Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
DUELO, UNA PERSPECTIVA TRANSCULTURAL - Perez Sales

DUELO, UNA PERSPECTIVA TRANSCULTURAL - Perez Sales

Ratings: (0)|Views: 88|Likes:
Published by amatisa
DUELO, UNA PERSPECTIVA TRANSCULTURAL - Perez Sales
DUELO, UNA PERSPECTIVA TRANSCULTURAL - Perez Sales

More info:

Published by: amatisa on Oct 27, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2013

pdf

text

original

 
259
Resumen
Suele aceptarse que el duelo en cuanto a doloro acto para s
í 
corresponder
í 
a a la esfera de lointraps
í 
quico y ser
í 
a por tanto universal,mien-tras que el duelo en cuanto a rito colectivovendr
í 
a determinado por la cultura.En estetrabajo defendemos la hip
ó
tesis de que esta esuna visi
ó
n etnocentrada del duelo y que no seajusta a la realidad transcultural.Para ello se re-pasan:1) los estudios de etnoling
üí 
stica com-parada que reflejan que las expresiones referi-das a las emociones carecen con frecuencia deequivalente exacto en otro idioma;2) las tesisde la sociolog
í 
a cognitiva de las emociones quereflejan c
ó
mo las experiencias pasadas deter-minar
í 
an el repertorio futuro de respuestasemocionales;3) las perspectivas alternativas alas sociedades de tipo individualista:a) las so-ciedades colectivistas,que ponen el
é
nfasis enel grupo en lugar de la persona,b) las que con-sideran el duelo un proceso m
á
s encaminado aayudar a la persona que ha fallecido que a losque quedan en este mundo.Desde esta
ó
ptica menos etnocentrada puedeser posible el an
á
lisis en t
é
rminos m
á
s realistasde los procesos de duelo en distintas sociedades.
Palabras clave:
Duelo transcultural.Etnolin-g
üí 
stica.Etnocentrismo.Rituales mortuorios.Procesado emocional.Individualismo.Colecti-vismo.Cultura mapuche.
Abstract
It is commonly accepted that grief consideredas pain belongs to the intrapsychic world,the-refore it is universal,while mourning in regardto communal rite is culturally shaped.In thispaper we defend the hypothesis that this is anethnocentric view of grief and it does not fitthe cross-cultural reality.We have reviewed:1)the studies of comparative ethnolinguistic,which reflect that terms referred to emotionsoften lack of equivalent in another language;2)the thesis of cognitive sociology of emotions,that explain how past experiences determinethe future repertory of emotional responses;3)the alternative views to individualistic socie-ties:a) collectivist societies that emphasize thegroup instead of the single person,b) societiesto whom mourning is aimed to help the dece-ased more than the survivors.From this less ethnocentric view we pose theanalysis of mourning processes in different so-cieties in more realistic terms.
Key words:
Cross-cultural bereavement.Grief processes.Ethnolinguistic.Ethnocentrism.Mourning rites.Emotional processing.Indivi-dualism-Collectivism.Mapuche culture.
Introducción
Una de las pol
é
micas m
á
s antiguas de la psico-log
í 
a y la psiquiatr
í 
a transcultural tiene que vercon la universalidad de los sentimientos y lasemociones.Los
signos
(objetivos) y
síntomas
(subjetivos)como la fiebre,el dolor,la tristeza o la rabiaconstituyen fen
ó
menos inherentes al ser hu-mano y como tales cabr
í 
a pensar que son uni-versales.En el campo de las emociones noexiste acuerdo
1
.Desde la psicobiolog
í 
a,la psi-colog
í 
a social y la etolog
í 
a el mayor consensoest
á
en considerar como b
á
sicas al menos sieteemociones:la alegr
í 
a,la tristeza,la ira (=agre-
Artículos
DUELO: UNA PERSPECTIVA TRANSCULTURAL.MÁS ALLÁ DEL RITO: LA CONSTRUCCIÓN SOCIALDEL SENTIMIENTO DE DOLOR
Pau Pérez Sales*,Raquel Lucena**
*Psiquiatra.Centro de Salud Mental de Parla (Madrid),** M.I.R.Psiquiatría.Hospital de Getafe (Madrid).
 
