Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Parada también es Lima

La Parada también es Lima

Ratings: (0)|Views: 127 |Likes:
Published by Sonny Saravia

More info:

Published by: Sonny Saravia on Oct 30, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/10/2013

pdf

text

original

 
La Parada también es Lima
“La izquierda necesita no solamente un programa de gobierno, también un diagnóstico
actualizado de la realidad social peruana. Acaso uno de los grandes problemas que explican las desventuras de la izquierda es que no entiende el país, a pesar de contar con un importante grupo de académicos e intelectuales: más precisamente, el problema es que la visión de ese grupo aparece cada vez más alejada de lo que sucede en el país. Más precisamente aún: en general, las ciencias sociales tienen, tenemos, el reto de repensar y entender mejor el país 
1
”.
 
(Martin Tanaka)
La Parada
,
el mercado La Parada
,
“el mercado mayorista”, “
los comerciantes de La Parada
,
“el cerro San Cosme”, “
los delincuentes de La Parada
. Estas frases han ido acompañando amucho de lo que se ha dicho por estos días, resonado en nuestras cabezas, o tal vez ennuestros ojos. A continuación, por la incertidumbre que aún tengo, me surge la inseguridad deescribir en pasado o en presente, presente continuo, pero en fin, ahí vamos....Tengo un par de experiencias de trabajo de campo en la zona conocida como La Parada, y adecir verdad, encontré más de lo que cuentan los medios de comunicación en estos días tanaciagos para nuestra sociedad limeña. El componente social a través de la historias queencontré le pertenece a personas que, desde hace muchos años atrás, buscando oportunidadde trabajo se instalaron en uno de los puntos más grises de la ciudad que puede haber. Amuchas de estas personas les tocó y eligieron convivir en medio de problemas estructurales denuestra sociedad, problemas que también los encontramos en otros puntos de la ciudad, peroque éste está particularmente casi, casi, en nuestras narices, en el mismo centro de la ciudad,invisibilizado, o no queriendo verlo por décadas. Aún no se encuentran razones del por qué.
Un problema de concepción.
Para ubicarse un poco mejor, cabe mencionar que La Parada no se limita al ex MercadoMayorista Nº1,
tan mentado por estos días como “el mercado La Parada”
. La Parada es unmicromundo sostenido básicamente en el comercio de su gente, que en su momento dio origena lo que hoy conocemos como Gamarra, por ejemplo. En LP se pueden identificar cuatro focosclaves en su desarrollo: a) El Cerro San Cosme y el A.H. Manzanilla, en donde vive buenaparte de las personas que trabajan en la zona; b) El ahora ex Mercado Mayorista Nº1,administrada por EMMSA, y donde operan los comerciantes mayoristas, también minoristas ylos trabajadores manuales (estibadores, carretilleros); c) el llamado mercado minorista, dondeoperan comerciantes para la venta de abarrotes; y d) los Alrededores, en donde se encuentranlos corralones (especies de cocheras desde donde los camiones venden sus productos) y loscomerciantes mayoristas, comerciantes minoristas, vendedores de comida, trabajadoresmanuales, etc. (comercio ambulatorio por lo general); y, además, si se desea incluir estaGamarra también. El componente social que se desenvuelven en La Parada se caracteriza por ser migrante, con una predominante cuota femenina, y de economías sustentadas sobre labase de sus familias. Tomando en cuenta los puntos descritos, se puede estimar que en LaParada trabajan más de 5000 personas, la mayoría agrupado en asociaciones que están por encima de 60 agrupaciones.Cabe mencionar también que todas estas zonas se complementan profundamente. Por ejemplo, giros de productos que encontramos en el ex mercado mayorista (choclo, limón,cebolla, papa, etc.) no se encuentran en la parte de Alrededores (hortalizas en general,lechuga, apio, nabo, huacatay, zapallo, yuca, etc.), es por eso que es reconocido que ambaszonas se necesitan una de la otra. Igualmente, los corralones también son un punto importantede venta. De allí se aprovisiona a los comerciantes ambulantes de los Alrededores, e incluso sellevan sus productos desde esos puntos al mayorista, como tomate o zapallo, giros quepredominan ese recinto. Por otro lado, el Cerro San Cosme y el A.H. Manzanilla son una suertede colchón de trabajadores para la zona y a la vez compradores directos. En medio de todoesto, es habitual que no haya una adecuada presencia de las autoridades de modo que laautoregulación de la zona se tradujo en la llamada informalidad propia del lugar.
1
 
Tanaka, Martin. “Lecciones para la izquierda” (en línea).
B
log: “Virtù
 
e Fortuna”. Lunes, 24 de septiembre del 2012.
 
