Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El hombre ante la Muerte - Analia Abt

El hombre ante la Muerte - Analia Abt

Ratings: (0)|Views: 26|Likes:
Published by amatisa
El hombre ante la Muerte - Analia Abt
El hombre ante la Muerte - Analia Abt

More info:

Published by: amatisa on Oct 27, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/14/2013

pdf

text

original

 
 1
El hombre ante la Muerte: Una mirada antropológicaAnalía C. Abt
Lic. en Antropología. Máster en Estudios Sociales Aplicados.Doctoranda en Antropología de la MedicinaUniversitat Rovira i Virgili, Tarragona, EspañaBecaria Programa ALBAN-de la Unión EuropeaEste trabajo ha sido presentado en las
Segundas Jornadas de Psicooncología
, enel marco del
XII
 
Congreso Argentino de Cancerología
, organizado por la SociedadArgentina de Cancerología. La exposición se efectúo en la Mesa redonda destinada areflexionar sobre el tema de la muerte en la filosofía y la cultura. Expondremos aquí lodesarrollado en dicha oportunidad, relativo a las actitudes de la muerte desde unamirada antropológica, así como las implicancias de las mismas frente a la atención delos enfermos oncológicos crónicos y/o terminales.
1. Sobre los supuestos orígenes de la preocupación humana por la muerte.
Existe consenso entre los especialistas en que la preocupación humana por lamuerte se remonta a los orígenes de Homo sapiens. La paleoantropología ha tratado dedemostrar, que a partir de ciertos cambios sustanciales en la estructura anatómica, en losciclos biológicos y en el comportamiento - presentes ya en el antecesor de sapiens, se irádesarrollando el tamaño del cerebro (con la consecuente complejidad mental) a la cualse atribuye la emergencia de la
conciencia
 
que acompañará a sapiens. Por ello se afirmaque lo que hoy día nos distingue como humanos, la
autoconciencia y la conciencia demuerte
, son producto de un intrincado y extenso proceso desarrollado durante un largoperíodo de nuestra historia filogenética. La conciencia de la
muerte propia
es un hecho(pre)histórico y antropológico que demuestra el salto cualitativo que se desarrolla apartir del advenimiento de Homo sapiens.Para algunos autores
1
esta
conciencia de muerte
puede rastrearse a través delregistro arqueológico - aunque los indicios de esta conciencia sean mucho menostangibles que los del lenguaje - pues deja su impronta en las sepulturas halladas endistintos lugares. Así, podemos decir que en determinado momento de nuestra historiafilogenética aparece el
temor, el miedo o la conciencia de muerte
y ésta deja su marcaen el registro prehistórico:“... a través de algún tipo de ritual, algúnprocedimiento formalizado que identifica y acota un evento ouna experiencia concreta”.
2
 
 
 2 Desde el Paleolítico se multiplican las sepulturas y cementerios, dando origen adiferentes rituales funerarios que se convierten en una rica fuente de información sobrelas creencias y actitudes ante la muerte de nuestros antepasados.Como señala Morín (1992:113):“... La novedad
sapiens
que aporta al mundo noreside, tal como se había creído, en la sociedad, la técnica, lalógica o la cultura, sino en algo que hasta el presente veníasiendo considerado como epifenoménico, o ridículamentepromulgado como signo de espiritualidad: la sepultura y lapintura”.Las tumbas de mayor antigüedad, que corresponden al hombre de
 Neanderthal
,demuestran que el acto de sepultar a los muertos no indica un mero procedimiento queconsiste en cubrir el cadáver para proteger al grupo de su descomposición, sino queseñala una
actitud ritual:
en ocasiones el muerto es colocado en posición fetal, a veceses acostado sobre un lecho de flores, en otros casos se encuentran cubiertos por unacapa de ocre; también se han encontrado los restos mortales señalados y protegidos porun cúmulo de piedras, e incluso suelen estar acompañados por ofrendas en forma dealimentos o armas. Estos ofrecimientos funerarios aparecen en algunos casos agregadosa ajuares que visten y adornan al difunto.Las sepulturas y rituales mortuorios testimonian la irrupción de la conciencia dela muerte en la comunidad humana, así como también una serie de transformacionesantropológicas que permitieron y provocaron dicha irrupción (Morín, op.cit.,1.992:114).El ritual de enterramiento es un comportamiento específicamente humano, en elque intervienen dos elementos: por un lado, el acto de no ignorar la aparición delcadáver, y por otro las construcciones mentales que su presencia suscita. En efecto,desde que el
hombre
toma conciencia de la finitud de su existencia, el cadáver recibeuna atención y tratamiento especial, valiéndose para ello de diferentes técnicas, quetienen el objetivo de contrarrestar los efectos de la
tanatomorfosis
: embellecimiento,confección de mortajas, embalsamamiento, cremación, necrofagia, momificación,abandono del cadáver en lugares alejados, preparación de tumbas, etc.El tratamiento que recibe el cadáver cambia según las épocas, lugares ysituaciones sociales del difunto, tales como la edad, la clase social a la que pertenecía, o
 
 3al tipo de muerte de la que fuera víctima; y puede clasificarse según se ejecuten en loscuatro elementos existenciales:-
 
inhumación (tierra)-
 
inmersión (agua)-
 
cremación (fuego)-
 
exposición (aire)En el hombre de Neanderthal aparece ya una estructura de pensamiento queseñala a la muerte como una sujeción ineludible de todos los seres vivos, evidenciadotanto por la presencia de los muertos en el mundo de los vivos, como por la concienciade muerte. Dicha conciencia conduce a la construcción de todo un aparato mitológico-mítico-mágico cuyo propósito es afrontar la muerte, integrarla a la existencia; en todaslas sociedades humanas la conciencia de muerte ha desempeñado un papel primordial enla constitución de la mitología, la religión y la filosofía.Según Morín la percepción de la muerte que emerge en
sapiens
se constituye apartir de la interacción de una conciencia objetiva que advierte la mortalidad y unaconciencia subjetiva que intenta proclamar, sino la inmortalidad, al menos la existenciade una vida después de la muerte:“.. Los ritos de la muerte dan cuenta de, lavan yexorcizan el trauma provocado por la idea de aniquilamiento.En todas las sociedades de
sapiens
conocidas, las exequiastraducen a un mismo tiempo una crisis y su superación, de unlado la aflicción y la angustia, del otro la esperanza y elconsuelo.Todo parece, pues, indicarnos que el
homo sapiens
 siente el problema de la muerte como una catástrofeirremediable que le provocará una ansiedad específica, laangustia o el horror ante la muerte, y que la presencia de lamuerte se convierte en un problema vivo, es decir, quemodela su vida. Asimismo, parece claro que este hombre nosólo rehúsa admitir la muerte, sino que la recusa, la supera yla resuelve a través del mito y de la magia...”.
3
 El hombre es el único animal que entierra a sus muertos. El enterratorio, lasepultura, en suma, la actitud frente al cadáver, marcan a su vez, el paso de la
naturaleza a la cultura.
2. Medios para contrarrestar el temor a la muerte: la religión y la filosofía
 Señalamos que la preocupación por la muerte ha ocupado un lugar privilegiadoentre los mitos, ritos, las actividades creadoras de los hombres, pues la muerte es el

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->