Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Las Luces Del Hogar1

Las Luces Del Hogar1

Ratings: (0)|Views: 1|Likes:
Published by oronuevo

More info:

Published by: oronuevo on Oct 27, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/25/2013

pdf

text

original

 
LAS LUCES DEL HOGAR
POR
HOWARD MURPHET
Traducción de Herta Pfeifer
 
Santiago de Chile, diciembre de 2003
Este libro está dedicado con amor y gratitud al Señor Siva,ya que sin su oportuno recuerdo en cuanto a que aún faltabaotro libro y que mi labor en la tierra no se había completado,este libro jamás habría sido escrito.Al dedicárselo al Señor Siva, el libro está dedicado también, automáticamente,a nuestro bienamado Sai Baba,a través de cuyos labios el Señor Siva le habla,en general aunque no exclusivamente,al mundo de hoy.
2
 
PREFACIO
Si tuviéramos muchas vidas en la tierra, y me asiste la certeza de que son cientos, ¿cuándo seráque comienza nuestro viaje consciente de regreso al hogar? ¿Cuándo nos damos cuenta en verdad quevamos de vuelta a casa?Pienso que por muchas, muchísimas vidas somos como el hijo pródigo de la parábola, tanenfrascados en los placeres terrenales, tan seducidos por las atracciones del mundo, que nos olvidamospor completo de quienes somos y de donde venimos, y no escuchamos llamado alguno de nuestro hogar celestial. El poeta William Wordsworth habla de que el cielo se encuentra alrededor nuestro en nuestrainfancia, pero estaba escribiendo acerca de su propia experiencia y creo que debe haber estado en suúltima o cerca de su última encarnación. Inevitablemente empero, no cabe duda que después de siglosde la dura vida en la tierra, cada alma humana comienza a experimentar débiles recuerdos, vagos indicios,de esa distante, feliz, región espiritual en que tuviera su inicios antes de verse envuelta, por algunamisteriosa razón, en la larga aventura terrenal.Hay algo que trae de vuelta a la conciencia los dulcísimos recuerdos de allí de donde hemosvenido y a donde pertenecemos realmente. En la medida en que estas remembranzas se van haciendomás fuertes, tal vez después de muchas vidas más, al igual que el hijo pródigo volvemos el rostro yencaminamos nuestros pasos hacia nuestro verdadero hogar. Sentimos que las alegrías verdaderasestán allí, que allí no hay sufrimiento y que en ese hogar está nuestro Padre afectuoso. En este viaje deregreso a casa aparecen muchos obstáculos, muchas diversiones que nos hacen volver nuestros pasosen otras direcciones y puede que nos volvamos a extraviar en las tentaciones de los placeres del mundo,fracasando en llegar al hogar en esa vida. Incluso los grandes yogis, quienes están muy cerca del hogar,caen en tentaciones a veces y renacen una vez más en la tierra, como el hermoso ‘bebé del vibhuti’ queviera un año en Prasanthi Nilayam. Swami nos dijo que este bebé, de cuya piel surgía vibhuti, era dehecho un yogi caído, mas había nacido muy cerca del Ashram del Avatar y entendí que estas almas tanavanzadas que caen de la gracia en la última etapa de su viaje a casa, nacen siempre en circunstanciasafortunadas. (La historia de este ‘bebé del vibhuti’ la relato en uno de mis libros anteriores sobre SaiBaba, “
Sai Baba Avatar 
”).Una de las señales que muestra, a mi entender, que uno está conscientemente encaminado devuelta a casa es cuando en su vida no pueden asaltarle ni desviarle a uno tentaciones de ningún tipo,porque todas le parecen huecas y vanas; cuando existe en realidad un deseo, una atracción, y eso es lagloria que le espera a uno en el hogar celestial. Algunos grandes maestros dicen que aun llegando hastalas rejas de ese hogar, se deberá únicamente a la gracia de Dios el que uno, el hijo pródigo, puedatraspasar esos sagrados portales. Tal vez esto se indique en el hecho de la fábula según el cual elamoroso padre sale al encuentro del hijo largamente perdido, y le da la bienvenida, abrazándole yconduciéndole a través de las puertas del hogar. Es posible también que la verdad de la necesidad de lagracia al final del trayecto se muestre simbólicamente en la “
Odisea
” de Homero, en donde la Diosa Atenea se le aparece a Ulises en la playa de su isla-hogar y le presta la ayuda sin la cual jamás habríapodido ingresar a su palacio.Solamente el gran amor y la compasión del Padre divino pueden ayudarnos a completar el viaje.Mas, aunque ninguna tentación, ninguna Calypso, ninguna Circe, tengan el poder para desviarnos de
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->