Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los Estados medianos y la arquitectura de seguridad internacional: Apuntes estratégicos para el caso argentino - Luciano Anzelini y Soledad Castro

Los Estados medianos y la arquitectura de seguridad internacional: Apuntes estratégicos para el caso argentino - Luciano Anzelini y Soledad Castro

Ratings: (0)|Views: 147 |Likes:
Published by Revista POSTData

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Revista POSTData on Oct 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/24/2013

pdf

text

original

 
POST 
Data 
 
17, Nº 2,
37
LOS ESTADOS MEDIANOS Y LA ARQUITECTURA DE SEGURIDAD INTERNACIONAL: APUNTESESTRATÉGICOS PARA EL CASO ARGENTINO
*
 por Luciano Anzelini
**
 
 y Soledad Castro
***
I. Introducción
Grosso modo
, podemos decir que hay tres tipos de estados en el sistema internacional: las grandes potencias, los países medianos y las naciones débiles.Los grandes poderes, o potencias de primer orden, son los que disponen decapacidad para establecer las reglas del juego del sistema internacional. Losestados medianos son los que gozan de un “poder relativo” para ejercer influen-cia, aun cuando su disposición de atributos de poder no sea lo suficientementeimportante como para determinar el curso de los acontecimientos centrales dela política mundial. Finalmente, están los países desprovistos de poder real,que son los que carecen del peso político, económico o militar para ejerceralgún tipo de influjo de modo individual en la arena internacional
1
.La Argentina se halla, sin dudas, entre los estados medianos. En esta condición comparte una característica con las naciones débiles, a la vez que
*Este trabajo fue posible gracias al apoyo del Centro de Estudios Estratégicos para lDefensa “Manuel Belgrano” (CEEPADE) del Ministerio de Defensa de la Nación. Losautores nos desempeñamos, durante los años 2009 y 2010, como Director de Investiga-ción e Investigadora Senior del Proyecto “Evolución de la Arquitectura del Sistema deSeguridad Internacional”. Agradecemos la asistencia de María Elina Zacarías e Iván Poczynok.**Director de la Maestría en Defensa Nacional (Escuela de Defensa Nacional) y docentede Relaciones Internacionales (UBA, Edena, y Universidad Empresarial Siglo 21). E-mail:luciano_anzelini@hotmail.com.***Docente de Derecho Internacional Humanitario (Escuela de Defensa Nacional). E-mail: doc_soledadcastro@yahoo.com.ar.
1
Han proliferado muchas clasificaciones de este tipo. Sugerimos consultar Keohane(1969), Strange (1988), Handel (1990), Holbraad (1984) y Tokatlian (2004).
POST 
Data 
 
17, Nº2,
Octubre/2012,
ISSN 1515-209X,
 
(págs. 37-85)
 
38
se diferencia de éstas por un motivo esencial. En lo que hace a la similitud,tanto los estados medianos como los pequeños carecen del poder efectivopara incidir unilateralmente en los asuntos de la seguridad internacional.Sin embargo, a diferencia de los estados pequeños, los estados medianosgozan de cierta capacidad para ejercer influencia a nivel sistémico. ¿En quécircunstancias es posible corroborar dicha capacidad? Básicamente cuandoactúan a través de alianzas pequeñas, grupos u organizaciones regionales(Keohane 1969). Asimismo, la aptitud de un Estado mediano para ejercer—conjuntamente con otras unidades políticas— cierta influencia en los asun-tos de seguridad internacional se expresa, fundamentalmente, a través de suparticipación en las instituciones internacionales.
2
Sobre esta cuestión versa la mayor parte del presente ensayo, enmarcado en la discusión acerca de cuáles el modo más inteligente de “socialización” con la arquitectura de seguri-dad internacional
3
para un Estado de mediano porte como la Argentina.
2
 Adaptamos al plano de la seguridad internacional la hipótesis sugerida por Carina Miller (2000: 43) respecto de que “… los países que no son grandes potencias pueden serinfluyentes en la política internacional cuando recurren a instituciones internacionales”.
3
Definimos a la arquitectura de seguridad internacional como un conglomerado de regíme-nes internacionales, organizaciones mundiales, alianzas, coaliciones, acuerdos entre estados—formales e informales —, orientados al mantenimiento de la paz y seguridad internacio-nales. A partir de la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional se embarcó enun proceso global de construcción institucional, afianzado en el derecho internacionalpúblico, para evitar o disminuir la posibilidad de enfrentamientos bélicos interestatales. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) constituye la institución de mayor alcance eneste sentido. Asimismo, al calor de la bipolaridad estratégico-militar configurada por elenfrentamiento entre Washington y Moscú surgieron distintos esquemas en materia deseguridad, con cierto grado de institucionalización, entre los que podemos mencionar a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), al Tratado Interamericano de Asis-tencia Recíproca (TIAR), al Pacto de Varsovia, a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y al Tratado de Seguridad del Pacífico (ANZUS). Muchos de estosesquemas sobrevivieron al fin de la Guerra Fría, transitando procesos de reforma para adaptarse al nuevo orden mundial. En América del Sur, la seguridad hemisférica del sistema interamericano ha estado históricamente regulada por la Organización de los Estados Ame-ricanos (OEA), especialmente por algunos de sus órganos internos (como la Comisión deSeguridad Hemisférica) y el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR). Sinembargo, desde la posguerra fría han proliferado foros, redes y mecanismos destinados a promover la cooperación regional y subregional en materia de seguridad. En particular, la reciente creación del Consejo de Defensa Suramericano (CDS) de la Unión de NacionesSuramericanas (UNASUR) constituye una nueva herramienta institucional de enormevalor potencial, parte de la arquitectura subregional de seguridad internacional.
Luciano Anzelini y Soledad Castro
 
