Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Recursos Estratégicos

Recursos Estratégicos

Ratings: (0)|Views: 4|Likes:
Published by Ramón Rodolfo Copa

More info:

Published by: Ramón Rodolfo Copa on Oct 27, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/27/2014

pdf

text

original

 
Por Jorge Rulli
Agobiados por los monocultivos, las consecuencias de las fumigaciones yla creciente inseguridad alimentaria, nos planteamos la necesidad de pensarnuevos modelos agrícolas para nuestra América Latina. Los que nos hanimpuesto y sufrimos actualmente, son el modo en que el capitalismoglobalizado, a través de las empresas transnacionales, aplica en nuestros paísescreando nuevas situaciones de dependencia colonial: modelos extractivistas yde agro exportación y con ellos, la primarización de nuestras economías y laproducción masiva de
commodities
. Estos modelos conllevan la apropiaciónde los recursos naturales, con devastación de los ecosistemas y fuertesimpactos sobre las poblaciones rurales, que son arrastradas a una urbanizaciónforzosa. Necesitamos hallar los elementos intelectuales que nos permitanvisualizar y enfrentar estas nuevas situaciones; necesitamos repensar lasrelaciones de la ciudad y el campo en épocas de globalización; demostrar queel avance de los Agronegocios y de los modelos de agricultura industrial concultivos transgénicos, no son ineludibles como se nos enseña y se losnaturaliza mediante la colonización pedagógica y académica. Necesitamostomar conciencia de que estos roles que nos fueran asignados por losmercados globales, configuran una agresión a la identidad cultural de nuestrosPueblos, al arraigo de las poblaciones, a sus patrimonios alimentarios y susposibilidades inmediatas de supervivencia en una sociedad transcolonizadapor las corporaciones. En especial ahora, frente a horizontes de cambiosclimáticos y catástrofes bancarias y financieras como jamás antes ocurriera.
“estamos frente al secuestro de nuestras vidas por las corporaciones”
 
Para una o dos generaciones previas a la nuestra, el haberse preguntado porel origen de los alimentos que integraban la mesa familiar, no hubiera tenidomayor sentido. De hecho, todos sabían de dónde provenían los alimentos queconsumían; lo que no se producía en el propio hogar, provenía de la casa dealgunos parientes, de las redes de amigos o lugares cercanos de producción omercadeo, donde las familias acostumbraban a surtirse de lo necesario, perosiempre sabiendo quiénes y cómo lo producían. Esta situación se ha
 
modificado de manera sustancial en un par de generaciones: nos han impuestola industrialización de los alimentos; la preocupación por las fechas devencimiento, que dependen tan solo de los productos químicos añadidos; elhábito de ingerir comida chatarra; una comercialización despersonalizadaporque nos surtimos en las góndolas; por último, la inmensa dilapidación deenergía que suponen las enormes distancias recorridas por los productos, lascadenas de frío, de conservación, envasado y comercialización, hasta llegar anuestra mesa. Si a ello se suma todo cuanto han logrado a través de lapublicidad para modificarnos los hábitos de consumo, estamos frente alsecuestro de nuestras vidas por las corporaciones.Tanto los numerosos pequeños productores chacareros, los campesinos ypoblaciones originarias, así como diversos sectores neo-rurales provenientesde la ciudad, convocados por una vocación de vida en el campo, tiendennaturalmente a preservar los ecosistemas y sus elementos fundamentales. Noobstante, la presión del consumismo y de los modelos de la insumo-dependencia sobre ellos, junto a las tentaciones de las tecnologías llamadas depunta, las demandas de la exportación y de los modos de vida urbano, sonconstantes y crecientes. Más aún, se explicitan sin ambages desde los másaltos niveles de gobierno y como políticas de Estado; en las propuestasdemenciales de urbanizar el campo y de industrializar la ruralidad. El PEAA oPlan Estratégico Agroalimentario y Agroindustrial del Ministerio deAgricultura, así como muchos otros planes para pequeños agricultores, tantodel INTA como de otros organismos encubiertos en la necesidad de unapresencia fuerte del Estado o en las falacias de añadir valor, apuntandirectamente a liquidar lo que resta de la vida rural. En este final de época,esas propuestas propias de una modernidad tardía y neocolonizada, atentaríanen forma directa contra los procesos culturales que durante centenas de milesde años permitieron a los seres humanos construirse como tales y en sociedad.En la Argentina, por lo contrario y paradójicamente, se enfatizan comoprogresivos los proyectos de una agricultura sin agricultores y se hace laapología -tal como en el caso de Gustavo Grobocopatel- de la promoción deprácticas agrícolas supuestamente democratizadas, porque pueden realizarseaún desde un departamento de la gran ciudad, en la sola medida en que seaporte a los fondos fiduciarios de los nuevos pools y consorcios empresarialesque producen soja.
Hacia nuevos paradigmas de desarrollo rural
Resulta urgente entonces, la necesidad de instalar criterios y paradigmasque posibiliten desarrollos rurales locales. Necesitamos generar modos de vidaque permitan recuperar la autoestima del trabajo de la tierra y muy
 
especialmente de los tan menoscabados cultivos de auto-subsistencia, a la vezque imaginar modelos de producción cada vez más amigables con laNaturaleza; modelos que posibiliten recuperar aquellas relaciones inteligentesde observación y aprovechamiento de los recursos, que se han ido extraviandoen los prolongados procesos de aculturación, como consecuencia de lasprácticas de agricultura química y a gran escala.Una de las principales causas del menosprecio a las tradiciones campesinasy/o relacionadas con la tierra o con el campo, es que todas las experiencias decambio revolucionario habidas en América Latina con posterioridad a laRevolución Mexicana, provienen de lecturas del marxismo. Con excepcionesimportantes como la de José Carlos Mariátegui en el Perú, no ha habidointelectuales marxistas que bucearan suficientemente en nuestras raícesculturales para indagar sobre las propias necesidades, intentando adaptar aellas esos pensamientos.
“Resurgió en América Latina un movimiento campesino que se esforzó por  generar propuestas tan importantes como la de Soberanía Alimentaria”
 
Todo lo contrario, la mayor parte de las corrientes de izquierda seconstituyeron en expresiones de una universalidad que nos modeló bajo la luzde sus razones y nos convirtió en objetos, sin poder siquiera atender laspropias voces recónditas de la cultura y las tradiciones. Recién a finales delsiglo XX, después del colapso de la URSS y habiéndose levantado elZapatismo en México, conmoviendo las grandes manifestaciones antiglobalesen las principales capitales del mundo, resurgió en América Latina unmovimiento campesino que, con marcada autonomía de los partidos políticos,se esforzó por generar propuestas tan importantes como la de SoberaníaAlimentaria. Este resurgir de las experiencias campesinas ha mostrado en losúltimos diez años sus fortalezas y también sus debilidades. De hecho, seimpuso en el campo de las luchas populares un nuevo protagonismo, aunquedefensivo y subsidiario de ideologías urbanas progresistas. Para muchosmovimientos sociales ciudadanos, nacidos al calor de los despoblamientosmasivos a consecuencia de la sojización compulsiva, el adherir a esosmovimientos campesinos fue un modo de exorcizar sus propias memoriasrurales y a la vez afirmar su reciente urbanidad periférica hasta el extremo deproponerse como derecho humano y sin vergüenza alguna, el de vivir en laciudad y en especial el tener el propio lote mínimo, tal como ocurrió en lasúltimas ocupaciones de tierras en el ingenio Ledesma.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->