si
ó
n),el miedo (=protecci
ó
n/huida),la sorpre-sa,el desagrado (=rechazo) y el inter
é
s/curio-sidad (=atracci
ó
n),aunque s
ó
lo para las cuatroprimeras el acuerdo es total.Si atendemos aotros s
í 
ntomas las fronteras se diluyen.El casodel dolor resulta especialmente paradigm
á
tico:(a) No todos los grupos sociales o culturalesresponden al dolor del mismo modo exacto,(b) la manera en que las personas perciben yresponden al dolor,tanto en ellos mismos co-mo en los dem
á
s,puede estar influenciado porsus ra
í 
ces culturales y sociales,(incluyendo elhecho de si comunica o no su dolor y el modoen que lo hace a los profesionales de la salud)
2,3
.Dentro del duelo cabe separar dos entidadesque la terminolog
í 
a anglosajona distingue co-mo
grief y mourning.
El primero corresponde alsentimiento interno de pena o dolor por lap
é
rdida,la respuesta afectiva individual,psico-l
ó
gica o som
á
tica.El segundo al hecho social-mente sancionado y compartido del dolor ysus ritos,coloreado por las pr
á
cticas culturales.Suele aceptarse que el duelo en cuanto a reac-ci
ó
n emocional,a acto para s
í 
corresponder
í 
a ala esfera de lo intraps
í 
quico y ser
í 
a por tantouniversal,mientras que el duelo,en cuanto a ri-to colectivo o acto para los dem
á
s vendr
í 
a de-terminado por la cultura.En palabras deBowlby:
“Contamos con suficientes pruebas de que[las respuestas emocionales de los deudos] se asemejanen líneas generales,y a menudo también en sus deta-lles,a las que conocemos en Occidente.Las costumbreshumanas presentan enormes diferencias entre sí;la res- puesta humana es más o menos la misma
4
”.
En este trabajo defendemos la hip
ó
tesis de que
é
sta es una visi
ó
n etnocentrada del duelo,yque no se ajusta a la realidad transcultural.
El lenguaje de las emociones.¿Son todas las que están y estántodas las que son?
Constituye un punto com
ú
n de la etnoling
ü
is-tica el que las expresiones referidas a las emo-ciones
como las referidas a muchos otroscampos sem
á
nticos
carecen con frecuencia deequivalente exacto en otro idioma.As
í 
,el he-cho de que muchos coreanos residentes enAlemania se quejasen de que no encontrabantraducci
ó
n exacta en alem
á
n para los t
é
rminos
dapdaphada
(tristeza al quedarse solo) y
uulhada
(rechazo de personas y cosas) llevo a Schmidt-Atzert
5
y Park a intentar delimitar la especifici-dad cultural de estos t
é
rminos,comprobandoque efectivamente
é
sta exist
í 
a.En un modelo jer
á
rquico con cuatro emociones b
á
sicas (ira,miedo,tristeza y alegr
í 
a) intentaron ver si
é
stost
é
rminos deb
í 
an interpretarse como subcom-ponentes de
tristeza
.Se pens
ó
que,al menos,enlas situaciones en que
seg
ú
n la poblaci
ó
n co-reana
se refer
í 
a que se despertaban esas emo-ciones los alemanes deber
í 
an sentir de formasimilar a ellos,pero aparecieron diferencias enlas descripciones no verbales de las emocioneselicitadas.En la traducci
ó
n de la PsychiatricState Examination (PSE) como entrevista se-mi-estructurada de elecci
ó
n de la Organiza-ci
ó
n Mundial de la Salud se han encontradotodas las combinaciones posibles de no equiva-lencia sem
á
ntica de t
é
rminos anglosajones:desde el Yoruba,lengua oficial de Nigeria,queno tiene ning
ú
n equivalente para ansiedad odepresi
ó
n hasta el Chino,que tiene una solapalabra para los t
é
rminos ingleses
anxiety,ten-sion y worrying
6
.
En los diversos estudios publicados
7
sobre lasemociones entre los abor
í 
genes Pintupi austra-lianos,se analiza como muchos estados emo-cionales son entendidos como trastornos delesp
í 
ritu
(kurrunpa),
distingui
é
ndose estadosemocionales como
kurrun ngulutjarra
(miedonocturno que sacude el esp
í 
ritu),
kurrunpa yu-langu
(el esp
í 
ritu est
á
triste llevando a la perso-na a llorar),
kurrunpa yutju
(espiritu decaido,sinhambre...)
kammarringu
(miedo repentino quehace que la persona se voltee),
 Nyinguinyiwa-rringu
(Miedo repentino que la persona de unsalto),
 Minyirrpa
(Tristeza que lleva a no hablarni reir,con preocupaciones y pesadillas),
 Mirr- panpa
(Tristeza con habla disminuida y aumen-to de la agresividad).En el otro extremo losKaingang de Brasil tienen muy pocas palabraspara las emociones,pero la entonaci
ó
n,golpessil
á
bicos y muecas faciales o corporales son lasque introducen los matices del estado internode la persona
8
.
260
Pérez Sales P,et al.Duelo: una perspectiva transcultural.Psiquiatría Pública 2000; 12 (3)
 
