Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Roberto Arlt -Por Algo Somos Desconfiados-

Roberto Arlt -Por Algo Somos Desconfiados-

Ratings:

4.5

(1)
|Views: 2,833|Likes:
Published by baranda
Escéptico y algo fatalista el potente aguafuerte de Roberto Arlt que propone observar los detalles antes de creer en la bondad de alguien.
Escéptico y algo fatalista el potente aguafuerte de Roberto Arlt que propone observar los detalles antes de creer en la bondad de alguien.

More info:

Published by: baranda on Jan 23, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC or read online from Scribd
See more
See less

05/10/2014

 
 
Roberto Arlt Aguafuerte Porteña
POR ALGO SOMOS DESCONFIADOS
¿De qué modo debe vivir el hombre para no ser engañado? ¿Qué normas deben regirla vida de la gente, para no descender a situaciones de las cuales no se sube nunca?Me he hecho a mi mismo estas preguntas que pienso deben interesarle a muchoslectores porque ayer he sido testigo de una escena singular. Un amigo descubrió quehacía mucho tiempo que una persona, en la que tenía fe, le engañaba.Días pasados, también, otro amigo me comunicó una infidelidad de la que había sidovíctima, por confiar. Y así, a medida que se va viviendo, no hacemos nada más queobservar sucesos que dan al traste con nuestras ilusiones. Y no hace mucho escuché auna criatura que tomándose las sienes con las manos decía, desalentada:-Pero, ¿en quien se puede creer, entonces?¡Qué linda y triste pregunta esta! ¿En quién se puede creer?Yo, a trueque de pasar por cínico, diré que no se puede creer en nadie.
 
El Bosque
La vida en los pueblos de campo es simple y casi exenta de complicaciones. Laciudad, en cambio, es una especie de bosque de mampostería donde en cada cavernaestá escondida la fiera que acecha la presa.La mayoría de los hombres y las mujeres, viven sin nobleza, sin sentido de ladignidad, sin ideales. Viven únicamente a merced de los sentidos, que los arrastrancomo los vientos a las nubes ligeras. Hoy en una dirección, mañana en otra. Se vivesin piedad.Escribí una vez que, en esta época, a nosotros, los hombres, nos había tocado asistiral crepúsculo de la compasión. Esa es la verdad. Se vive con más fiereza que lasmismas fieras, desalmadamente, cínicamente. ¿Mal del siglo? ¡Macanas! Yo creo queeste es el siglo de las frases. Toda alma sensible, en realidad, se encuentra afrentada aeste único problema: ¿En quién se puede creer? ¿En quién se va a creer?Y lo cierto es que no se puede creer en nadie. Escribo y voy pensando enconfesiones que he escuchado, y tan graves que, de poder disponer de ellas, lasutilizaría para componer notas que interesarían a todos.De pie queda el único problema que atañe a todos: ¿En quién se puede creer?
Del conocimiento
Creo que en las escuelas enseñan un montón de cosas superfluas e innecesarias; ycreo, también, que determinadas formas de vivir han sido olvidadas por casi todos losque se encuentran encarados a un grave problema.Uno tropieza con montones de personas inteligentes; pero todas estas personasinteligentes carecen del don de la observación. No analizan, no piensan. Lo que ellastoman por verdad absoluta es la costumbre de una idea que se han hecho acerca deuna cosa. Así, uno, más de una vez oye decir de una persona: "¡Ah! ¡Fulano es muybueno!" Se dice que Fulano es muy bueno porque no roba, ni mata, ni aparentemente

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->