y lo han sido siempre) están losfundamentalismos, gente apegada a fanatismos religiosos, extremismos políticos y desmedido afánde lucro y poder que todo lo corrompe.Respecto de la idea del hombre, una primera línea de reflexión parte de Aristóteles (1974, p. 44)quien afirmó que el Estado es una asociación que, como todas, se organiza con vista a algún bien;
dice además: “
La ciudad no se compone sólo de cierto número de individuos, sino que se compone
también de individuos específicamente diferentes” 
. Si cada individuo es un ser único e irrepetible, conuna dignidad personal no negociable, entonces el objeto de la sociedad y del Estado es la felicidad decada individuo. Pero como la asociación entre los humanos es una condición natural
 –
el hombre es unanimal político- entonces la sociedad y el Estado buscan la felicidad de cada individuo tomando enconsideración el bien del conjunto de la sociedad. Esta línea aparentemente simple abre reflexionesfilosóficas y posiciones políticas que tras una andadura larga y compleja nos llega hasta nuestros díasen el pensamiento católico, en Hábermas, Amartya Sen, Martha Nussbaum, Fernando Sabater, entreotros.
 
2
Quienes aún militan en el socialismo extremo de derecha o de izquierda colocan el bien colectivocomo único y superior objetivo social y político, con lo cual desconocen caracteres esenciales de lanaturaleza humana, que, como lo afirma Locke, tiene una tendencia egoísta, es decir, a apropiarse deaquellas cosas a las que ha incorporado su sudor. La propiedad vista desde la perspectiva que vienedesde Aristóteles y pasa por John Locke es inherente a la persona y parte de su natural condición.
“Hay en el hombre dos grandes móviles – 
dice Aristóteles-
de solicitud y de amor, que son la propiedad 
y la afección” 
(p.47). Rousseau mantiene una posición semejante aunque atemperada por la mayorimportancia que le otorga a la comunidad, que es el ámbito donde se ejercen todos los derechos.Simón Bolívar, cuyo pensamiento inspira la Constitución de la República Bolivariana de Venezuelasegún reza el Preámbulo, dijo en el Discurso de Angostura
 
luego de citar a Rousseau y a Montesquieu,a quienes sigue, que
 
“ 
El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política
”.
Para mayorabundamiento, la Exposición de Motivos de la Constitución señala que en materia de derechoshumanos es de inspiración
ius naturalista
.Desde esta perspectiva filosófico-constitucional, el Estado está al servicio de l
a sociedad y la “Razónde Estado” tan defendida por juristas como Karl
Schmitt no puede alegarse en Venezuela, si se quiereser fiel a los valores constitucionales. Pese a que en el Preámbulo de la Constitución se copia la frase
“Imperio de la Ley”, nada t
iene que ver con el pensamiento positivista de Karl Schmitt, pues, ensentido contrario de lo que ha dicho Hábermas y últimamente Amartya Sen (2010), el problemacrucial del Derecho para Karl Schmitt no es la validez de un sistema jurídico sino su eficacia, y lareducción del Estado a un puro fenómeno jurídico. La ley debe ser obedecida no por su contenidoracional sino por haber sido sancionada por el soberano para establecer la paz y la seguridad. Esta noes la tradición constitucional venezolana. El positivismo jurídico pesa en la doctrina latinoamericanaen general y en la venezolana en particular, pero respecto de las bases constitucionales la tendenciaapunta al sostenimiento de los valores constitucionales en principios de la filosofía iusnaturalista y enel pensamiento clásico liberal, con la excepción de Cuba.Esta tendencia viene desde las primeras constituciones provinciales dictadas en Cundinamarca yMérida, aquella aún monárquica y esta quizás la primera republicana entre las constitucionesprovinciales dictadas antes de la creación de los estados nacionales. (González.2011). En efecto, lasprimeras constituciones que surgen con la transformación del movimiento juntista en procesosconstituyentes fueron redactadas por sacerdotes o personas ligadas a la Iglesia, con una sólidaformación tomista y neo tomista, en particular influidos por la filosofía del jesuita Francisco Suarez.En la ruta de las políticas concretas hay tendencias exitosas y también patológicas: un liberalismomoderno calificado constitucionalmente como Estado Social de Derecho, y también un capitalismosalvaje, como lo calificó Juan Pablo II en numerosas intervenciones y documentos, que se manifiestaen algunos países sub desarrollados.En la línea que parte de Sócrates y llega con sus variantes y metamorfosis hasta Marx para quien elhombre es un ser genérico. Prevalece en esta línea el concepto de que se puede lograr la igualdadabsoluta bien mediante el igualitarismo económico y político, como lo plantea Lenin, o bien mediantela educación como propone Gramsci. Las consecuencias del pensamiento de Platón
 –
por ejemplo- esla eliminación de la familia y de las sociedades intermedias y entre tanto se realice la sociedad ideal,
 
