Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
6 Anderson, Perry - ¿Existe una crisis del marxismo¿ [Dialéctica nº9, 1980]

6 Anderson, Perry - ¿Existe una crisis del marxismo¿ [Dialéctica nº9, 1980]

Ratings: (0)|Views: 96|Likes:
Published by Jorge Ahumada

More info:

Published by: Jorge Ahumada on Nov 03, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

 
¿EXISTE UNA CRISIS DEL MARXISMO?
Perry Anderson*
Desde hace un cierto tiempo —vamos a ver más tarde cuánto tiem
po
se habla de una crisis del marxismo, la fórmula de verdad, aveces se vuelve un término de moda intelectual, pero no hay dudaalguna que muchos socialistas sinceros están hoy sumamente preocupados por lo que ellos denominan la crisis del marxismo. Hayque respetar el impulso fundamental de sus inquietudes, pero tenemos también el deber de escrutar crítica y científicamente el concepto en que piensan estas inquietudes.¿Qué significa exactamente la fórmula de la crisis del marxismo?Creo que podemos de antemano suponer dos connotaciones enla fórmula:Primero, tomemos el vocablo crisis. Sugiere inequívocamenteel surgimiento de algo súbito y nuevo, una ruptura pues, con unestado pasado de estabilidad o plenitud.Piásemos al vocablo marxismo. Aquí, se indica claramente elplano de la teoría, proceso esencialmente intelectual. En resumen,los dos vocablos juntos parecen proclamar el advenimiento de unanueva carencia o incapacidad; que no existía anteriormente en el* Invitado por la Revista
Dialéctica,
Perry Anderson, historiador inglés,director de
New Left Review
y autor de importantes trabajos como
Tran-siciones de la antigüedad al feudalismo, Los orígenes del Estado Absoluto
y
Consideraciones sobre el marxismo Occidental,
accedió a impartir unaconferencia sobre el tema de la crisis del marxismo. Lo que presentamoses una transcripción, lo más fiel que nos fue posible, de la grabación magnetofónica. La conferencia fue dictada en el aula "Karl Marx" de laEscuela de Filosofía y Letras de la UAP, el día 11 de noviembre de1980.(G.V.L.).145
 
pensamiento marxista que, se presupone, se comportaba mejor.Ahora, si este es el sentido efectivo de la fórmula, debemos comenzar por hacer dos preguntas:¿Es posible mantener que el marxismo como sistema de pensamiento o campo, zona de cultura, ha manifestado una caída, unadisminución de su productividad o invención en el último decenio,o sea, los años 70? Si planteamos el problema así, creo que la respuesta no puede ser más que una sola: lejos de ser un deceniode silencio, fatiga o contracción, los años recientes han visto unnotable ascenso de ía creatividad y productividad del pensamientomarxista. Un periodo —si podemos expresarnos así— de auge envez de desplome. Esto salta a la vista si comparamos la situaciónen los años 70 con la de los años 50; o en cuanto a eso, de los40 o los 60. Esencialmente, en efecto, el marxismo en los primeros20 años después de la segunda guerra mundial, se concentró sobretodo en el campo filosófico, estrechamente definido. Siguiendo porlo tanto una línea que se desprende, en última instancia, por lasobras de Korsch y Luckacs. Después de la primera guerra mundial,es la época de la construcción de toda una serie de sistemas intelectuales diversos, cuyo enfoque central eran siempre cuestionesepistemológicas y metodológicas preliminares al estudio del mundoreal; no abordando este estudio en sí mismo. En Europa —si sepiensan en la escuela de Frankfurt, en la obra de Althusser, enla escuela della Volpe, en el itinerario de Sartre o de Luckacs—,esta tendencia invirtió la trayectoria de Marx mismo, que comenzó con la filosofía y terminó en la política y en la economía. Enaquellos años, obras de análisis políticos o económicos, la formaclásica del pensamiento socialista revolucionario en la época deMarx o Lenin, casi no fueron producidas. La pobreza de investigaciones concretas parece, en retrospectiva, asombrosa. Ningunade las mayores transformaciones del capitalismo mundial después dela segunda guerra mundial recibió una explicación teórica adecuada. Ni el prodigioso dinamismo de las economías de los paísesimperialistas, por ejemplo.Ni la generalización y la consolidación de la democracia burguesa como patrón o norma de dominio capitalista, por primeravez en la historia. Ni la nueva diversificación de las estructurassociales de los países capitalistas. Tampoco aparecieron discusiones o proyectos serios de estrategia socialista en los bastiones delimperialismo. Además, faltaban análisis nuevos o fundados, enla realidad de los países en donde las revoluciones socialistas
146
 
habían vencido (Rusia, China, Europa del Este). Aún más, sepuede decir que por un cierto periodo, digamos sobre todo durante la alta guerra fría de los 50, una fórmula que acuñó Sartrefue relativamente válida: el dijo que "el marxismo se había paralizado". Una expresión que me parece, al mismo tiempo, másmatizada que la "crisis del marxismo
53
y más apropiada al periodo a que se aplicó. Ahora, si miramos a la revolución del marxismo en los años 70, el panorama es radicalmente diverso. Hayun verdadero florecimiento de obras y contribuciones originalesen áreas desde entonces descuidadas o inexploradas. Tomemoslo más fundamental de todo: el estudio de las transformacionesglobales del modo de producción capitalista después de
El capital,
de Marx. Desde Luxemburgo, Hilferding, tal vez Grossman, nohubo literalmente nada escrito en forma seria y sintética sobreeste asunto, durante 40 ó 50 años. Pero hoy en día, tenemos porlo menos tres obras de gran envergadura que nos ofrecen teorizaciones contemporáneas del capitalismo mundial y del capitalismonorteamericano (su sector dominante). Me refiero a
El capitalis-mo tardío,
de Ernest Mandel, a
La crisis, y regulación del capita-lismo,
del francés Michel Aglietta y al
Trabajo y capital mono-polista,
del norteamericano Harry Braverman.Asimismo, de no existir casi nada elaborado sobre el estadocapitalista, ahora abundan estudios importantes y acumulativos:pensemos en los cinco libros de Nicos Poulantzas en la materia,abarcando los estados democrático-burgueses, fascistas, y militares;en la obra del inglés Miliband, con mayor énfasis empírica; enlos debates de la escuela del
Kapifialistate
en Alemania; al brillantelibro reciente del sociólogo sueco Theborn:
¿Cómo domina la clasedominante?;
en los trabajos fundamentales de Fernando EnriqueCardoso, sobre el estado capitalista dependiente.Y si pasamos al problema de los nuevos tipos de estratificaciónen los países capitalistas, hallamos estudios de su estructura declases, infinitamente más sofisticados y ricos que en el pasado;inclusive el pasado del marxismo propiamente clásico, como porejemplo el reciente libro
Clase, crisis y estado
del norteamericanoOlin Wright; o la serie de obras de
Esiablet,
antiguo discípulode Althusser. Althusser mismo ha dado un impulso poderoso a laexploración de los mecanismos de la ideología, otro asunto largamente descuidado en el marxismo anterior, con su famoso ensayoen la materia; ideas después notablemente desarrolladas y enriquecidas por el argentino Ernesto Laclau en su trabajo
Política
147

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->