Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Voces 11

Voces 11

Ratings: (0)|Views: 4,475 |Likes:
Published by Yoani Sánchez
Revista Voces 11
Revista Voces 11

More info:

Published by: Yoani Sánchez on Oct 22, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

 
 
 
 
Yoani Sánchez
( 14 )
 
La Habana bajo spray
 
lahbn nembe2
Dalila Douceca
( 32 )
 
Por algún lugar allá abajo 
Baltasar Santiago Martín
( 24 )
 
Ética cibernética: algo implícitoque no debía faltar en la blogosfera cubana
 Néstor Díaz de Villegas
( 1 )
 
Llanto de una madre
 
vocesvocesvoces@gmail.com 
Félix Guerra
( 19 )
 
Milenio
 Armando Valdés-Zamora
( 10 )
 
Memorias de la playa
 Ramón Díaz Marzo
( 16 )
 
El Sexto
 Rafael Vilches
( 18 )
 
2 poemas
 Vicente Echerri
( 25 )
 
Semblanza de un seguidor
 Erick J. Mota
( 20 )
 
¿
Aché pa´ ti o que la Fuerza te acompañe
 Orlando Luis Pardo Lazo
( 0 )
 
Adiós
,
Laura
 Luis Felipe Rojas
( 6 )
 
Laura Pollán: El documental
,
de la ficción a la realidad
 Dagoberto Valdés
( 2 )
 
Laura Pollán: Legado de una cubana de blanco y gladiolo
 Jorge Enrique Lage
( 43 )
DFW:
1
2 apuntes 
vocesvocesvoces@gmail.com
e-MARO
( 39 )
 
Regresa un emigrado 
Ernesto Santana
( 45 )
 
La servidumbre del miedo
 HORRORIS CAUSA
( 50 )
 
Sentencia
198 / 1973 
 de Manuel Ballagas
 Lia Villares
( 27 )
 
Nosotras
,
las durmientes
(fragmentos) José Gabriel Barrenechea
( 36 )
 
Una insuperada hazaña
...
mal recordada
 
11
ndex: 
11
ndex: 
11
ndex: 
Miguel Iturria
( 51 )
 
Evocación de Eliseo Alberto
 Ahmel Echevarría
( 55 )
 
World Waste Writing
 Camilo Ernesto Olivera
( 59 )
 
La prensa invisible
 Natacha Herrera
( 62 )
 
Entrevista gráfica aOmar Santana
,
Alfredo Pongy Gustavo Rodríguez (Garrincha)
 
número
1 1
 
 
0
 ADIÓS, LAURA 
Orlando Luis Pardo Lazo
En un país donde los políticos son peleles de un Hegémono histriónico cuyafidelidad está en fase de extinción, era lógico que la política se desplazara alvientre vacío del barrio, a sus ovarios moribundos de tedio y horror, a unamujer cubana en su cocina cubana cacharreando la comida cubana que llevaría enjabitas de nylon cubano a su marido cubano, preso acaso de por vida en unacárcel cubana.En un país donde la oposición y el periodismo independiente están ya no sóloinfiltrados, sino que funcionan de facto como la filial más secreta de laSeguridad del Estado, por donde se canaliza y controla la rabia consuetudinariao contrarrevolucionaria de este pueblo, era lógico que el espíritu contestatarioreencarnase al margen de cualquier disidencia y su ristra de denunciasdigitales.En un país donde lo último que pasó en las calles, en enero de 1959 (hace yamedio siglo o medio milenio, paleohistoria infranacional), fue la estera eternade un tanque atestado de barbudos con sus carismáticas armas, era lógico que lailusión del mañana se anunciase ahora a pie, ya sin cañón de futuro ni cargascómplices para matar bribones (bastó con unos pocos zapaticos blancos, casidescalzas, como en la peor poesía patria).En un país que sigue siendo de puertas adentro un coto claustrofóbico contra la palabra, con ministerios inercialmente acéfalos y policías acéfalamenteinerciales, donde la sospecha es sinónimo de sobrevivencia y la mentira es laúnica razón remanente de Estado, era lógico que resonara la mudez de un gladioloempinado en alto, espadita flamígera y efímera, pétalos baratos por cuenta propia, flores decapitadas de domingo en domingo como un sacrificio de amor (esesentimiento tan arcaico).En un país donde el protagonismo es penado (sólo la masa amorfa es legítima), enun país emparedado entre un presente precario y la noción de que sólo la guerraa muerte es fraterna, donde el exilio es tenido y tratado como una enfermedad (dolencia a la que hipócrita y no hipocráticamente todos aspiran), en un país personalista incluso a posteriori del culto a la Máxima Personalidad (AlmaPater), en un país cauterizado de civilitud y donde el mal se materializó conrango constitucional, es lógico que las mejores almas se mueran o las haganmorir (bajo la lupa indolente de la mofa mayoritaria).Adiós, Laura, Dama de Blanco.En Cuba quien ponga en voz alta la tentación de que al final sí existe la tierra prometida, ha de asumir el precio impronunciable de no poder habitarla. Cubacomo cadalso. Quien se arriesgue aquí a asumir la verdad de su biografía, estarácavando su propio evangelio en paz. Cuba como complot. La realidad oficial esUna y la demagogia no puede permitirse el lujo de pluralizar su discursodecrépito. Cuba como cosmos inconmovible. Triste tragedia interminable.En las gargantas envilecidas de nuestros compatriotas, en el aire viciado comoun spray socialista subyugante de cara al idilio de la izquierda internacional,en las fotos feas de los verdugos de tramoya y en los anónimos asesinos por unsueldo también de tramoya, en la solidaridad secreta y en la tímida simpatía, enlas marchas amateurs (abiertas como brechas en una ciudad desquiciadatotalitariamente por un poder tan despótico como popular), en la desmemoria denuestra mezquindad íntima (así en la isla como en su diáspora), en la vergüenzainverosímil de nuestros descendientes, aquí y allá quedará el eco de losinsultos con que no les dio tiempo a lapidarte.Como nación en trance de desaparición, te debemos la imposibilidad de pedirte perdón en vida. Cuba como condena perpetua. Nosotros, los sobremurientes.Adiós, Laura, Damísima de Blanco.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->