Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Lo Que Sabemos en Deseducativos

Lo Que Sabemos en Deseducativos

Ratings: (0)|Views: 153|Likes:
Published by fran_gomez_18

More info:

Published by: fran_gomez_18 on Nov 01, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/31/2014

pdf

text

original

 
LO QUE SABEMOS EN DESEDUCATIVOS1. La enseñanza pública es un logro irrenunciable de las sociedades modernas y debegarantizar el acceso al conocimiento de todos los ciudadanos y la promoción socialde los más desfavorecidos.
 La iniciativa privada, la libertad individual y la independencia de las familias para elegir la mejor educación de sus hijos son, asimismo, valores fundamentales que no han de ser cuestionados. Por eso el actual sistema de conciertos educativos falsea y contradice el principio de separación entre sociedad y Estado -precepto fundamental que salvaguarda laigualdad de derechos y oportunidades-, ya que hace posible, por un lado, que se favorezcacon dinero público a una entidad particular que, en última instancia, habrá de ser la másimportante competidora de los centros estatales; y se nutre, por otro lado, de subvencionesque provocan, en la mayoría de los casos, que se acabe con la esencial independencia queotorga carta de naturaleza a toda iniciativa privada.
2. Los maestros y los profesores de todas las etapas educativas somos los principalesconocedores de la realidad de las aulas españolas.
 Cualquier normativa sobre educación ha de tener en cuenta principalmente nuestrocriterio profesional y la experiencia que lo procura. La Pedagogía no es una ciencia que proporcione infalibilidad a los expertos, sino una manera de reflexionar sobre laeducación. Y, como toda reflexión, está sometida a crítica. En España, sin embargo, nosolo la Pedagogía como disciplina, sino una única pedagogía que no valora el esfuerzo,los contenidos o la transmisión de conocimientos, se ha erigido como la suprema poseedora de la verdad pedagógica en los centros de enseñanza. Tanto es así que, en estosmomentos, no se concibe ningún reglamento de régimen interno, ninguna programacióndidáctica, ningún decreto autonómico ni ninguna ley educativa estatal que evite sus preceptos fundamentales. Al mismo tiempo, la figura del psicopedagogo, único experto enesta especie de fe indubitable, ha sobrepasado de tal modo los límites que imponen losestrictos fines de su adscripción, que ha terminado usurpando las atribuciones quetradicionalmente poseían los maestros y los profesores. La realidad es, sin embargo, pertinaz, y, por mucho que se desee adulterar, finalmente revela tres hechosincuestionables: existen tantas pedagogías y tantos pedagogos como docentes hay; laexperiencia y el criterio profesional de cada uno son la mejor garantía pedagógica posible;la única manera de que las normas educativas no ignoren semejante diversidad esevitando cualquier influencia pedagógica, limitando su labor a estructurar y reglamentar las diferentes etapas de la enseñanza y dejando en paz de una vez por todas a los maestrosy a los profesores.
 
3.
 