En La Parada confluyen tanto trabajadores como habitantes de San Cosme o Manzanilla, entreellos personas que se dedican al hurto. Debido al grado de conductas vinculadas a ladelincuencia, pandillaje y alcoholismo, hay la presencia de unos pocos grupos que sostienenque vienen realizando una labor de reinserción social de sus integrantes. Como parte de ello,una de las labores a las que se dedican sus integrantes es la de brindar seguridad a algunasde las cuadras donde operan los comerciantes ambulantes que se ubican en los Alrededores.No obstante a ellos, la convivencia en La Parada se desarrolla sin sobresaltos, al menosdurante las horas de trabajo, que son entre 3 a.m. y 10-12 a.m. (horarios dispuestos por laMML, al menos en las calles de Alrededores). Luego de esas horas, son pocas las personasque pueden garantizar la seguridad, pero mientras es la hora de trabajo uno puede deambular y realizar sus compras por la zona comercial sin necesidad de estar preocupado por sufrir unasalto.
Sobre el traslado y el conflicto social
La decisión de llevar a cabo el traslado del ex Mercado Mayorista Nº1 a Santa Anita ha sidobastante positivo para la ciudad, que a partir de ahora se encuentra a puertas de gozar de unmercado que a todas luces desde su infraestructura ofrece mejores condiciones para la compray venta de los productos. Sin embargo, como es natural, el traslado de una parte vital de LaParada, es decir el MMN1, genera no solo incertidumbre en quienes se ven directamenteinvolucrados en ello, como los comerciantes mayoristas del mismo mercado, sino también entrelos otros actores de esta particularmente compleja zona. Porque entre sus actores se entiendeque La Parada no era solo el mercado mayorista, sino que éste es parte importante de LaParada, y al irse se verá resquebrajado el espacio y sus relaciones entre los actores de dichoespacio.Para tener una idea desde hace cuánto se remonta la decisión de construir un nuevo mercado,se puede señalar que esta medida está planteada desde 1964; a fines de 1972 se concluyenlos estudios de factibilidad; y recién en 1989 se inicia la ejecución de la obra del proyecto en suprimera etapa. Aparentemente todavía no se ha culminado con las obras planificadas para laprimera etapa, ni tampoco la siguiente etapa que la actual gestión se comprometió a ejecutar como
aparece en el “Informe a Lima Nº2”
presentado el año pasado. Hoy en día, los objetivosinmediatos del traslado se pueden sintetizar de la siguiente manera: buscar la adecuadainfraestructura, con suficiente espacio, apropiada distribución, buenas condiciones desalubridad, eficiente sistema de recojo de residuos sólidos y el mantenimiento de lasinstalaciones; y por supuesto, ahora más que nunca, garantizar la seguridad del comercio de laciudad.Mientras tanto en el ex mayorista, por estas semanas hubo incertidumbres que han sido lasmismas desde hace casi cuatro años atrás (los paréntesis son míos y la transcripción estextual):
 
“Pero también
quisiéramos que se nos diga, qué hay de cierto de los trabajos, que se encuentran paralizados 
(refiriéndose a las obras en Santa Anita)
, las vías de comunicación no están preparadas para recibir camiones de gran tonelaje 
(¿la carretera central podrá recibir laconfluencia de tantos camiones?)
, el numero de pabellones no podrá recepcionar a la totalidad de comerciantes 
(¿hay puestos suficientes para albergar los trabajadores de La Parada?)
, que hay de los discriminatorios requisitos que tienen que cumplir para ser considerados postor de un puesto, en que condición se produce el traslado, y quien les garantiza la inversión de sus capitales 
(temor frente a la preocupación del retorno de su capital, tomando en cuenta queSanta Anita no goza de la dinámica comercial de La Parada),
que hay de los estudios de impacto ambiental e impacto vial, para no perjudicar a las personas del exterior, en qué condiciones se daría el traslado, son algunas de las interrogantes que estamos seguros que los señores ejecutivos irán respondiendo y solucionando, de eso estamos seguros, y deseamos que sea así.
En resumen, cuáles serían las condiciones para trasladarse en aquel nuevoespacio en donde van a desarrollar su actividad comercial. Estos puntos son los que imperabanen la mayoría de comerciantes que trabajaban en el mayorista, de los que se oponíanabiertamente o los que simplemente tenían grandes dudas, y aún de los que estuvieron deacuerdo. Cabe aclarar también que buena parte de los que estaban de acuerdo son
2
 
