Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Un Romance de Leyenda

Un Romance de Leyenda

Ratings: (0)|Views: 328 |Likes:
Published by Julia Cardoso

More info:

Published by: Julia Cardoso on Nov 05, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/26/2013

pdf

text

original

 
UU
NN
RR
OMANCEOMANCE
 
DEDE
LL
EYENDAEYENDA
(The Judgement of Love)(The Judgement of Love)
Astara, cuyos padres murieron en un terremoto, es pupilade Sir Roderick Worfield, acaudalado noble de famainternacional.Cuando están en París, después de que Astara sale delcolegio, compran un cuadro titulado "El Juicio de Paris" de Johann Van Aacken. Al verlo, a Sir Roderick se le ocurre unaidea: que Astara elija entre sus tres sobrinos al marido quecompartirá la gran fortuna que él les legará.En esta encantadora historia se relata mo los primostratan de ganarse el amor de Astara, prometndole losmismos regalos que Hera y Atenea le ofrecieron a Paris, ycómo el tercero rechaza la manzana de Oro.
 
Barbara CartlandUn Romance de Leyenda
Capítulo1Capítulo1
1820
-E-E
S
la habitación perfecta para tus cuadros! —exclamó Astara.—Me imaginé que dirías eso —respondió Sir Roderick.Astara miró complacida el amplio salón georgiano. Tenía muros blancos, una ancha cornisa dorada y tres ventanalesque se abrían a una terraza que conducía hacia el jardín. El suave sol deabril que entraba en la habitación, caía sobre el mobiliario francés detapicería de damasco y en la alfombra de Aubusson con diseño decupidos y flores.Sir Roderick pensó, al mirarla, que bien podía haber sido diseñadocomo marco para la propia Astara.Durante su larga vida, nunca había visto nada tan exquisito como surubio cabello que a veces despedía reflejos de fuego y enmarcaba surostro en forma de corazón.Sus ojos azules eran del color del mar mediterráneo durante unatormenta y' su piel era como los pétalos de una magnolia.Después de la muerte de sus padres, cuando ella apenas teníaquince años, la había dejado en una escuela en Florencia y supuso queal crecer, se convertiría en una belleza.Pero a su regreso, dos años más tarde, encontró que Astara excedíatodas sus expectativas.Ahora, con un entusiasmo y una vitalidad chispeante que a SirRoderick le resultaba irresistible, Astara juntó las manos.—¡Encontré el lugar ideal para nuestro cuadro! — exclamó.— ¿Cuál de todos? — preguntó Sir Roderick —. Si recuerdas, hemoscoleccionado más de cien.— Sabes bien a cuál me refiero y luciría perfecto sobre esa repisa dela chimenea de mármol tallado.—Supongo —bromeó él —, que te refieres al "Juicio de París", pintadopor ese alemán casi desconocido.¡Por supuesto! Es la pintura más hermosa que he visto ysacrificaría todos tus Cranachs, Guardis y Poussins por ella.—Espero que no vaya a escucharte algún experto en arte. Aunqueacepto que Johann Van Aachen hizo un buen trabajo con ese cuadro,que es sin duda, el que mejor muestra que estudel estilo del Tintoretto y de Miguel Angel.Se dio cuenta de que Astara no lo escuchaba.Estaba contemplando el espacio sobre la chimenea de donde élhabía ordenado que quitaran uno de los Woottons que su padre habíacoleccionado.~ 2 ~
 
Barbara CartlandUn Romance de LeyendaNo era el lugar adecuado para un cuadro de tema deportivo, aunqueSir Roderick sabía que era excepcional.Haa decidido que todos los cuadros de Wootton, Stubbs yHondecoeter se colocaran en el vestíbulo y en su biblioteca.Haa mucho qué hacer en Worfield Park, pero de regreso aInglaterra, sintió deseos de redecorar la gran mansión con la ayuda deAstara.Sabía que la educación que había recibido en Florencia era muydiferente a la que recibía la mayoría de las jóvenes inglesas y mientrasestuvieron en Roma, se dio cuenta de que sus conocimientosrelacionados con la escultura y templos antiguos tan abundantes enRoma, eran muy avanzados.Al verla cruzar la habitación para tomarlo del brazo y habarle concariño, pensó que parecía una diosa.— Nos vamos a divertir mucho, tío Roderick. Hacía tantos años queno disfrutaba de un hogar, que todo lo que hay en el tuyo, me fascina.Esperaba que así fuera, pero me pregunto, cuánto tiempopermanecerás conmigo para que lo disfrutemos juntos?Ella lo miró sorprendida y él le explicó.— A juzgar por los numerosos jóvenes que en Roma pusieron suscorazones, sus títulos y sus arruinados palacios a tus pies, me imaginoque lo mismo sucederá en Inglaterra.Astara rió y se formaron dos hoyuelos en sus mejillas.— ¡Arruinados es el mejor adjetivo para la mayoría de los palacios! Ysospecho que gran parte de su prisa por casarse conmigo se debía a lacuantiosa dote que suponían me darías.— ¡Lo mismo se puede decir de los nobles que te perseguían enParís!— Los franceses son muy astutos cuando se trata de negocios.Sir Roderick rió.— Tengo toda la intención de que te cases con un inglés. Quiero quealgún día vivas aquí y me agrada pensar que cuando me muera, tushijos jugarán en el jardín y corretearán por la galería de pinturas.— No hables de morir — suplicó Astara —. Es algo que no sucederáen muchos, muchos os y sabes que me rompería... el coran...perderte. Eres... la única familia... que me queda.Su voz se quebró un poco y Sir Roderick comprendió que todavíaechaba de menos a sus padres.Recordó que cuando los vio juntos a los tres por última vez, pensóque jamás había conocido gente más feliz.Los padres de Astara se amaron como pocas parejas tienen elprivilegio de amar.Debido a que fallecieron juntos ninguno quedó viudo ni con elcorazón destrozado.Pero quedó Astara y cuando Sir Roderick recibsu llamada deauxilio, acudió con agrado y decidió dedicar los años que le quedaban~ 3 ~

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->