Lo importante no es un pacto para reformar la educación, sino que esa futurareforma evite desde el principio la manipulación política a la que se ve sometido elactual sistema de enseñanza.
 Es costumbre afirmar que lo que necesita España es que los partidos políticos pacten unaley educativa estable y duradera. Pero esta aseveración ignora el hecho de que, desde1990 -es decir, desde hace veinte años-, a pesar de los sucesivos gobiernos, nada hacambiado en la enseñanza. Si bien es verdad que se ha asistido al nacimiento de tres leyes-LOGSE, LOCE y LOE-, ninguna de ellas ha puesto en duda las esencias pedagógicass importantes: educación obligatoria hasta los dieciséis os, comprensividad,igualitarismo, inclusión, etc. Así pues, lo importante no es el pacto en sí, sino los términosen que éste se lleve a cabo. Y está visto que todos los partidos políticos están de acuerdoen algo: el estado actual de la enseñanza española favorece su influencia de maneraevidente, pues el núcleo duro que sobrevive al vaivén de leyes y decretos permite quetodos puedan sacar tajada. La ampliación de la etapa obligatoria o la llamada educacióninclusiva no son soluciones meditadas con objetividad, sino procedimientos impulsados por la ideología partidista. A ningún docente se le ha preguntado alguna vez siconsideraba positivas estas reformas porque por encima de su criterio profesional sehallan las convicciones ideológicas de la minoría que accede al poder.
4. No se debe confundir la igualdad de oportunidades de una enseñanza obligatoriahasta los 16 años con la uniformidad de capacidades, y el derecho universal a unaeducación de calidad con la obligación de recibir unos mismos contenidos.
Esta confusión, que atenta contra los derechos individuales, niega además que existan personas con distintas capacidades físicas e intelectuales o con perspectivas e interesesdiversos, e impide que el Estado salvaguarde la legítima aspiración de los ciudadanos a promocionar socialmente. En aras de la obsesiva y recurrente noción de atención a ladiversidad, se está conculcando el derecho esencial que todos los alumnos poseen arecibir una enseñanza de calidad. Quizá estemos ante una de las perversionesconceptuales más aberrantes y que más han influido en el devenir de la sociedad durantelas últimas cadas, pues un sistema inclusivo, si aspira a no contradecirse en sustérminos, ha de negar la pervivencia de la diversidad al pretender que todos los alumnosadquieran al final los mismos conocimientos. Sin embargo se pretende que comulguemoscon ruedas de molino al acatar el dogma que establece que la inclusión favorece a ladiversidad. Y no hay nada tan pernicioso como la mentira, sobre todo si es esta la quearticula una ley que pretende regular la educación de un país. Sus devastadorasconsecuencias han conseguido desarrollar hasta el paroxismo la más aberrante de las paradojas: el sistema termina beneficiando a una minoría -representada por alumnos confamilias de alto nivel cultural y adquisitivo- que precisamente se puede permitir unaeducación al margen de ese mismo sistema, y condena sin embargo a la inmovilidadsocial a quienes se supone más debería beneficiar, es decir, a estudiantes que provienen de
 
los sectores más desfavorecidos de la sociedad o a chavales que necesitan una dedicaciónexclusiva.
5. Es urgente acabar con el sistema educativo actual y erigir en su lugar otrocompletamente distinto, que responda con coherencia y lealtad a la auténticadiversidad del alumnado.
Estas son sus líneas maestras:
a.
Una
Enseñanza Infantil
que no ignore que los niños de edadescomprendidas entre los 0 y los 4 años han de pasar la mayor parte deltiempo con sus padres, aun cuando eso signifique que debanreconsiderarse las actuales normativas que rigen los permisos dematernidad y paternidad y los horarios laborales de los progenitores. Yque tampoco eluda la responsabilidad de iniciar el aprendizaje de ciertashabilidades intelectuales cuando la capacidad o la inclinación de losalumnos así lo requieran.
b.
Una
Enseñanza Primaria
que, siendo considerada al fin como el ciclos importante en la formación del alumno, limite la promocnautomática a los primeros años de la etapa, no desdeñe el rigor y laexigencia necesarios para afianzar tanto las habilidades primordiales enlectoescritura y cálculo matemático como los conocimientos básicos deotras disciplinas también esenciales, y alargue su periodo de duraciónhasta los 14 años. La Enseñanza Primaria ha de ser el mejor momento para guiar al alumno en su futuro académico demandándole tenacidad,disciplina y esfuerzo, y detectando a tiempo y prestando una mayor atención a los problemas que puedan surgirle mediante una exigentelabor de orientación -labor que sólo tiene sentido y es eficiente en estaetapa- que huya de la inútil burocracia actual y, principalmente, a travésde programas de refuerzo dentro y fuera del aula.
c.
El fin de la Enseñanza Secundaria Obligatoria, etapa que se ha reveladocomo uno de los mayores fracasos de las últimas reformas legales. En sulugar ha de establecerse un
Bachillerato
de 4 años de duración -divididoa su vez en dos ciclos de dos años: uno obligatorio y otro postobligatorio- que recupere el valor del mérito académico acabandocon la promoción automática, y restablezca la especificidad que le dasentido y que lo define como la etapa preparatoria para los estudiossuperiores; y una
Formación Profesional
-tambn de 4 os ydividida, igualmente, en dos ciclos de dos años: obligatorio el primero, y postobligatorio el segundo- que se convierta por primera vez en lahistoria de este país en el motor más importante para transformar su

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->