3
el Estado asume un poder absoluto. Por este camino se llega a las utopías socialistas comoespeculaciones teóricas, pero en la historia real se hunde en las tenebrosas tiranías nacional-socialistas, leninistas, maoístas o castristas, etapas supuestamente transitorias que devoraron variasgeneraciones y terminaron en estrepitosos fracasos. Este pensamiento jamás ha formado parte de lasideas constitucionales latinoamericanas ni venezolanas, con la única excepción de Cuba.En el territorio de los grises existen posiciones que toman elementos de ambas líneas depensamiento. Es quizás la Doctrina Social de la Iglesia la que logra una síntesis al rechazar elliberalismo por convertirse en una idolatría de la riqueza y el colectivismo marxista por desconocer ladignidad de cada ser humano. Si bien parte de un radicalismo antropológico, la Doctrina Social de laIglesia admite la corresponsabilidad de cada ser humano y de las organizaciones que crea paraestablecer unas relaciones sociales justas. La expresión constitucional de una doctrina como esta seacerca más a las constituciones que definen un Estado Social de Derecho, que es la tendenciaconstitucional moderna. Benedicto XVI dijo en Aparecida, Brasil, en su discurso de instalación de la VConferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe lo siguiente
:
“El 
sistema marxista, donde ha gobernado, no sólo ha dejado una triste herencia dedestrucciones económicas y ecológicas, sino también una dolorosa opresión de las almas. Y lomismo vemos también en Occidente, donde crece constantemente la distancia entre pobres y ricos y se produce una inquietante degradación de la dignidad personal con la droga, el alcohol y los sutiles espejismos de felicidad. Las estructuras justas son, como he dicho, una condiciónindispensable para una sociedad justa, pero no nacen ni funcionan sin un consenso moral de lasociedad sobre los valores fundamentales y sobre la necesidad de vivir estos valores con las
necesarias renuncias, incluso contra el interés personal.” ( 
2007, p.15)Existen documentos de gran valor como la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1952que si bien no constituye un documento del que se pueda inferir un modelo de Estado, es sin duda unpunto de partida fundamental. En América existen además de documentos que consagran losderechos humanos, la Carta Democrática Interamericana del año 2001 de un gran valor político quedefine las bases de lo que debe ser un diseño de Estado para la plena vigencia de los derechoshumanos. La propia Carta Democrática Interamericana reconoce que la Declaración Americana de losDerechos y Deberes del Hombre y la Convención Americana sobre Derechos Humanos contienen losvalores y principios de libertad, igualdad y justicia social que son intrínsecos a la democracia. Además,proclama a la democracia como un derecho de los pueblos americanos.Para determinar la línea filosófica que prevalece en la Constitución se cuenta con al menos dosdeclaraciones explícitas que no dejan lugar a dudas. La Exposición de Motivos de la Constitución de laRepública Bolivariana de Venezuela aprobada mediante referendo el 15 de diciembre de 1999 yratificada también mediante referendo el 2 de diciembre de 2007, señala de manera explícita unaorientación
ius naturalista
en materia de derechos humanos. Los artículos 20 y 22 ratifican esta líneafilosófica cuando disponen lo siguiente:
“Artículo 20. Toda persona tiene derecho al libre desenvolvimiento de su personalidad, sin máslimitaciones que las que derivan del derecho de los demás y del orden público y social.” 
 

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->