Extracto de la editorial recogida de un medio de comunicación de reciente circulación en donde se muestran las
opiniones de los grupos opositores al traslado. de la editorial del diario. “La Voz de los Mercados”, Edición Nº2, del 10
al 25 de Mayo del 2012
 
comerciantes que no eran concesionarios de los puestos de venta, y a los cuales se les daba elpuesto como subarriendo (los mismos que trabajan el puesto año tras año a cambio de lostitulares del puesto que abandonaron el negocio del mercadeo mayorista hace mucho). Al final,todas esas dudas fueron discutidas en las mesas de negociación que se trabajo con EMMSAdesde hace meses atrás. Al mismo tiempo, dentro del mayorista se mantenía una diversidad de asociaciones,diferenciados por giros de alimentos a los que representan. En los últimos años fueronapareciendo diferentes frentes de defensa, que aglomeraban a las primeras asociaciones, deconcesionarios e incluso de subarrendatarios. Estas nuevas agrupaciones recogían las dudasde los comerciantes y además defendían cada una distintas razones particulares (
“nosotros
deberíamos ser dueños de los puestos en Santa Antia porque toda la vida hemos trabajado
aquí”; “no a la privatización de los chilenos”;
etc.). Cabe mencionar también que usualmente laactividad política de las asociaciones ha sido bastante limitada, y su participación se alinea máscon la atención a sus reclamos y la defensa de sus intereses. En comparación con los dossindicatos de trabajadores manuales del mayorista, las asociaciones fueron menos activas yparticipativas en el reclamo por la atención de sus pedidos desde siempre. En medio de lasasociaciones y agrupaciones de defensa que se hace referencia, no es de extrañar lapresencia de posturas más radicales como las vinculadas al MOVADEF.Volviendo al mercado mayorista, éste a raíz de sus propios problemas dados a conocer a todasluces (falta de infraestructura adecuada, la acumulación de basura, la falta de limpieza, vías deacceso inadecuadas, etc.) presentaba sus propios problemas internos directamente con laadministración, incluido el municipio de La Victoria. Es una larga tradición que las relacionesentre los comerciantes del mayorista y estas autoridades no han sido del todo buenas. Y estoaplica a casi todas sus gestiones, no solo la actual. Y tomando en cuenta ese antecedente,nunca debió ser fácil para la gestión Giesecke ganarse la confianza de los comerciantes, másbien todo lo contrario. Y la sola figura de la presencia del alcalde de La Victoria, AlbertoSanchez Ayzcorbe, en la mesa directiva de EMMSA, no contribuía en nada debido a que estaautoridad ha mantenido enfrentamientos directos con los comerciantes del mayorista desde sugestión anterior. De lo que iba de tantas mesas de dialogo fallidas, y ahora ante el desenlacede los sucesos, el mal vibrar que despierta la administración EMMSA entre los comerciantesnunca fue la mejor.Habría que tomar en cuenta lo que representan dinámicas y tensiones de este tipo antes deafirmar o especular como que otros movimientos políticos de mayor envergadura, dígasefujimorismo, solidaridad nacional o MOVADEF, han predominado la arena política al interior delmayorista. Esto es importante para luego realizar un mejor análisis de la situación, y no solohablar de delincuencia generalizada o conspiraciones de los enemigos políticos. Seguramentese pueda confirmar la presencia de agrupaciones políticas en medio de estas movidas, yaprovechar saber cuál fue su participación seria esclarecedor. Pero valdría la pena considerar que lo político no nace y muere en nuestra política nacional capitalina. Lo político se puedenencontrar en otros espacios, en niveles micros, y con esto a lo que se quiere llegar es a tomar en cuenta que nos podemos exceder politizando el tema, y perder de vista otros niveles endonde se presentan las relaciones entre personas y/o grupos.
¿Cuestionable lectura de la realidad?
 A raíz de los conflictos sociales que vienen sucediendo a lo largo del país en los últimos años,algunos hablan que nuestra sociedad tiene un componente de cultura violenta. Lo cierto es quela desconsideración y desatención de estos problemas y sus agentes acarrea seriosproblemas, al menos hasta el día de hoy.
Pero extender el término “delincuentes”
también para aquellos que dignificaron su trabajo en LaParada para luego encima pedir que se les borre del mapa sin más reparo, eso me parecedesmedido. Es cierto, y aunque nos cueste reconocer, aquellas personas que actuaron deforma violenta son parte de nuestra sociedad actual también. Si se desea son la otro cara de lamisma moneda, son ciudadanos sin serlo, o quizás son una subsociedad; a diferencia de la
“sociedad civil”, vendría a ser parte de nuestra “sociedad política”, como diría Partha
Chatterjee. Al día de hoy persisten problemas estructurales en nuestra sociedad muchos de

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->