Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
AFORISMOS UFOLÓGICOS Yépez

AFORISMOS UFOLÓGICOS Yépez

Ratings: (0)|Views: 36|Likes:

More info:

Published by: Sergio Ernesto Ríos on Oct 30, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/31/2013

pdf

text

original

 
 
AFORISMOS UFOLÓGICOS.AVISTAMIENTOS EN EL PLANETAMAUSSÁNHeriberto Yépez
 
 
El problema ovni cobró notoriedad para la humanidad en unaépoca en que ésta atraviesa una decadencia tragicómica; losovnis, por lo tanto, no pueden sino ser analizados como unfenómeno tan serio como chusco."Tan sólo podríamos saber quiénes somos y dónde estamos sinosotros los hombres pudiéramos compararnos con otrosseres dotados de razón", escribió Novalis en el siglo XVIII. Losextraterrestres son eso que necesitamos para realmenteautodefinirnos.He visto ovnis dos veces. En ninguna de ella tengo dudasacerca de lo que vi. Una fue en Puebla en 1993, en las afuerasde Cholula, cuando me asomaba al cielo nocturno duranteuna corta residencia que tuve en el campus de la Universidadde las Américas, de la que tuve que huir cuando me di cuentaque, aunque estaba becado, lo que tenía de dinero no mealcanzaría ni para mantenerme ahí dos meses. Esa noche debienvenida había un disco enorme sobrevolando los volcanescercanos. No soy un imbécil y sé, con toda seguridad, queaquello no era un avión ni una estrella.No estaba tomado, drogado ni padecía insomnio. Se tratabade un objeto luminoso con movimientos inteligentes. Lo miré
 
durante unos diez minutos. Como algunos recordarán, poraquellos años había oleadas de ovnis por varios estados delcentro de México.El segundo avistamiento fue en 1997 en Tijuana, cuando juntocon mi hermano observé un par de objetos dando vueltasveloces y entrecruzándose durante un par de minutos en elcenit. En ambos casos sé que se trataba de naves no-terrestres.A partir de esos avistamientos compré libros, revistas y vialgunos documentales sobre el tema ovni. Casi todo me haparecido bastante idiota.Por eso no culpo a la gente cuando me mira como a unfantoche tonto cuando he platicado en público misexperiencias en tres o cuatro ocasiones. Haber visto ovnisalteró radicalmente mi imagen del universo y todos losconceptos centrales de la humanidad; sin embargo, yo mismoapenas me escucho decir esto me lanzo a reír de mi propiacursilería. Para hablar de ovnis tendríamos primero querecobrar cierta seriedad, suspender por un momento nuestraironía sistemática. Hace décadas que dejamos de creer en elalma, ¿cómo imaginar que podríamos creer ahora en la vidamás allá de la atmósfera? Esto me recuerda a un maestro defilosofía que mientras explica los graves problemas de lahistoria del pensamiento no puede evitar hacer bromas fácilesacerca de los términos y autores sobre los cuales intentadiscurrir. En el tercer milenio la seriedad absoluta seráimposible.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->