Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La migración femenina y la migracion calificada

La migración femenina y la migracion calificada

Ratings: (0)|Views: 25 |Likes:
Published by amatisa
La migración femenina y la migracion calificada
La migración femenina y la migracion calificada

More info:

Published by: amatisa on Oct 27, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/14/2013

pdf

text

original

 
América Latina y el Caribe: migración internacional, derechos humanos y desarrollo 257
Capítulo IV
La migración femenina yla migración calificada
La migración femenina y la migración calificada constituyen dos tópicosrelevantes en la agenda regional y mundial de la migración contemporánea.En esta parte del estudio se examina el panorama de ambos procesos enAmérica Latina y el Caribe, los principales enfoques teóricos y problemasmetodológicos, los aspectos más importantes del debate sobre el tema yalgunos lineamientos para la formulación de políticas.
A. Desde pasar inadvertidas a la vulnerabilidady la autonomía
La actual presencia de mujeres en los movimientos migratorios noes novedosa, pero sí lo es el hecho que ellas se encuentren en casi todaslas regiones, que participen en todos los tipos de corrientes y, en formacreciente, que se desplacen individualmente. Para considerarlas en elestudio de los procesos migratorios es preciso enfrentar el hecho quepasan inadvertidas y exigir la aplicación de un enfoque de géneroapropiado que permita adoptar políticas adecuadas a las nuevascondiciones de vulnerabilidad.A partir de 1960, las mujeres fueron adquiriendo cada vez másimportancia en los flujos migratorios internacionales y, aunque constituyenuna leve minoría en los movimientos en general, desde los años noventason mayoría en las principales regiones de inmigración. Esta “feminización
 
CEPAL258
cuantitativa” también es característica de los desplazamientosintrarregionales en América Latina desde la década de 1980. La presencialatinoamericana y caribeña en Estados Unidos pone de manifiesto unaheterogeneidad subregional según el sexo de los migrantes, y las corrientesmás feminizadas son las de sudamericanos y caribeños. En Canadá haypredominio de mujeres entre los inmigrantes regionales, y España es unescenario novedoso, tanto por el enorme crecimiento que ha experimentadola inmigración de latinoamericanos y caribeños desde 1990 como por lamarcada presencia femenina en los flujos migratorios (Cortés, 2005;Martínez, 2003).La heterogeneidad de la migración en general y de la femeninaen particular es un hecho que es preciso destacar y que no solo semanifiesta en la composición cuantitativa de las corrientes. Lasmujeres de América Latina migran a distintos lugares por diversosmotivos, sea solas, en grupos familiares o para reunirse con susfamilias en el exterior (Cortés, 2005). “Huyen de guerras y persecución,se trasladan para buscar alternativas económicas y libertad personal.Se van equipadas con calificaciones superiores o simplemente con laurgencia de mantenerse a sí mismas y a sus familias, se insertan endiferentes estratos ocupacionales, mantienen el contacto con suslugares de origen, envían remesas, se quedan o vuelven a sus países deorigen” (Staab, 2003, p. 9).La feminización de los movimientos migratorios exige unainterpretación apropiada; acarrea la posibilidad de cambio, de abrirespacios para muchas mujeres dentro de la familia y la sociedad,transformando modelos y roles de género, y de flexibilizar la divisióngenérica del trabajo. Más allá de las experiencias individuales exitosas yde la percepción que las mujeres tengan de sus propias vivencias comomigrantes, la migración también esconde el riesgo de afectar su proyectode vida, reforzar su condición de subordinación y la jerarquía asimétricade género, menoscabar su dignidad y atentar contra sus derechos. Desdela perspectiva de género, destaca la existencia de una combinación defactores que estimulan la migración femenina y que no son únicamente deíndole económica o laboral. Se ha sugerido que es preciso reconocer quelas decisiones migratorias de las mujeres y las consecuencias que estasacarrean no son las mismas que en el caso de los hombres (CEPAL, 2006).
1. Globalización, género y migración
Varios autores han analizado los vínculos entre la globalización y lamigración femenina, haciendo hincapié en los factores económicos. Enestudios recientes se afirma que la globalización de la economía haconducido a una división del trabajo según el género o, por decirlo
 
América Latina y el Caribe: migración internacional, derechos humanos y desarrollo 259
categóricamente, que “la globalización de la economía no actúa separadade los sistemas de creación de desigualdades de género” (Balbuena, 2003;Cortés, 2005; Martin, 2004; Naciones Unidas, 2005).Saskia Sassen (2003b) se refirió a la relación sistémica entreglobalización y feminización del trabajo remunerado, en que la migraciónfemenina respondería a una dinámica generalizada de cambio estructuralde la economía capitalista mundial. Según esta autora, los procesos deglobalización no son “genéricamente” neutrales desde el punto de vistahistórico. Cuando las empresas extranjeras introdujeron el sistema decosechas para el mercado externo en los países en desarrollo a fin deaprovechar la mano de obra más barata, el trabajo de las mujeres en elámbito doméstico y en la agricultura de subsistencia les permitiómantener las remuneraciones de los asalariados de plantaciones y minasen niveles extremadamente bajos. Durante la internacionalización de laproducción industrial, para evitar el fortalecimiento de los sindicatos enlos países de origen estas empresas movilizaron gran cantidad de manode obra femenina en los países pobres, manteniendo los precioscompetitivos de los bienes reimportados ensamblados en el exterior. Esteproceso provocó el reclutamiento masivo de mujeres jóvenes en lossectores productivos para la exportación y la incorporación de métodosmodernos de producción.Otros autores afirman que mientras las mujeres de los países másdesarrollados participan de manera creciente en el trabajo productivo, lasinmigrantes de los países menos desarrollados asumen el trabajo dereproducción social donde se entrecruzan diferencias de nacionalidad,clase y etnia (CEPAL, 2006; Staab, 2003). El hecho que las mujeresinmigrantes se hagan cargo de esta tarea de reproducción implica queotras cuidan de sus hijos y familiares en los países de origen, generandouna cadena transnacional de “cuidadoras” en que el trabajo reproductivose trasmite desde las mujeres privilegiadas a otras cada vez menosprivilegiadas (Balbuena, 2003).Puede decirse que la “generización” del empleo es una de lasconsecuencias de la globalización (Ballara, 2002; Cortés, 2005). Laparticipación creciente de la fuerza de trabajo migrante femenina estáclaramente vinculada a la feminización de la oferta internacional deempleo (Sassen, 2003b), proceso que contribuiría a reforzar lasdesigualdades de género. Incluso se ha mencionado el aprovechamientode “las ventajas comparativas de las desventajas de la mujer”, tales comoel bajo costo, la docilidad, la flexibilidad y el menor número de vínculosestables con el lugar de destino. Ha aumentado la participación de lasmujeres en la producción industrial para la exportación, sobre todo en lasactividades de uso intensivo de mano de obra tales como la manufactura,

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->