Estos hechos constituyen la base que lleva a al-gunos antrop
ó
logos y psic
ó
logos sociales a de-fender que las emociones son construccionesculturales.En su forma m
á
s radical,CatherineLutz
9
postula que las teor
í 
as biom
é
dicas con-vencionales sobre la emoci
ó
n son una
etnop-sicolog
í 
a [norte]americana basada en las con-cepciones occidentales de la mente y el cuer-po,el sentimiento y la raz
ó
n,la naturaleza y lacultura,el yo y el otro,el hombre y la mujer,elindividuo y la sociedad y que prescriben loque debe
sentirse
en cada momento para reac-cionar de un modo adecuado
.Para Lef
10
es
á
cil explicar esto desde la teor
í 
a sociocognitivay pone este ejemplo:Un beb
é
sonr
í 
e.Sus pa-dres pueden,como respuesta,levantarle en bra-zos y tirarle hacia arriba.Esto favorece que lasonrisa se asocie con sensaciones de
excita-ci
ó
n
o
emoci
ó
n
,lo que ser
á
m
á
s dif 
í 
cil queocurra en una familia fr
í 
a e inhibida en la quela respuesta a la sonrisa es la indiferencia o en laque no se prescribe tomar al ni
ñ
o en brazos.Los patrones de respuesta emocional del serhumano son mecanismos complejos resultan-tes de la integraci
ó
n final de elementos subjeti-vos,manifestaciones auton
ó
micas,respuestasdel medio,cogniciones y respuestas motoras.Elcomponente cognitivo implica la formaci
ó
nde esquemas,es decir,de encuentros emocio-nales con el ambiente que son conceptualiza-dos como memorias de la experiencia emo-cional.Dicho de otro modo,
las experiencias pa-sadas de encuentros emocionales determinarán el re- pertorio futuro de respuestas emocionales.
Los dosni
ñ
os del ejemplo tendr
á
n diferentes
“esquemascognitivos”
de lo que es la felicidad.Como Wig se
ñ
ala
11
numerosas culturas han re-conocido en todas partes la manifestaci
ó
n delas emociones demasiado intensas.No obstantela psiquiatr
í 
a europea ha designado selectiva-mente a dos:la ansiedad y la depresi
ó
n,y las haelevado al estatus de enfermedades psiqui
á
tri-cas.Si el temor o la tristeza excesivas se consi-deran anormales,resulta dif 
í 
cil comprenderque en id
é
nticas condiciones la c
ó
lera,los ce-los,el odio,la avaricia,la pasi
ó
n er
ó
tica no losean.En nuestro propio trabajo entre 1996 y1998 con personas de etnia mapuche
12
pudi-mos ver como en algunas zonas las personas seenfermaban de
 Ilkún
,cuyo mejor equivalenteen castellano es Rabia.No hablamos de que larabia provoque una enfermedad,sino de queen la etnoclasificaci
ó
n mapuche es una entidadmorbosa,considerada como
 Re-Kutran
o en-fermedad de causa natural.Se define por ner-viosismo,pensar mucho con c
ó
lera,y sentiragresividad en general.Una persona se pod
í 
aenfermar,por ejemplo,al o
í 
r comentarios en-vidiosos de otros miembros de la comunidadque afectaran a su honor.As
í 
lo refer
í 
a,porejemplo,do
ñ
a Celinda,viuda de una personadetenida-desaparecida que al cobrar,muchosa
ñ
os despu
é
s,la pensi
ó
n de
reparación
guberna-mental,se enferm
ó
al sentir comentarios desa-probadores y muestras de
envidia
de personasde su comunidad,requiriendo tratamiento es-pec
í 
fico de dicho trastorno.
La construcción cultural del duelo
Nancy Scheper-Hughes estudi
ó
en diversosper
í 
odos separados veinticinco a
ñ
os entre s
í 
lareacci
ó
n de madres brasile
ñ
as de las
 favelas
a lasmuertes de sus ni
ñ
os
13
.Parte de la siguienteobservaci
ó
n:
 Lordes tenía dieciséis os cuando laconocí,en el parto de su primer hijo.Cuando la reen-
261
Pérez Sales P,et al.Duelo: una perspectiva transcultural.Psiquiatría Pública 2000; 12 (3)
Hotel junto a un terraplén de ferrocarril
 Edward Hopper, 1952
Oleo sobre lienzo

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->