POST 
Data 
 
17, Nº 2,
39
El debate acerca de las opciones estratégicas de la Argentina en surelación con el entramado institucional de seguridad internacional no puedeefectuarse al margen de lo que han sido sus aportes históricos a la seguridadregional.
4
En este sentido, la Argentina —en conjunto con la mayor partede los países latinoamericanos— ha contribuido a conformar un notableacervo en materia de paz y seguridad interestatales. Desde nuestra óptica,aquel conjunto de contribuciones políticas y diplomáticas constituye tantola condición de posibilidad como el activo estratégico a partir de los cualesformular nuestras políticas internacional y de defensa en los albores del siglo XXI. En este contexto, las chances de expandir nuestra autonomía, y porconsiguiente de restringir la actividad de poderosos actores extrarregionales
5
,deben partir, inexorablemente, del reconocimiento de “todo lo bueno” quela región ha efectuado en materia de paz interestatal en casi 200 años deexistencia independiente
6
.Sin embargo, no es nuestra intención aquí ofrecer una lectura insus-tancial ni autocomplaciente acerca del papel de la Argentina y de la regiónen la arquitectura de seguridad internacional, sino ofrecer —desde una perspectiva académica— una modesta “hoja de ruta” para la toma de deci-siones en el campo de las políticas públicas. Para ello, se torna indispensable,
4
Sobre esta cuestión hemos reflexionado en Anzelini y Castro (2011).
5
Nos referimos particularmente a la proyección de poder de Estados Unidos en la región, como consecuencia de una agenda que prioriza tres temáticas: narcotráfico y crimenorganizado; terrorismo transnacional; y debilidad o ausencia del Estado. Como resultadode estas preocupaciones, el Comando Sur ha obtenido en los últimos años una crecienteinfluencia en el manejo de los asuntos latinoamericanos, evidenciando un peso muchomayor al del Departamento de Estado. Esto significa que la política militar ha tenido unpeso decididamente mayor al de la diplomacia en la agenda hemisférica de Washington.Ejemplos de esta situación pueden corroborarse en la autorización que Estados Unidos ha obtenido para el uso de hasta siete bases militares en Colombia, y en la reactivación por partedel Pentágono de la IV Flota, inactiva desde 1950.
6
Tal como lo hemos expresado en un trabajo anterior, los aportes de América del Sur nopueden solamente limitarse a la relativa ausencia de guerra interestatal. Por el contrario, elrespeto por el principio de soberanía estatal y sus derivaciones, la resolución pacífica decontroversias internacionales, el control de armamentos, las medidas de construcción deconfianza mutua, los esquemas de seguridad colectiva y las iniciativas políticas y diplomáti-cas de carácter multilateral con implicancias en la seguridad regional, son todos aspectos quehan contribuido decisivamente a la consolidación de Sudamérica como “zona de paz”. Ver Anzelini y Castro (2011). En lo que hace estrictamente a la relativa ausencia de guerrinterestatal en Sudamérica, ver el excelente trabajo de Kacowicz (1996).
Los estados medianos y la arquitectura de seguridad internacional...

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->